Debate sobre el estado de la nación. 
 González: No estoy satisfecho con la televisión  :   
 Aseguró que se había reducido el nivel de crecimineto del paro. 
 ABC.    21/09/1983.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

González: «No estoy satisfecho con la televisión»

Aseguró que se había reducido el nivel de crecimiento del paro

Madrid

El presidente del Gobierno, Felipe González, destacó la reducción en el crecimiento del índice de paro

como uno de los logros más importantes en sus diez meses de gestión. A lo largo de su discurso ante la

Cámara, de casi dos horas de duración, el jefe del Ejecutivo socialista pasó revista a la situación

económica, a la política interior, con amplias referencias a la delincuencia y al terrorismo, y afirmó que su

Gobierno mantenía el control firme sobre las Fuerzas Armadas porque «la democracia tiene

perfectamente establecidos sus poderes, y a la soberanía popular no la suplanta ningún Poder.» Se mani-

festó asimismo descontento con la Televisión.

«El Gobierno —señaló su presidente— tiene información permanente sobre la opinión de las Fuerzas

Armadas que recibe a través de la cadena de mando. Normalmente las preocupaciones de los militares no

son diferentes a las del resto de los ciudadanos, lo que me preocupa es que haya quien piense que puede

interpretar la Constitución a su capricho."

En una clara alusión al cese del teniente general Soleras Casamayor, Felipe González recordó la

limitación de los militares en su capacidad de expresión, «limitación que viene dada por su alta misión».

Antes de pasar revista a los temas económicos, el presidente calificó de «éxito relativo» la Conferencia de

Madrid y condenó el derribo del avión surcoreano por la Unión Soviética.

Economía: Menos inflación

«La lucha contra el paro es el objetivo fundamental del Gobierno, y fruto de nuestra preocupación es que,

por primera vez en los últimos años, se ha conseguido detener su incremento», señaló Felipe González,

añadiendo que «este éxito es un mérito alcanzado no sólo por el Gobierno, sino por la sociedad».

El descenso de la inflación, el déficit del Estado, la balanza comercial y ¡a política salarial fueron

explicados con una clara visión optimista por el presidente: «La inflación no superará el 12,5 por 100 en

este año»; «El déficit del Estado descenderá muy levemente, pera por primera vez»; «La recuperación de

las exportaciones nos permitirá una cierta mejora en la balanza comercial» y «El crecimiento del Producto

Interior Bruto se aproximará al 2 por 100, por encima de la medida de la OCDE».

«Algunos pretenden que solucionemos «antes-de-ayer» problemas de más de doscientos años, como la

cuestión de Gibraltar.» Tras esa alusión a la complejidad de los problemas internacionales, el presidente

se refirió a la situación geográfica e histórica de nuestro país e hizo hincapié en la mejora de nuestras

relaciones con Europa e Iberoamérica y en las dificultades de conseguir buenos acuerdos internacionales,

a causa de la crisis interna en la CEE y de los problemas económicos de casi todos los países. A pesar de

ello, Felipe González afirmó que su Gobierno había hecho «esfuerzos sin precedentes para conseguir una

rápida integración».

Delincuencia preocupante

En los asuntos de política interior destacaron sus alusiones a la delincuencia y al terrorismo. De la

primera dijo «el Gobierno que estaba seriamente preocupado por el aumento de la misma», aunque

recalcó que con las reformas en Justicia no se había hecho más que cumplir con los mandatos de la

Constitución.

Respecto al terrorismo, señaló que se había aumentado el número de procesamientos y que se había

renunciado a las detenciones masivas e injustificadas. Sobre la «guerra de banderas» fue categórico:

«Espero que los que han quemado banderas españolas paguen con la cárcel.»

OTAN, no hay prisas

La integración de España en la OTAN fue «hecha a destiempo», según el presidente. «Nos tomaremos

todo el tiempo necesario para evaluar los pros y los contras y de una adhesión plena, por lo menos hasta

que descienda el nivel de tensión internacional.»

La política autonómica y la LOAPA fueron puntualizadas por Felipe González en los siguientes términos:

«Se ha dicho que el Gobierno no tiene voluntad autonómica. Sin embargo, en nuestros diez meses en el

Gobierno las transferencias se han multiplicado por cuatro.» Y de la LOAPA dijo: «Felicito a tos

nacionalistas por su triunfo y yo acataré y haré cumplir la sentencia.»

Por último, señaló que el Gobierno mantenía íntegra su voluntad de gobernar, que no había motivos para

el catastrofismo y que hay síntomas de que la situación mejora.

 

< Volver