Autor: Campo, J. F. del . 
   Casi un 60 por 100 de los emigrantes no podrán votar     
 
 Ya.    22/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Casi un 60 por TOO de los emigrantes no podrán votar

De los 50.000 habitantes que hay en Inglaterra, Gales y Escocia votarán sólo unos 3.000 • E! voto

por correo resulta bastante complicado para la mayoría

(Del corresponsal de YA y Logos, J. L. del Campo.)

Por lo que está ocurriendo en Inglaterra, Alemania, Suiza y otros países, en las elecciones españolas del

día 15 de junio piensan que podrá dejar de votar un 70 por 100 de la totalidad de los trabajadores hispanos

que están logrando pequeños capitales para el futuro. El mal de íontlo es general: taita de información,

retraso en poseerla y ninguna compenetración o sincronismo entre las esferas oficiales y la población

laboral. Este es un mal crónico que ahora empieza a curarse.

Este es el planteamiento en .general. Desde hace varios meses, las autoridades españolas en el Reino

Unido están siendo, presionadas por (a Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles urgiendo la

eumplimentación de sus reivindicaciones, y en este sentido se han dirigido ai Cuerpo Diplomático y

Consular, y por correo, al propio presidente Suárez. Nuestro embajador ha recibido a una comisión de la

Federación de Asociaciones, prometiendo su máxima ayuda para resolver los problemas planteados.

FAMTAN FACILIDADES

Por ser éstas las primeras elecciones generales en España después de cuarenta años, el desconcierto

abunda en muchos aspectos. El despiste afecta a 50.000 españoles que viven en Inglaterra, Gales y

Escocia. Probablemente sólo votarán unos tres mil, y la falta de información, insisto, es el tema del

momento. El voto por correspondencia es, a! parecer, tan complicado que la mayoría no se molesta en ir a

los centros oficiales a rellenar formularios, entre otras cosas porque no existe una sincronización de

horarios. Cuando el trabajador sale de su faena laboral, los organismos oficiales cierran sus puertas. Hay

además ´.´minúsculos" problemas, como «1 del franqueo de la correspondencia electoral. El Consulado de

España no abona el franqueo para este vital servicio; sin embargo, pagó los seilos cuando ei español tuvo

que emitir su voto para el referéndum. Esos diez peniques suponen en muchos casos un obstáculo más a

la tradicional pereza del español para cumplir sus obligaciones con la Patria.

 

< Volver