Autor: Cabrero Ledesma, Amancio. 
   La candidatura de los trabajadores     
 
 El País.    12/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La candidatura de los trabajadores

El país llega a las elecciones en un momento crítico. No sólo no estamos unidos los partidos de los

trabajadores y el pueblo, sino además las dos grandes formaciones defensoras de los grandes capitalistas,

Alianza Popular y Unión de Centro Democrático, se preparan para cerrar el camino de la democracia,

contando con la unidad que ellos sí tienen y que ha de ser rota para abrir ése camino.

Nadie discute que la unión da la fuerza, y todos admiten que las libertades y demás reivindicaciones

populares no se regalan, que se conquistan. Pero a la vista de los resultados, se puede afirmar que algunas

de las fuerzas políticas con incidencia en el movimiento obrero y popular no han sido consecuentes

extrayendo una conclusión lógica: Sólo la lucha unida del pueblo nos permitirá obtener la libertad y

demás objetivos populares.

Mi partido, la Organización Revolucionaria de Trabajadores, recogiendo lo que es un unánime clamor, se

ha pronunciado claramente por que todos los partidos, sindicatos y organizaciones de los trabajadores y el

pueblo nos presentáramos a las elecciones unidos en un frente popular. Esto que no hemos conseguido en

las elecciones esperamos poder conseguirlo en el Parlamento y en la lucha diaria de los trabajadores y el

pueblo. No cabe duda que cuantos más votos nos dé el pueblo, mayor será nuestra fuerza para conseguir

la unidad con aquellos que ahora se niegan a ella.

II

Los obstáculos que las fuerzas del franquismo han levantado para impedir que nuestras soluciones

pudieran ser conocidas y hechas suyas por los trabajadores han sido innumerables. Empezando por la

tozuda negativa del Gobierno a reconocer la existencia legal de la ORT, que nos ha privado el poder

participar en las elecciones con nuestro propio nombre y emblema y tener que presentarnos como

agrupación Primer candidato dé la Candidatura de los Trabajadores de Madrid electoral o candidatura de

los trabajadores. Pero ahí no ha acabado la cosa. Nuestros candidatos han sido detenidos y nuestro

programa ha sido secuestrado en varias provincias. Se nos ha tratado de arrebatar nuestro derecho a

participar en los programas de RTVE y la prensa no ha declarado prácticamente el boicot, llegando al

extremo de dividir por tres y por cuatro el número de asistentes a nuestros actos. Pero a pesar de todos

estos obstáculos, nuestros candidatos se han abierto camino con fuerza. Y la prueba de ello es que el

pueblo acude masivamente a las convocatorias de la Candidatura de los Trabajadores. Y en los mítines se

manifiesta su disposición a darnos su apoyo con el voto. El que quiera saber la razón de ello debe buscar

la respuesta en nuestro programa.

III

El programa de la Candidatura de los Trabajadores tiene como característica que ofrece soluciones

realistas y posibles a los problemas que tiene el pueblo. Los hombres y mujeres que componen las

candidaturas de los trabajadores son, además, gentes experimentadas en la defensa de los intereses

populares en las duras condiciones de la dictadura franquista, lo que se convierte en la mejor garantía de

su fidelidad a este programa en el Congreso o en el Senado.

Nuestro programa es realista porque se pronuncia por las cuestiones más importantes que afectan a la vida

del pueblo. Recoge las aspiraciones más sentir das, pero no se limita a ello, también presenta cuáles son

las soluciones para hacerlas realidad.

Para avanzar en la democracia, exigimos el protagonismo del pueblo en la política, reclamamos que sea el

pueblo el que adopte por él mismo la decisión de si España ha de ser una monarquía o república.

Queremos acabar con la crisis económica, pero no nos limitamos a manifestar esa intención, decimos

cómo: decimos que las consecuencias de la crisis económica, para solucionarla efectivamente, no la

tienen que pagar los trabajadores y el pueblo, sino sus causantes: los grandes capitalistas y terratenientes;

que es empezando a arrebatar el control que sobre toda la economía éstos ejercen, como podemos ir

erradicando las mismas causas de la crisis.

Frente a la confusión, la claridad, aunque sea al preció de detenciones, aunque eso suponga ganarse las

enemistades de aquellos que prefieren las medias verdades o las mentiras a secas, pero con la confianza

de que es así y no de otro modo como contribuiremos a solucionar los problemas del pueblo. Esa ha sido

nuestra filosofía en las elecciones.

AMANCIO CABRERO LEDESMA

 

< Volver