Vizcaya: Es necesario un desarrollo generoso del Estatuto del Guernica  :   
 Marcos Vizcaya hizo duras críticas al Ministerio del Interior. 
 ABC.    22/09/1983.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Debate sobre el «estado de la nación

Vizcaya: «Es necesario un desarrollo generoso del Estatuto de Guernica»

Marcos Vizcaya hizo duras críticas al Ministerio del Interior

Aunque Marcos Vizcaya, portavoz de la Minoría Vasca, pasó revista a la política general del Gobierno

durante sus primeros diez meses, la base de su intervención estuvo centrada, como era de esperar, en el

problema autonómico. La tesis del diputado peneuvista repitió sus más conocidos argumentos: el Estatuto

de Guernica es de «mínimos» y puede interpretarse generosa o cicateramente. Felipe González contestó

una sola vez a Marcos Vizcaya para pedir concreción en sus críticas y ofertar, de nuevo, un diálogo con

compromiso de acuerdo.

Hubo muy pocos lances verbales entre el presidente y el portavoz de la Minoría Vasca. Marcos Vizcaya

manifestó en su primera intervención que se había «sentido aludido» cuando el presidente se refirió en su

discurso al respeto constitucional, a la unidad de España. «El PNV —dijo— no cuestiona la unidad de

España» y planteó, de inmediato, las consecuencias políticas de la sentencia sobre la LOARA.

«Demuestra que teníamos razón, a pesar de que llegamos a ser insultados cuando defendíamos nuestras

posturas.»

Felipe González inició el turno de réplica aprovechando la expresión de «me siento aludido» por el señor

Vizcaya: «Yo también puedo sentirme aludido en sus críticas a Interior y pensar que están motivadas más

por la intervención policial en la guerra de las banderas que por otras razones.»

La crítica de la política de Interior fue estrechamente ligada por el señor Vizcaya a lo que el llamó «miedo

a la libertad», y que concretó en las vacilaciones y marchas atrás del Gobierno para sacar adelante leyes

como la del hábeas corpus o la del derecho de asilo, que «al llegar a Comisión sufrieron serios recortes».

El diputado vasco manifestó que no confiaba en la voluntad autonómica del Gobierno y se refirió a una

frase de Felipe González durante su discurso de investidura: «Dijo usted que con los acuerdos

autonómicos, de los que la LOAPA es parte esencial, se llegará al Estado de las autonomías. Cómo vamos

a confiar si en aquellos momentos la LOAPA nos parecía un error, como ha sido demostrado por el

Tribunal Constitucional.»

«Nosotros —dijo Vizcaya— creemos que el diálogo con el Gobierno debe efectuarse con voluntad de

acuerdo y que las negociaciones han de llevarse a cabo antes de que la legislación autonómica pase a las

Cámaras. El Estatuto de Guernica es de "mínimos" y de su interpretación generosa o cicatera depende, en

buena parte, la solución del problema.»

Felipe González, en su respuesta, consideró que el Estatuto de Guernica era sólo una parte de todo el

problema. «A ETA le da lo mismo un Estatuto que otro.» A lo que Marcos Vizcaya respondió que era

cierto que al terrorismo le daba lo mismo un Estatuto que otro, pero que si se interpretaba generosamente

se contribuiría a aislar al terrorismo de los sectores sociales.

 

< Volver