Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
   Claustro de Barcelona: impresionante propuesta del profesor Maluquer     
 
 Ya.    31/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Claustro de Barcelona: Impresionante propuesta del profesor Maluquer

BARCELONA, 30. (Crónica de Manuel Vigil y Vázquez.)

La mayoría de los catedráticos siguen sin asistir a las sesione» del claustro de la Universidad Central,

reunido desde hace (¡niñee días. También asisten menos PNN y estudiantes. Con todo, merced a las

delegaciones de voto, quince exactamente, el claustro ha podido reanudarse esta mañana con el número

mínimo de asistentes para ser válido (número que iría disminuyendo durante la larga sesión).

Sobre el claustro pesa vina amenaza de suspensión, porque tanto los catedráticos que faltan a las sesiones

como un sector de estudiantes han puesto en duda la representatlvidad de los PNN y estudiantes

claustrales.

De momento al menos la amenaza ha sido esquivada y se ha entrado en un debate sereno, casi

académico, ´como correspondería a la institución, sobre cómo ha de formarse en realidad el claustro para

ser más exactamente representativo. De. la realidad a que se aspira ha sido • intérprete un veterano

profesor, el catedrático don Juan Maluquer de Motes, antiguo y famoso decano de la Facultad de Letras,

quien propone que el profesorado numerario y el no numerario forme un solo estamento, el del

profesorado, y que el otro estamento, el estudiantil, esté compuesto por tantos claustrales como los del

profesorado, lo cual supone, de hecho, incrementar el número de alumnos, que pasarian, de ser la tercera

parte del claustro, a ser la mitad. Esa proposición ha causado impresión incluso en el sector PNN-

estudiantes, que no se ha atrevido a rechazarla de frente porque supondría oponerse a que se incremente la

representación estudiantil, ni tampoco adoptarla, porque supondría que los PNN dejen de ser estamento

coaligado con el estudiantil, para pasar al bloque docente. No se ha votado la propuesta porque el doctor

Obiols dijo que hay que oír aún otras voces. El claustro, pues, sigue donde estaba hace quince días.

 

< Volver