Autor: ÍBERO. 
   Primar, ¿a quién?     
 
 Pueblo.    15/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

PRIMAR, ¿A QUIEN?

SEGUN informaciones aparecidas

recientemente en la Prensa, la cifra de 32.000 millones de pesetas para financiar la gratuidad de lar

ensenyanza pilvada, que se había proyectado para el presente curso, es ya una realidad. Como ´se sabe, la

financiación de gratuidad se realiza primando o subvencionando a los centros privados. Treinta y dos mil

millones de pesetas parecen muchos millo, nes, contando con que solamente se dirigen a la enseñanza

privada y que son inversiones a fondo perdido. Porque lo que se invierta en centros estatales ahí queda

para el futuro, bien sea en instalaciones, bien sea en profesorado. Pero en la privada queda a beneficio de

una acción particular. Voces se han alzado que más racional sería subvencionar a las familias que envíen

sus hijos a los colegios privados. Ahí está la cuestión.- primar ¿a quién ¿Cuál resultaría menos costoso y

cuál más social?

Por otra parte, ahora se hace público e] costo de almacenamiento de una importante partida de aceite de

oliva (unas cien mil toneladas), que fue adquirida por la Comisaría de Abastecimientos y Transportes en

la campaña anterior, retirándola del mercado para apoyo del sector. Esta operación, en un año, ha costado

480 millones de pesetas en almacenamiento; el coste ha representado alrededor de catorce pesetas a cada

ciudadano español, y ha encarecido al producto retenido en unas cinco pesetas por kilo durante el año

transcurrido. A costa del consumidor (treinta y cinco millones de españoles) se ha beneficiado al

almacenista (¿cuántos?, ¿quiénes?). Vuelve la pregunta: primar, ¿a quién? ¿Cuál resultaría menos costoso

y cuál más social? Son, simplemente, dos botones de muestra dentro de todo el abanico del

proteccionismo en que se ha desenvuelto ia política económica, tanto interior como exterior. O bien se

adopta la medida más cómoda o la más interesada para ciertos intereses, primándose sectores con´ un

sistema de aplicación que, crónicamente, y no sin paradoja, parece al revés.

IBERO

 

< Volver