Autor: Nohlen, Dieter. 
   Elecciones 77: Bipolarización de fuerzas     
 
 Diario 16.    22/06/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Miércoles 22-junio 77/DIARIO 16

OPINIONES

Elecciones 77: Bipolarizáción de fuerzas

Dicter Nohlem

Un balance político y comparativo dfr las primeras elecciones parlamentarias en España desde hace

cuarenta y un años debe destacar en primer lugar eí éxito rotundo que significan las elecciones ea el

proceso de democratización del sfe-tema político español. Ahora se ha creado un antecedente muy im-

portante para poder propulsar, desde el Gobierno y la oposición, el cambio político-constitucional eco-

nómico y social del país. Mientes que la actuación deí electorado; se puede calificar dé éxito rotundo; la

organización de las votaciones ha sido lamentable, al causar frustraciones muy graves por el lentísimo

escrutinio y la política informativa seguida, tan insuficiente y tenden-cíosa, ante la expectativa d& los

electores.

El votante español acudió a las urnas sin experiencia democrática o con sólo un recuerdo dé lo qua

significa votar libremente.´ Conca-rríó con un porcentaje que algunos van a encontrar bajo;. Pero-hay que

comparar la cifra dé uaASé por 100 con la participación en otros países occidentales y resulta satis-

factoria, sobre todo si se piensa en las condiciones desfavorables para lograr una mayor movilización. En-

tre estas circunstancias desfavorables hay que citar las restricciones inherentes al actual sistema de Ad-

ministración Local, el corto plazo da la campana electoral y, el. papel "despolitizador" de la televisión,

que quedó bien patente en la misma noche de las elecciones.

Concentración del Vote

Una de las notas oías relevantes del. resultado ha sido el alio grado de concentración del voto en unas

pocas fuerzas políticas. De esa manera se desvaneció la perspectiva (y la posible herencia de la Segunda

República) de un mul-tipartidismo muy disfuncional para un gobierno parlamentario. Ea es-fas primeras

elecciones se ha llegado incluso a una cierta bipolariza-ción, al establecerse dos fuerzas políticas

predominantes, la Unión deí Centro Democrático (UCD) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

En tanto qvie con la presencia de Suárez-candidato, se podría prever ;eí volumen de ¿votos que áí final

recibió la ÜCD, el verdadero fenómeno lo ba constituido el PSOE, que ha puesto en apuros a la coalición

del presidente. El Partido .Socialista presenta una base electoral que a medio plazo puede convertirse en.

la fuerza mayoritaria de España, siendo ya el partido más fuerte. Otra característica a resaltar es la

modernización y el centrísmo ea el comportamiento de los españoles. Las opciones más votadas están en

el centro del espectro político. Las dos formaciones políticas representan alternativas de cara al elector,

pero no suponen posiciones extremas. Cabe imaginarse qae puedan entenderse en los puntos claves de

una nueva Constitución y- que se alternen en el gobierno si los elec tores lo propician. La alternancia ea el

poder no es una novedad en la política española. Recordemos ios turnos artificiales de Cánovas y Sa-

gasta, y también la experiencia más dura de los cambios gubernamentales en la Segunda República entre

grupos y coaliciones polarizados en extremo. La concentración del voto y ei centrismo del electorado han

perjudicado a partidos como Alianza Popular y la Federación Demó-ctata/ Cristiana, pero es necesario

estudiar etí profundidad este proceso sorprendente.

Otro aspecto significativo ha sido ía presencia, obtenida.en Cataluña y Euskadi por los grupos políticos de

extensión nacional. Esto puede interpretaras como un aumento en las posibilidades de entendimiento

entre las diferentes nacionalidades y Madrid en pro de una solución adecuada a los diferentes problemas,

especialmente a los de la autonomía regional.

Facilidades a las fuerzas mayores

Hasta ahora hemos hablado del comportamiento del elector. El proceso de la concentración en el vota ha

sido producto también del sistema electoral, que rotundamen-te favorece a las fuerzas mayores. Con un

poco más del 60 por 100 de la votación, la UCD y el PSOE alcanzaron el 80 por 100 de los escaños,

siendo ellos los únicos favorecidos con el sistema electoral.

Eí resaltado confirmó así nuestro avance aproximativo que hicimos ai conocer la ley electoral, ett relación

al efecto desproporcional del sistema aplicado en España. Este efecto, que se reparte de forma muy

asimétrica entré los dos grandes grupos, está causado por tres variables: El tamaño de los distritos en

relación con el número, de.;diputados por elegir, la relación entre población y escaños, muy diferente,

segúa las diferentes provincias, y la distribución de los distritos de diferente tamaño, muy numerosos para

las regiones menos desarrolladas y conservadoras, y menos numerosos para las desarrolladas que son más

progresistas. Estas son las razones por las que la UCD con sólo cinco puntos d© ventaja sobre eí PSOE

ganó un 15 por 100 más de escaños. Cuando con el abrumador sistema mayoritario en la elección del

Senado, la UCD ha podido conseguir la mayoría absoluta ea las Cortes es decir, en las dos Cámaras, que

en sesión conjunta precisamente dilucidarán las cuestiones en las que ao coincidan por separado. Para las

próximas elecciones habría que cambiar la distribución de puestos parlamentarios, partiendo de la

representación igualitaria de todos los españoles. El tema de la ley electoral debe figurar en la agenda de

la reforma constitucional.

Dieter Nohlen es catedratico de Ciencias Políticas en ía Universidad ai Heidelberg (Alamania Federal) y

34 miembro en España del Centro de investigación y Técnicas Políticas (CITEP);

 

< Volver