Debate sobre el estado de la nación. 
 Manuel Fraga     
 
 ABC.    21/09/1983.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Manuel Fraga

• No hay respuestas socialistas a los problemas de la vida política española.

• Resulta perjudicial que se hayan puesto en la calle a detenidos no rehabilitados y en la actual situación

de paro.

• Sobre el tema de la quema de las banderas no se han aplicado todos los medios al alcance del Gobierno

para acabar con situaciones como las que se han producido.

• El paro continuará creciendo en los últimos meses si no se aplican medidas de flexibilidad de plantilla.

• Tras la sentencia de la LOAPA el partido socialista se ha quedado sin programa y el Gobierno sin

política.

• En política internacional se está jugando a los soldaditos de plomo. Los españoles no saben si van a

estar en la OTAN, en el Tercer Mundo o en la Luna.

• ¿Sabe acaso el señor ministro de Economía y Hacienda que estamos exportando terroristas de ETA?

(Aludiendo a Nicaragua).

• Son muchos los españoles seriamente preocupados por la creciente ideologización de las escuelas y

por las tendencias a una escuela laica.

• El Gobierno no ha resuelto ni uno sólo de los grandes problemas nacionales, sino que ha empeorado la

mayoría y ha abierto otros frentes peligrosos.

• El PSOE ha demostrado que no tiene unos principios ni una política clara y coherente; y la idea del

cambio ha resultado ambigua y decepcionante.

• Una nación no puede vivir mucho tiempo bajo la sensación de provisionalidad, de inseguridad

económica, social y cultural.

• Hay que meterse a fondo con los problemas olvidando el revanchismo y los eslóganes sectarios para

ocultar la ineficacia y la incompetencia.

• Los delincuentes han dejado de tener miedo a la Policía; hay que restablecer e) principio de autoridad.

• Las explicaciones sobre la política económica del Gobierno han sido insuficientes y su presidente ha

utilizado cifras no confirmadas por nosotros.

• Quizá se haya conseguido detener el aumento del paro, pero «llega un momento en que ya no se puede

parar más gente».

• El concepto de Estado de las autonomías ha quedado más confuso de lo que estaba después de la

intervención del presidente.

• No es cierto que la Administración hay reducido su gasto: recientemente se han creado quince nuevas

Direcciones Generales.

• Después de las aventuras nacionalistas del PSOE (Navarra, por ejemplo) el Gobierno encauza su

política hacia un pacto autonómico necesario.

• Es cierto que se han aprobado gran número de leyes para las autonomías, pero no hacen falta «tantos

decretos y sí más transferencias».

En política exterior hay que establecer relaciones de Estado, no de partido: «las relaciones con Portugal,

por ejemplo, son ahora peores que nunca».

 

< Volver