Autor: Santos, Carlos. 
 Se entrevistaron en la Moncloa, mientras arrecian las críticas de otros líderes. 
 Felipe confirmó ayer a Fraga como jefe de la oposición     
 
 Diario 16.    29/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Se entrevistaron en la Moncloa, mientras arrecian las críticas de otros líderes

Felipe confirmó ayer a Fraga como «jefe de la oposición»

Manuel Fraga visitó ayer la Moncloa y fue recibido por el presidente del Gobierno, Felipe González, y su

vicepresidente, Alfonso Guerra. De esta forma, la Moncloa confirma nítidamente su intención de aceptar

al presidente de Alianza Popular como jefe de la oposición. En tanto, arrecian las críticas sobre esta

designación —incluso en ámbitos internos socialistas— y se mantienen las dudas sobre su alcance.

Carlos SANTOS

Madrid — Cuando aún está abierta la polémica sobre la designación de Manuel Fraga como «jefe de la

oposición», el líder de Alianza Popular fue ayer recibido en la Moncloa por el presidente del Gobierno,

Felipe González.

La entrevista, celebrada a petición del presidente, duró algo más de una hora y media, y se centró

básicamente en el calendario legislativo para los próximos meses. Luego, Fraga se fue a otro edificio del

complejo de la Moncloa para dialogar con Alfonso Guerra, vicepresidente del Gobierno.

Estas entrevistas confirman la intención del Gobierno de tratar a Fraga como primer representante

legitimo de la oposición. Con este gesto, Felipe González pone fin, al menos provisionalmente, a la

polémica abierta en los últimos días sobre la conversión del líder de AP en «jefe de la oposición».

Por otra parte, se desmiente por la vía de los hechos las informaciones según las cuales Fraga sólo sería

«jefe de la oposición» a efectos internos del Parlamento. La iniciación de estos primeros contactos, que la

Moncloa pretende institucionalizar, indica que el «jefe de la oposición» tendrá una consideración que se

sale de los límites estrictos del Parlamento.

Ocho millones

El Parlamento, eso sí, tendrá que dotar a esta nueva figura política de la infraestructura mínima. Según

fuentes parlamentarias, el borrador existente prevé la concesión a Fraga de un despacho, coche oficial, un

jefe de gabinete y dos secretarias.

Está sin perfilar el tema de la remuneración. Felipe González anunció en cierta ocasión su deseo de que el

«jefe de la oposición» cobre al menos una peseta más que él, tal y como sucede simbólicamente en

Inglaterra.

Según los proyectos barajados, Fraga no cobraría una peseta, sino exactamente 500 pesetas más que el

presidente del Gobierno. Esto significarían unos ingresos anuales cercanos a los ocho millones de pesetas.

En principio, esta remuneración correría a cargo de los presupuestos del Congreso, al contrario que en

otros países, donde las figuras con rango semejante están directamente incluidas en los Presupuestos

Generales del Estado.

No obstante, la presidencia del Congreso parece estar reconsiderando el tema, según informaciones

difundidas ayer. Según estas informaciones. Fraga no percibirá un sueldo superior al que le corresponde

como diputado, y su designación no irá acompañada de un «Estatuto del jefe de la oposición», sino,

simplemente, de unos acuerdos de la Mesa del Congreso.

Oposición socialista

El proyecto, en cualquier caso, cuenta con la oposición abierta de los líderes de las restantes minorías y

con otra oposición, más reservada, procedente del propio grupo parlamentario socialista.

Aunque el asunto todavía no ha sido debatido en las reuniones del grupo, sí ha sido objeto de discusiones

y comentarios críticos en otros ámbitos, incluido el comité permanente de la formación parlamentaria

socialista.

En todos los casos se ha puesto de relieve la opinión de un sector del grupo socialista, que se opone a lo

que se considera «primar a Manuel Fraga».

En este sentido, algunos diputados socialistas están plenamente de acuerdo con Santiago Carrilio, Adolfo

Suárez, Landelino Lavilla, Miquel Roca y Marcos Vizcaya, que se oponen con todas sus fuerzas al pro-

yecto.

 

< Volver