Debate sobre el estado de la nación. 
 El discurso del presidente sólo gustó a los diputados socialistas  :   
 Alzaga: Ha sido su peor intervención parlamentaria. 
 ABC.    21/09/1983.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

MIÉRCOLES 21-9-83

NACIONAL

ABC/19

Debate sobre el «estado de la nación»

El discurso del presidente sólo gustó a los diputados socialistas

Alzaga: «Ha sido su peor intervención parlamentaria»

Madrid

El discurso del presidente del Gobierno fue calificado de «inconcreto», «largo» y «tedioso» por todos los

miembros de la oposición, aunque con matizaciones en el grado de insatisfacción que van desde el «casi

nos han deprimido» de Jorge Verstrynge, al benevolente «me parece positivo que se haya abierto con el

tema militar» de Adolfo Suárez.

Jorge Verstrynge (AP): «No ha dicho nada»

Felipe González no ha expuesto nada. Ha expuesto, lisa y llanamente, una serie de apreciaciones suyas

sobre lo que puede ocurrir y una serie de preferencias suyas, algunas de carácter ético; otras, de carácter

estético; otras, de carácter histórico; otras, de carácter de otro tipo, pero de su discurso no puede sacar

nada, porque fue un discurso de donde no había absolutamente nada que sacar, porque no ha dicho nada.

El Grupo Parlamentario Popular ha salido del hemiciclo desolado porque no ha dicho nada, por lo que no

ha oído. Esperaba que se iba a decir cosas importantes y no se ha dicho absolutamente nada. Tenemos una

sensación de desolación, incluso de depresión.

Osear Alzaga (PDP): «Su peor intervención.»

La opinión que se recoge en los pasillos, de la gran malloría de los parlamentarios que dan con confianza

su opinión, es de que estamos ante la peor intervención parlamentaria que se recuerda de Felipe González.

Ha sido un discurso situado netamente en una estrategia a la defensiva, el discurso de un presidente de

Gobierno que sabe que su Gobierno no está cumpliendo las promesas electorales que hizo y que predicó

durante la campaña electoral y con las que adquirió un serio compromiso ante los electores.

Ha sido un discurso huérfano de sistemática. El discurso necesita una trabazón, un esqueleto y tiene que

estar ordenado para que pueda ser debidamente seguido por los parlamentarios. Está repleto de meandros,

de retornos a puntos tocados anteriormente. Desde el punto de vista de construcción es un mal discurso.

Abundan los tópicos y abundan las fugas del terreno en que se debería haber movido esta intervención del

presidente del Gobierno, que es el terreno de exponer las cuentas de nueve meses importantes.

Leopoldo Calvo-Sotelo (Grupo Centrista): «No convincente»

Al ser mi primer día de actividad parlamentaria voy a ser escueto: «El discurso me ha parecido largo,

convencido y no convincente.»

Adolfo Suárez (CDS) Grupo Mixto: «Cifras inexactas»

«Me parece positivo que haya abierto el discurso con el tema militar. Me imagino que nadie tendrá dudas

sobre mi posición en las cuestiones militares. Yo sabía que Felipe González empezaría abordando esta

cuestión» «Me parece que es —dijo— de pura lógica.»

Suárez indicó que ha tomado muchas notas del discurso del presidente del Gobierno y va a preparar su

intervención. «Con el poco tiempo que tengo —agregó— (siete minutos) es muy difícil que yo pueda

decir todo lo que me gustaría.

Santiago Carrillo (PCE): «Nos ha dejado insatisfechos»

El discurso de Felipe González a nosotros nos ha dejado muy insatisfechos. Apruebo sus primeras

palabras, aquéllas que se refieren a que no puede haber ninguna iniciativa sobre cambios de Gobierno que

no salga de estas mismas Cortes. Fuera de eso, en las demás cuestiones me cuesta trabajo decir que

apoyaría el discurso de Felipe González.

En cuanto a política internacional, una cosa que es clara es que el referéndum ya ni para el 85. En cuanto

a política social hay una frase desgraciadísima, que es la del coche comprado con el empleo comunitario,

que me parece que define poco la mentalidad propia de un Gobierno del partido socialista.

Nicolás Redondo (UGT): «Intervención lucida»

Ha sido una intervención lucida, desapasionada, y que no hay que ponerle pega alguna. De las palabras

del presidente se puede deducir un apoyo a la concertación. Sus palabras sobre política económica son

aceptables.

Miguel Roca (CiU): «Nada concreto»

Me parece que no ha conseguido explicarse en lo relativo al tema autonómico. Debe haber mentes más

preciarlas que la mía, porque yo no he conseguido ver una oferta concreta de diálogo, salvo unas cuantas

divagaciones sobre los mismos puntos. No tengo ni mayor ni menor confianza sobre la negociación de las

leyes de base. De las palabras del presidente no se deduce que vaya a haber esa negociación. Creo que no

quería decir nada concreto, y lo ha conseguido.

Marcos Vizcaya (PNV): «Marcha atrás en las autonomías»

Sobre la referencia a la política autonómica del presidente del Gobierno, Marcos Vizcaya declaró: «Son

muchos los diputados que me han preguntado si he comprendido bien lo que ha dicho Felipe González en

su discurso. Tengo que decir que sí: lo he entendido y demasiado bien. Hay una marcha atrás clarísima,

respecto al compromiso que manifestó en su investidura, de abrir una negociación con las fuerzas

políticas autonómicas.»

Juan María Bandrés (EE): «Algo de teatro»

Tengo que decir, y lo digo con dolor, porque hubiera preferido que me hubiera convencido de alguna otra

cosa, que no ha demostrado ninguno de los argumentos o de los motivos de discrepancias que yo

mantengo con la política actual del Partido Socialista. Si bien hay que reconocer que ha hecho una oferta,

en el terreno autonómico, que me gustaría leer con más detalle, acerca de la posibilidad de negociación de

consenso sobre determinadas medidas de desarrollo. Cualquier intento en ese sentido es positivo y tiene

que ser valorado en su justo valor.

En el tema de la bandera española he visto que ha puesto un especial énfasis. Suele decir los buenos

actores que los políticos también hacemos algo de teatro.

 

< Volver