La otra oposición     
 
 Diario 16.    28/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La otra oposición

La reunión de representantes de los grupos minoritarios del Parlamento para oponerse a la designación

oficial de Fraga como jefe de la oposición supone una descalificación tan legítima como razonable de ese

desdichado empeño socialista en «amaestrar» al líder aliancista con coche, despacho, sueldo y demás

insignias del caudillaje legal de la otra España.

La presencia de Carrillo en el grupo opositor desmiente que se trate de una conspiración centrista de

nuevo cuño, al tiempo que plantea la cuestión de fondo: ¿Cómo va a «presidir» Fraga la oposición

comunista al Gobierno del PSOE? ¿Cómo va a representar, en cierto modo, al nacionalismo vasco o

catalán? La configuración plural del Parlamento español puede quedar, siquiera simbólicamente,

confiscada a mayor gloria de un bipartidismo que, como imperfecto, ha demostrado ya que no puede ser

permanente.

Tiene el señor Fraga, en virtud de sus méritos, que son sus votos, los representantes que le corresponden

en todas las Comisiones y cubiertas las necesidades técnicas para realizar una leal oposición. Y si su

imagen no aparece tan a menudo como debiera en TVE, culpa es del monopolio calvinista. Concédanle al

líder de AP la libertad que pide para establecer cadenas de televisión privadas y harán más por la imagen

de la oposición que si le pusieran escaños de oro.

La estabilización de dos grupos sociales de voto parece, por otra parte, alejarse. La espectacular

liquidación de la tesis de la «mayoría natural» por parte de AP, a manos de los caciques provinciales, que

han cerrado sus listas a los miembros de UCD, reforzará, inevitablemente, al centrismo en el futuro inme-

diato y fortalecerá, a largo plazo, opciones más sólidas diferenciadas del fraguismo. La manía bipartidista

es, institucionalmente, deleznable; políticamente, improcedente, y, en lo que al PSOE respecta, sólo cabe

admitirla como el deseo de que Fraga eternice sus limitaciones en la oposición y al actual Gobierno lo

eternice en el poder.

 

< Volver