Autor: García Escudero, José María (NEMO). 
   ¿Será esta vez?     
 
 Ya.    16/06/1977.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

¿SERA ESTA VEZ?

A GABÁN de cerrarse los colegios electorales. Hasta dentro de doce horas no habrá resultados totales.

Sobre éstos, los políticos tendrán mucho que decir. Pero sobre la pantalla en blanco, donde aún no han

aparecido las primeras cifras, un historiador puede decir alguna cosa.

HAY dos modos de organizar políticamente una sociedad: de la conformidad con lo que es o

violentándola. Durante cerca de dos siglos, los españoles hemos escogido lo segundo y cada mitad de

nosotros ha vivido de la muerte de la otra mitad; peor todavía: cada, victoria de una España ha ido

seguida de la pretensión de borrar no ya la existencia, sino hasta la historia, de la otra, como si no hubiese

tenido nunca lugar. Nos escandalizarnos de Stalin suprimiendo el nombre de TrotsKy de la historia

soviética, ¿pero qué otra cosa hemos hecho los españoles de uno y otro color?

NATATURALMENTE, esa pretensión es inviable porque está en la esencia de las sociedades modernas

que sean pluralistas, y querer configurarlas de otra manera es como vestir a una persona normal con un

traje de urta sola manga o una pierna nada más. Cada vez que una España vencía, la otra se agazapaba y

escondía, pero tarde o temprano volvía a aparecer para preparar su desquite.

A esa sucesión de revanchas..llamamos historia: en eso se han consumido nuestras más nobles energías,

mientras otros pueblos, no mejor dotados que nosotros, tenían el sentido común de adoptar un sistema

fundado en la colaboración y la sucesión alternativa de oportunidades: el sistema que Churchill definía

como el peor, con la excepción de todos los demás, y se quedaba corto, porque habría que decir que sería

el -peor si no fuese el único.

A ese sistema hemos Vuelto hoy, y ésta es la significación de la jornada. Qué camino habría sido

mejor, es cuestión política; históricamente, interesa decir que en cualquier caso la meta sólo podía, ser

ésta. Recuerden, quienes lo duden, de qué manera todo lo que hoy, les alarma, desde el terrorismo hasta

la crisis económica, empezó antes de la Monarquía, y cómo antes también reaparecieron los viejos

problemas sin resolver y, sobre todo, se fue haciendo abrumadoramente presente "la otra España" : todo

lo cual quiere decir que "esto" era el .término natural de "aquello", y lo único razonable, por consiguiente,

era examinar si el desenlace seria catastrófico, como tantas veces en nuestra bronca historia, o podría ser

normal, como en la historia de los demás.

EN mi "Historia política de las dos Españas", que publiqué en junio de 1975 y cuyo título escandalizó

entonces a muchos (pero no precisamente al jefe del Estado), expuse \as circunstancias objetivas que

permitían un diagnóstico esperanzador: el desarrollo intelectual y el social, porque un país donde se sabe

más y más comen, más está en condiciones de entenderse mejor. ¿Escandalizaré al decir que la paz de

esta jornada es por eso en alguna medida un regalo de] régimen anterior? Escandalice o no, es historia.

Como historia es no dar por el momento demasiada importancia a revanchismos, que habría sido

inconcebible que no se produjeran, porque la política no se hace con ángeles, pero que pueden quedar

absorbidos por el buen sentido de un pueblo que, en conjunto, no me parece que sea ya conservador, pero

que tampoco es radical; lo cual es también aproximarse a esas sociedades que son capaces de caminar sin

tropiezos entre las opciones, que a nosotros aún siguen pareciéndonos abismos de los que, si caemos en

ellos, no podremos salir.

HABRÁ prevalecido en las urnas ese buen sentido? Escrito esto sólo minutos después de cerrarse el

último colegio electoral, no será aún política, pero sí futurología: un terreno que también le está vedado a

la sensatez del historiador.

José María GARCÍA ESCUDERO

 

< Volver