Juan María Bandrés: Este Gobierno tiene muy contenta a la derecha     
 
 ABC.    22/09/1983.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Juan María Bandrés: «Este Gobierno tiene muy contenta a la derecha»

El representante de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés, afirmó que se habían confirmado los

temores que ya expuso cuando Felipe González pronunció el discurso de investidura, manifestando que

este Gobierno suscitó la esperanza de todos los sectores de la izquierda del país, pero ha «comenzado a

decepcionar».

Anunció Bandrés que retiraba el apoyo que antes ofreció a Felipe González, porque en el terreno

económico «tienen muy contenta a la derecha, lo que debería preocupar a un Gobernó socialista», y por

eso se está haciendo recaer el peso de la crisis sobre los hombros le los trabajadores y las clases más

débiles, Prueba de ello son la contención salarial, la pérdida de dos puntos en el poder adquisitivo e los

salarios, la flexibilidad de las plantillas >se dice que no es el despido libre, ¡faltaría más!»), la subida de

impuestos y la reconversión industrial, cuyo único efecto por el momento será la pérdida de empleos.

Criticó que se mantengan en vigor leyes que permiten tener incomunicados a los detenidos hasta diez

días, «lo que permite graves abusos», y, en clara alusión a la manifestación contra Pinochet, se felicitó

porque el vicepresidente se manifieste en favor de la libertad de otros pueblos, aunque «queda aquí mucha

tarea que hacer».

Reprochó al Gobierno no adoptar soluciones de izquierda en política exterior, como terminar con la

dependencia de Estados Unidos, fin de la política de bloques y oposición a la instalación de misiles en

Europa. Indicó que nuestro país no es, geográficamente, el más occidental de Europa, pero sí «el más

atlántico o el más atlantista».

Vicens: Plan de estabilización

El diputado de Esquerra Republicana cree que hay medidas que hacen pensar que vamos a un plan de

estabilización, teme que la reconversión producirá 200.000 parados más y criticó la posibilidad de un

pacto social, que es imposible que satisfaga a todos. Dijo que el Gobierno debe decir de una vez si quiere

o no las autonomías, y, en caso afirmativo, dotarlas de auténtico contenido y no presentar más recursos de

inconstitucionalidad contra las leyes del Parlamento catalán.

 

< Volver