Suárez y sus declaraciones     
 
 Arriba.    14/06/1977.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 4. 

Suárez y sus declaraciones

LAS declaraciones del presidente del Gobierno se han hecho y publicado en el momento justo, setenta y

dos horas antes de las elecciones. ¿Y por qué no? Se lo van a criticar, como han criticado que se

presentase y que su coalición haya hecho uso de su nombre y de su imagen cuando ha visto que era

imprescindible, precisamente porque las elecciones son de verdad y no una trampa del Gobierno. Aun asi,

su intervención ha sido mínima comparada con lo que es habitual en las democracias occidentales, y con

el "hándicap" de que a él se le puede criticar por su actuación como presidente, y éste es un peligro que no

corren sus rivales. LA cuestión, pues, se centra en juzgar si el balance que el presidente ha hecho de su

gestión es justo o no. Nuestra respuesta es afirmativa, y para decir esto no necesitamos improvisar, sino

recapitular nuestros comentarios a lo largo de toda ella.

SUÁREZ ha arraneado de una situación de peligrosa tensión entre inmovilismo, reforma y ruptura, y la

ha superado; ha conseguido marginar al inmovilismo´y hacer que el enf frentamiento de reformistas y

rupturistas carezca de sentido; ha metido en la legalidad a todos los partidos importantes, incluido el

comunista, sin que haya cerrado el paso a legalizaciones posteriores de otros partidos ni haya impedido a

éstos concurrir a las elecciones; ha "desdramatizado", como le gusta decir, la vida española, y todo eso a

través de la que él misino ha presentado como carrera de obstáculos, y partiendo de una posición política

personal débilísima, que ha conseguido transformar en la adhesión a su política que significó el pasado

referéndum y en el hecho de que incluso quienes hoy le critican deban reconocer intimamente, aunque no

lo declaren, que a él le deben estar donde están y hasta el poder decir públicamente que no le deben nada.

NO nos manda Suárez ni nos manda nadie; sencillamente procuramos; servir al país» opinando sobre una

gestión como nos parece obligado en justicia.

 

< Volver