192 procuradores del antiguo régimen. 
 Quieren reengancharse  :   
 También lo harán veintiún ex ministros, diecinueve ejercieron con Franco y dos en la República. 
 Pueblo.     Páginas: 1. Párrafos: 5. 

También lo harán veintiún ex ministros, diecinueve ejercieron con Franco y dos en la República

MADRID,—Ciento noventa y cíoa candidatos de ios casi seis mil que se presentan a las próximas

elecciones al Congreso cíe Diputados y ai Senado, han sido procuradores de las Cortes orgánicas, según

iníorma Logos. Esta cifra reveía el grado de renovación de la ciase política que van a suponer ios

próximos comicios. La mayoría de esos ciento noventa y dos hombres se presentan por Alianza Popular o

ia Unión del Centro Democrático. Algunos por Falange Española, por Fuerza Nueva y los demás, como

independientes. Muchos figuran en cabeza de lista, por io que es posible que salgan elegidos. Sin

embargo, la exigua cifra de repetidores revela que ia presencia del antiguo «establecimiento» en las

próximas Cortes no será decisiva a la hora de la reforma constitucional, salvo .en la medida que los

nuevos diputados o senadores elegidos respondan a los antiguos criterios. La mayoría de los antiguos

procuradores que se presentan son, además, quienes tienen una imagen más aperturista o reformista.

Prácticamente, salvo 1 o s diecinueve ministros de Franco que se presentan (incluidos el presidente

Suárez y el señor Ruiz-Giménez) y dos ex ministros de la República (José María Gil-Robles y Manuel de

Irijo), el grueso de personalidades de! antiguo régimen quedan fuera del juego electoral. A estos efectos,

son de destacar, los llamados cuarenta consejeros nacionales permanentes, de los que sólo ocho se

presentan a las elecciones. La situación de esos consejeros vitalicios es singular, puesto que, hasta que la

futura reforma constitucional haga desaparecer el Movimiento como institución y su órgano máximo, el

Consejo Nacional, seguirán ostentando legalmente la condición de consejeros nacionales permanentes

(teóricamente hasta qu-e cumplieran los setenta y cinco años).

El resto de 1 o s consejeros nacionales concluyen su mandato el 13 de junio. Así, tendremos, después de

la constitución de las nuevas Cortes, un Consejo Nacional del Movimiento como órgano residual a

extinguir, cuyo presidente seguirá siéndolo el del Gobierno, y cuyos componentes serán sólo esos

consejeros vitalicios, porque no es de esperar que se convoquen nuevas elecciones para cubrir los puestos

electivos del Consejo.

Aunque sigan funcionando teóricamente las dos secretarías y el Cuerpo de ´Funcionarios del Consejo

Nacional, no se sabe si también desaparecerán tras las elecciones. Se cree que los funcionarios podrían

pasar a la Secretaría General del Gobierno.

En cualquier caso, las elecciones harán imposible que el peso de la mayoría de los votos en las nuevas

cámaras lo ostenten nombres vinculados al antiguo régimen. Esta es la más dará traducción de la ruptura

democrática que aportan las nuevas Cortes.

 

< Volver