Autor: Rico-Godoy, Carmen. 
   La campanada     
 
 Diario 16.    09/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

1A CALLE DE EN MEDIO

Carmen Rico-Godoy

La campanada

Viendo como el teniente general Gabeiras recogía de su mesa de despacho papeles importantes y los iba

metiendo en su portafolios minutos antes de partir hacia Estados Unidos, elficus,que lleva en dicho des-

pacho un par de semanas, se armó de valor.

—General, no se vaya.

El viejo general miró fijamente a su ayudante.

-¿Cómo ha dicho?

—Yo no he sido, ha sido ése —apuntó el ayudante.

—¿Esa planta? Las plantas entienden, pero no hablan.

—Puede, pero este ficus habla por los codos. Menudas parrafadas se echa con el personal .subalterno.

Sólo que delante de los altos mandos se queda callado.

—Pero como esto es una emergencia —osa el ficus— he de cidido hablar hoy. Excelencia,no se vaya de

via-: je, que se queda en su lugar el general Campano y a mí este señor me da mucho miedo.

—Dígale usted a esta cosa absurda que habla : —ordena el teniente general a su ayudante cerrando su

cartera y dirigiéndose hacia la puerta— que no me llame excelencia.

-¡Pero el general Campano estuvo en el sitio de Leningrado y en la toma de Smolensko, que me lo ha

dicho el diplodocus del Museo de Ciencias! —grita el ficus.

—Dígale a esta cosa con hojas que sólo los reaccionarios hablan con los diplodocus sobre la División

Azul.

—¡Vaya campanada que he dado!

 

< Volver