Autor: Javierre, José María. 
   Y ahora, adelante     
 
 Ya.    16/06/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Y AHORA, ADELANTE

TENSO que hemos - superado correctamente el experimento y democrático. Ya somos ciudadanos

normales de Europa, anhelo de quienes, como yo, deseábamos serlo hace tantos años.

La campaña, y sospecho que la atribución de votos, revela una inmadurez perfectamente lógica. Casi

todos los partidos carecen de aparato interno, con lo cual la captación de votos ha dependido

exclusivamente de la campaña, y el efecto multiplicador ha estado prendido con alfileres.

HASTA observación afecta es-Especialmente a la social-democracia y a la democracia cristiana. Ambas

formaciones deben comenzar a cubrir mañana mismo un espacio político que tienen disponible. La

democracia cristiana ha realizado un esfuerzo a veces conmovedor que caía en el "vacío. Urge que se

plantee una presencia de centro izquierda moderna y vigorosa: una cosa es que la Iglesia no le apadrine

como partido y otra que deje vacía una opción con claro valor europeo y contenidos tanto históricos como

sociales indiscutibles. Sería una pena que la-, democracia cristiana se resigne a permanecer débil y canija.

LA clarificación afectará radicalmente al centro del presidente Suárez. Parece improbable que la

convocatoria actual pueda repetirse, ni siquiera a corto plazo. Tampoco sería bueno que hubiera, de

repetirse, aunque ahora lo haya sido. OPINO que el avance izquierdista, y concretamente socialista, va

más allá de lo merecido por un socialismo dividido, oscuro y vacilante, cargado con fuertes dosis de plo-

mo revanchista, trasnochado. Necesitamos un socialismo claro, enérgico y actual, no envejecido

penosamente en rostros de líderes jóvenes. La clarificación le urge, pero va a pagar cara la excesiva dosis

de complaciente demagogia que ha administrado a su base. Y quiera Dios que no la paguemos todos

sufriendo una inestabilidad nacional de !a que ¡os líderes socialistas serian responsables. ¿Por qué no

vamos a merecer los españolitos un» socialismo moderno y razonable, ajustado al modelo de los países

prósperos de Europa, que además ayudan al nuestro generosamente en la hora decisiva?

A pesar dé las escorias que le hacen menos digno de la confianza del pueblo español, el socialismo ha

sido la plaza gigantesca en que ha encontrado su salida un pueblo anhelante de" hallar caminos nuevos.

Sobre todo, los sectores juveniles y universitarios, incluso intelectuales maduros, buscaban abrir anchas

ventanas. Las hubieran buscado incluso en una situación democrática prolongada cuarenta años, imaginen

saliendo de un régimen autoritario. Lástima es, y fuerte, que otras opciones no hayan conseguido pre-

sentar alternativas eficaces.

Confiemos que seremos capaces de seguir con pie firme por el sendero democrático. Y que Cataluña y

Vascongadas favorezcan con prudencia la maduración de las aspiraciones populares. La convivencia exi-

ge ahora mismo acompasar medidamente el ritmo.

José María JAVIERRE

 

< Volver