Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
   Posible reprobación conjunta de la política dl Gobierno  :   
 Felipe González aguantó inmutable los staques de las minorías. 
 ABC.    22/09/1983.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC

Posible reprobación conjunta de la política del Gobierno

Catalanes y vascos pusieron el acento en las autonomías

Carrillo cargó la suerte sobre la OTAN y Sagunto

Felipe González aguantó inmutable los ataques de las minorías

Con las negociaciones de pasillo sobre una eventual reprobación de la política del Gobierno se cerró

anoche el segundo «asalto» del debate que sobre el estado de la nación se celebra en el Congreso. A lo

largo de la tarde-noche Felipe González aguantó Inmutable las criticas y quejas de los grupos pequeños.

Los portavoces de las Minorías Vasca y Catalana pusieron especial énfasis en las cuestiones autonómicas;

Carrillo, en la OTAN y Sagunto, y Adolfo Suárez, en la necesidad de que los militares no se conviertan

en jueces de la vida política. Al término de la sesión, tos representantes de los grupos dialogaban sobre la

posibilidad de reprobar conjuntamente la política exterior, autonómica y económica del Gobierno.

Madrid. José María Fernández-Rúa

Las minorías nacionalistas consiguieron ayer que se olvidase el sentido bipolarizador del debate sobre la

situación general del país —protagonizada el martes por el presidente del Gobierno y el líder de la

coalición AP-PDP-UL—, al introducir el factor autonómico en sus críticas. El resto de los Grupos

Parlamentarios —Centrista y Mixto— apenas si aportaron un cúmulo de anécdotas dialécticas frente a los

autohalagos del Grupo Socialista. Felipe González contestó a todos los oradores, sin más ayuda que la

proporcionada por medio de folios manuscritos por el vicepresidente, Alfonso Guerra. Han sido diez

horas de debates, que hoy culminarán.

Un dilatado turno de réplicas, duplicas y contrarréplicas consumieron Migue) Roca (Minoría Catalana),

Marcos Vizcaya (PNV), Luis Ortiz (Centrista), Santiago Carrillo (PC), Adolfo Suárez (CDS), Juan María

Bandrés (EE) y Francisco Vicens (ERG). Estos cuatro últimos diputados, encuadrados en el Grupo Mixto,

tuvieron que repartirse el tiempo, de suerte que, frente a los quince minutos del ETA amenaza al

embajador de Costa Rica.

Según la agencia Efe, el diputado de HB Iñaki Esnaola amenazó ayer en nombre de ETA al embajador de

Costa Rica en España, parlamentario comunista para exponer su inicial opinión a la intervención

presidencial, Suárez totalizó la mitad y así en disminución hasta los tres minutos y medio de Vicens;

aunque hay que resaltar la flexibilidad del presidente de la Cámara. A todos ellos Felipe González, sin

perder en ningún momento la compostura ni alterar el tono de voz, repitió hasta la saciedad esos datos ya

conocidos de política macroeconómica que, dicho sea de paso, chocaron con los utilizados por el portavoz

de la Minoría Catalana, Miguel Roca. Las estadísticas, parece deducirse de este debate, tienen varias

lecturas y, por supuesto, en nada coincidentes.

Marcos Vizcaya cargó la mano en el proceso autonómico. Le faltó tiempo para anunciar que el Estatuto

de Guernica es de mínimos y realizar una serie de apelaciones genéricas muy vagas a cuestiones

puntuales como la política de defensa, pero puso el acento al subrayar que, si bien el problema vasco es

profundo, de siglos, y está sin resolver, «el PNV no pone en cuestión la unidad de España en ninguna de

sus reivindicaciones». Antes, Miguel Roca —que había pasado gran parte de la noche del martes

preparando su intervención— había aceptado la oferta de Felipe González en el sentido de avanzar en el

diálogo y la comprensión, recordando con ironía que eso mismo ya lo anunció meses atrás, con ocasión

de su discurso de investidura.

El más polémico, por sus hirientes acusaciones —calificadas de demagógicas por Felipe González—, fue,

sin duda, el viejo ex dirigente del Partido Comunista, Santiago Carrillo, quien siguió su línea de acoso y

derribo al Gobierno. «Tiene razón el líder de la oposición protocolizada —destacó Carrillo refiriéndose a

Fraga— cuando dijo que no hay soluciones socialistas a los problemas del país», al tiempo que pedía la

intervención gubernamental para anular los despidos que se han producido en Sagunto. La OTAN

también fue objeto de crítica por el parlamentario comunista: «El atlantismo del Gobienro socialista está

llegando demasiado lejos y estoy convencido de que la demora en convocar el referéndum tiene la

intención de que luego se argumente que si se sale de la OTAN estaría en peligro el régimen

democrático.» Por e) contrario, el líder del CDS, Adolfo Suárez, ofreció una serie de consejos a Felipe

González precedidos de la afirmación siguiente: «En España, el estado democrático aún no está

consolidado.» Por esto, el ex presidente sugirió que el Gobierno se enfrente a los problemas con firmeza,

decisión y autoridad, sin desoír el pacto social que ha ofrecido Manuel Fraga.

Sagunto: Ochenta despidos en AHM

La comunicación de despido a ochenta trabajadores y la apertura de expediente de suspensión de empleo

y sueldo a otros tantos.

 

< Volver