Autor: Palomino Giménez, Angel. 
   Clarificación histórica     
 
 ABC.    14/01/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 29. 

FIRM AS EN ABC

Fichas para una computadora política

CLARIFICACIÓN HISTÓRICA

"Antes de afirmar que don Salvador de Madariaga ha escrito el prólogo de las cas Imemorias de

Dionisio Ridruejo sin leerlas, consulté a ja computadora; alimentó su cerebro con los datos y

recibí la respuesta: una tarjeta "yellow-deoeption" con texto lacónico y tajante: no ha leído «I libro."

EL señor Gomulka, secretario general del P. C, de Polonia hasta 1970, ha reconocido que fueron tos

soviéticos quienes asesinaron a 10.000 polacos en Katyn. Mucho ha tardado el hombre en sacarnos de

dudas.

El Gomulka, naturalmente, se coloca al margen del genocidio. Se asegura que los asesores literarios del

señor Carrillo están estudiando 1a redacción de un documento, en ef que don Santiago —en

eurocomunlsmo se dice «don» y no camarada— explique cómo los soviéticos hicieron lo de Paracuellos.

: Saben que es conveniente acabar de una vez con esa leyenda incómoda.

PLURIPARTIDISMO ÓPTIMO

Peregrinan a la Europa de las democracias benditas, de los socialismos maquillados, de las burguesías

opulentas con sus terceros mundos integrados en los suburbios de inmigrantes, peones, mano de obra sin

cualificar, chicas para todo y laborismos enmarcados en contratos renovables y efímeros certificados de

residencia; hablan con Brandt,-Mitterrand, Callagham, Palme, líderes y gobernantes, aguerridos

luchadores contra aquel régimen español que se permitía ei descaro de tolerar sólo un partido y

sostenerlo.

Nuestros líderes inéditos, nuestros ilusionados futuros ministros y primeros ministros confiesan su

inexperiencia y solicitan consejo. Hemos conseguido el reconocimiento de nuestra existencia, hemos

forzado el juego democrático íle la pluralidad, se admite que existimos, se espera que gobernemos...

Y entonces preguntan:

—¿Cuántos partidos debemos tener para que la democracia funcione ahora que hemos desmantelado

el régimen del partido único?

Y los viejos, sabios, expertos líderes europeos, y los ancianos demócratas regresados del exilio les

responden:

—Dos.

Otros peregrinan a democracias más puras, aunque más lejanas: Moscú, Bucarest, Sofía, Praga.

—¿Cuántos partidos debernos tener, camarada presidente? ,

Y desde la confortable seguridad incontaminada que fes proporcionan ios´muros de Berlín, los telones de

acero y las murallas de China, les facilitan la cifra mágica:

—Uno.

RUPTURISTAS HONRADOS

El viejo Líster, que como comunista debe ser estupendo, aunque como genera] parece imposible que sus

campañas y sus batallas sean estudiadas ni siquiera como curiosidad histórica en las aulas militares, me

recuerda mucho —salvando colores, categorías, •distancias y algún detalle más— a Dionisio Ridruejo, el

honesto.

El viejo Líster está molestísimo con Carrillo Co. porque andan buscando la colaboración de la líamada

cristiandad democrática; les apetece ser ministros, aunque sea con acompañamiento reaccionario. El viejo

Líster es, como debe ser, ¡partidario de tomar Madrid rompiendo ´lo que haga falta, pasar por la piedra a

los fascistas que sea menester, .incluidos los fascistas disfrazados de comunistas —que son la tira: maos,

beríingueres, trostkis— y ihacer un comunismo stalínista bien ´hecho y sin concesiones ni pactos.

Dionisio, querido por cuantos lo trataron, admirado hasta por sus enemigos, cuenta en sus ´postumas Casi

memories» como rompió con Franco; se negó a colaborar en su débil política de tolerancia con los

liberates anglofilos enemigos de la Falange. ´En su carta de ruptura, que es, ´posiblemente, la carta más

caliente que nadie escribiera al Generalísimo, exigía mano ;dura y nacionalsindicalismo duro:

«Yo y cualquier falangista preferiríamos hoy una dictadura militar pura.» Piensa que la política tolerante

debilitará ai régimen, .permitirá la victoria del enemigo; y se alarma ante la idea, no de morir, sino de

morir en mala compañía. «¿Piensa V. E. qué desgracia mayor podría yo tener que la de ser fusilado en el

mismo muro que el general Várela, el coronel Galarza, don Esteban Bilbao y «I señor Ibáñez Martín?»

."Luego, como dice Madartaga en eJ prólogo, «huyó hacia adelante»,

. ´Pero Madariaga ha escrito el prólogo sin Jeer el" libro.

•Aquí lo dejo; ese tema necesita otra ficha. Sí no, la computadora se arma un lío y rechinan los circuitos

transistorizados. Y todo se llena de humo.

DESDE LO ALTO DE SU PERSONALIDAD DISTANTE

:; Antes de afirmar que don Salvador de Madariaga ha escrito el prólogo de las casimemorias de Ridruejo

sin leerlas consulté a ta computadora; alimenté su cerebro con los datos y recibí la respuesta en menos de

cinco segundos: una tarjeta yellow-deception con texto lacónico y tajante: «NO HA LEÍDO EL LIBRO.»

Dado que la gente no tiene por qué fiarse de los dictámenes de mi computadora, reproduzco las líneas en

las que don Salvador explica el por qué de la ruptura de Dionisio Ridruejo con Franco: Ridruejo, poeta,

niño, ingenuo y sobre todo serio, fue el primero en darse cuenta de que, so pretexto de orden, se

había entregado todo el poder de los españoles ~a un maniático del mando.

Si hubiese leído aunque sólo fuese la carta —incluida en el ´libro— en ila que Ridruejo rompía con

Franco sabría que le reprochaba justamente lo contrario. Y le exigia que obrase como dictador. Así:

El dictador no puede ser un arbitro sobre fuerzas que se contradicen, sino el jefe de la fuerza que encama

la revolución. El Movimiento no puede ser un conglomerado de gentes unidas por ciertos puntos de vista

comunes, sino una milicia fuerte, homogénea y decidida. Y, sobre todo, ese Movimiento, con su jefe a la

cabeza, debe poseer integramente el Poder con todos sus resortes y el mando efectivo de toda la vida

social en cuanto la sociedad es sociedad política.

Poseer íntegramente el Poder con todos sus resortes y el mando efectivo de toda le vida social: un

nazismo.

Después, !a caída de los dioses germánicos y sus contactos con .políticos ´de la oposición —más su

án´ímo apasionado, poJémico y batallador— convirtieron a ´Dionisio Ridruejo en liberal activo y

comprometido. A eso ¡o llama el señor Madariaga «huir hacia adelante». .Pero es que don Salvador ha

mirado siempre con escaso aprecio ´tas cosas que hacen´y dicen ¡los hombres de España. .

Será porque de ´España, como de este ílbro, habla sin verta.

Ángel PALOMINO

 

< Volver