Enseñanza. 
 Unos sesenta profesores de la Universidad de Barcelona denuncian las irregularidades del claustro  :   
 Ya intentaron hacerlas llegar, como impugnación, al Ministerio, pero el rector no lo tramitó ni el Ministerio respondió. 
 Ya.    21/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ENSEÑANZA

Unos sesenta profesores de la Universidad de Barcelona denuncian las irregularidades del claustro

Ya intentaron hacerlas ¡legar, como impugnación, al Ministerio, pero el rector no lo tramitó ni el

Ministerio respondió • la representación de PNN y alumnos nunca estuvo clara

un grupo de unos sesenta profesores de la Universidad de Barcelona acaba de entregar al ministro de

Educación un escrito en el que denuncia varios extremos del asunto "claustro" de aquella Universidad.

Dicen:

• El claustro inicial fue convocado por un rector nombrado directamente por el Ministerio, con cuatro

votos a favor en la Junta de Gobierno (menos de la quinta parte de sus miembros).

• Al claustro inicial fueron llamados los representantes de los adjuntos, PNN y alumnos, en el

número previsto por los estatutos provisionales vigentes; pero las personas que acudieron por los

PNN y alumnos nunca acreditaron, fehacientemente, su representación. De hecho, su

designación, en muchos casos se hizo en asamblea, no existía centro electoral, los participantes

en la elección fueron muchas veces escasos, no hay actas autentificadas, en las actas existentes no

se expresa el número de votantes ni los votos obtenidos por los candidatos. Como era de

esperar, se produjeron impugnaciones a tal representación.

• El claustro, al que se concedió ya carácter constituyente por el rector comisario convocante,

inició sus sesiones sin ninguna norma reguladora de su funcionamiento, y con un orden del día que

se alteró sobre la marcha. En la primera sesión, dimitió el citado rector, al no obtener el apoyo de los

reunidos. De los 367 votantes, 179 eran PNN y alumnos, que manifestaron ejercer sus derechos con

arreglo a una disciplina y mandato estamentales (cosa que no «e entiende, según lo antes dicho).

• Ante la amenaza de una retirada masiva por parte de catedráticos y agregados, se accedió a

nombrar una. comisión para redactar un proyecto de reglamento en el plazo de dos días. Por pre-

siones para votar inmediatamente una propuesta de reglamento, a pesar de la intervención del propio

rector Obiols, que defendía una suspensión de las sesiones para estudiar detenidamente el tema, más de

dos tercios de los catedráticos y agregados abandonaron el claustro, en desacuerdo por los procedimientos

seguidos, que impedían una deliberación serena y congruente con la importancia de los temas. El

reglamento fue aprobado.

• Desde este momento, siguieron las sesiones del claustro hasta decidir la composición tripartita del

futuro claustro. Las cinco últimas sesiones no reunieron nunca la mitad más uno de los claustrales,

quorum exigido por el reglamento aprobado. En una ocasión ´se reconoció la falta dé quorum y

se levantó !a sesión. Pero en las cuatro últimas sesiones se procedió como si lo hubiera, computando

las delegaciones de voto, que e.n principio no habían sido admitidas.

• El rector Obiols no ha dado trámite a las impugnaciones presentadas y el Ministerio tampoco ha.

respondido al escrito que contenía estas mismas observaciones. Sin embargo, el Ministerio ha aprobado el

nuevo claustro, aunque sólo sea para elegir nuevo rector.

Terminan manifestando su absoluta disconformidad con todo lo dicho, no por opción ideológica o política

alguna, sino porque no se están respetando unos elementales principios y reglas consustanciales al espíritu

de la Universidad. Con un proceso así viciado, no puede haber verdadera" renovación universitaria. "y no

parece democrático—dicen—responder con injurias y ataques personales a las censuras basadas en los

hechos relatados."

 

< Volver