Autor: García Jiménez, Jesús. 
 Joaquín Garrigues Walker. 
 La política educativa de la Federación de Partidos Demócratas y Liberales     
 
 Informaciones.    04/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 35. 

JOAQUÍN GARRIGUES WALKER

LA POLÍTICA EDUCATIVA DE LA FEDERACIÓN DE PARTIDOS DEMÓCRATAS Y LIBERALES

Por Jesús GARCÍA JIMÉNEZ

En nuestro deseo de ofrecer al pueblo español con claridad y precisión las distintas alternativas educativas

de los diferentes partidos políticos, presentamos hoy el programa educativo de la Federación de Partidos

Demócratas y Liberales Sirviéndonos de los puntos de vista manifestados por Joaquín Garrigues Walker y

la doctrina de la ponencia de Política Cultural de la Federación, resumimos los puntos esenciales de su

programa, ateniéndonos al orden de vuestro cuestionario habitual.

1¿Qué porcentaje reservaría su partido a la educación en el conjunto del presupuesto general del

Estado?

—Para una ideología personalista y democrática como la nuestra, la cultura, entendida como el proceso

de formación, desarrollo y proyección de la capacidad creadora de los seres humanos, no es una cuestión

banal. Si postulamos que la sociedad y la política deben estar al servicio de los individuos concretos, que

al fin y al cabo son los únicos que existen, por fuerza hemos de otorgar una prioridad a lo que constituye

el factor principal de perfeccionamiento de la personalidad humana, en lo que ésta tiene de más específico

en orden a su plena realización en este mundo.

En cuanto a la financiación del sistema educativo, canto las inversiones como su amortización y los

gastos operativos de la educación representan una proporción tan alta en el conjunto nacional que su

ordenación global ha de ser de competencia del Gobierno y, en definitiva, del Parlamento. Estos deben

garantizar la disponibilidad de los recursos necesarios y controlar su aplicación a efectos de que la

educación sea verdaderamente accesible a todos, sin distinción de clases sociales niveles de renta o lugar

de residencia. Es evidente que el sistema educativo requiere mayores inversiones. Hay que convencer al

país de que la enseñanza es una industria que requiere una inversión y un esfuerzo económicos muy

importantes por parte del Estado, porque es además la más rentable de las inversiones, Incluso desde el

punto de vista económico, no sólo humano.

í) ¿Cómo se entiende la ¿, relación entre política educa tiva y política cultural?

—Objetivo fundamental de la educación es la elevación del ser humano a la condición de persona, apta

para orientar su propia vida en libertad, desarrollando lo más posible sus capacidades individuales en

beneficio propio y de toda la comunidad. Al logro de ese resultado personal y social contribuyen en

primer lugar la familia; en segundo, la escuela, y junto a ellas, otras instituciones sociales de la mayor

importancia, como la Iglesia, (o Iglesias, en una situación de pluralismo religioso), la comunidad local o

regional, las Instituciones culturales, los medios de comunicación, etc. La política educativa, por

consiguiente, se inscribe y conecta con el ámbito de la política cultural. El sistema educativo debe

adecuarse a la realidad del medio histórico, cultural y político en que la enseñanza ha de realizarse.

3 ¿Considera que desde esa perspectiva sigue siendo válido el planteamiento de la ley General de

Educación?

—Si el Gobierno de transición democrática es verdaderamente un Gobierno democrático no debe

considerarse investido del Poder y delegación de la soberanía social, que tendrán los Gobiernos sucesivos.

Un Gobierno tíe transición democrática no debe efectuar más que un minimo de retoques en los sistemas

de estudios. Otra cosa que debería hacer es abrir un gran debate. Pero un debate para después. Ese sería el

momento de abordar en su plenitud el problema de un nuevo sistema educativo, que responda a las

nuevas .coordenadas del país.

4 ¿Una eventual revisión de la ley constituiría para su partido la base de una reforma educativa

(perfeccionamiento en la continuidad o exigiría una innovación constitutiva del sistema educativo en

sus objetivos, contenidos, estructuras y métodos?

—La organización del sistema escolar ha de dar satisfacción a tres órdenes de cuestiones: políticas,

técnicas y administrativas. Políticamente se trata de proyectar sobre él los principios que inspiran la

democracia moderna, liberal y social, que queremos para España, mediante la constitución de una escuela

libre (sea pública o privada) gobernada por los enseñantes, responsables ante las instancias democráticas

representativas de la comunidad a la que sirve y públicamente sometida a un sistema de garantías que

pueda ser eficazmente controlado.

Técnicamente, ja organización del sistema escolar ha de afectar a los grados de enseñanza, planes de

estudio, pruebas objetivas de acceso a los centros, cualificación de los enseñantes, titulación, empleo y

retribución, etc.

y, por fin, administrativamente se trata de lograr un sistema dinámico que permita aunar coordinación y

descentralización con autonomía, huyendo del peso muerto de la burocracia.

Entre el Departamento ministerial o equivalente del Gobierno central o del regional, que coordina e

impulsa, y los centros concretos es preciso establecer una red ágil de entidades funcionales intermedias

que deben cumplir una doble función: asistencia técnica a los centros y responsabilización democrática de

los mismos.

5 ¿Cuáles serian las grandes líneas de la nueva ley?

—Una política de educación digna de ese nombre en un país como el nuestro ha de ser a la vez ambiciosa

y realista. Se ha dicho, con una frase tan repetida que se ha convertido en tópico, que la enseñanza debe

ser obligatoria, igualitaria y gratuita. El principio, así expresado, no nos gusta. Nosotros pensamos más

bien que la enseñanza ha de ser generalizada y accesible para todos los escolares y sus familias,

independientemente de su lugar de habitación y de su situación económica. Y esas condiciones han de

cumplirse en todos los grados, desde la educación preescolar hasta la superior. Por otra parte, la

infraestructura escolar debe ser completa, descentralizada y libre. Lo primero significa que ha de alcanzar

a la totalidad del territorio y la población española y ha de estar a la altura de los tiempos. Lo segundo,

que ha de gobernarse democráticamente, desde las comunidades locales, provinciales, regionales o

nacionales, directamente interesadas, Lo tercero, que debe gozar de autonomía, sin estar atada por la

maraña de regulaciones burocráticas centralistas.

6 Enumere las cinco virtudes cívicas esenciales del español del año

2000. —Sin respuesta.

7 ¿Enseñanza confesional, enseñanza de inspiración cristiana o enseñanza laica?

—Dentro de este esquema general de organización de una escuela libre tendrán cabida las escuelas

confesionales y las laicas, las de inspiración humanístico-cristiana, aunque no sean confesionales y las

que a sí mismas se proclamen neutras.

8 ¿Considera conveniente la subvención oficial a los centros privados de enseñanza? -

—Dentro de un sistema de escuela libre el Estado debe arbitrar fórmulas de asistencia económica, más

bien por la vía de la ayuda a! escolar (o a su familia) que de la subvención de los centros, y mediante la

bonificación fiscal para gastos educativos, que habría de aplicarse también a las familias, sobre la base de

los impuestos más generalizados, con objeto de que se cumpla esa función social y contribuya a la

redistribución de rentas y de cargas.

9 ¿Cómo ha de entenderse el principio de igualdad de oportunidades en materia de enseñanza?

—Debe entenderse en el sentido de que todos los ciudadanos del país en edad escolar han de tener la po-

sibilidad práctica de acceder a centros de enseñanza adecuados a sus circunstancias personales de edad,

residencia, ambiente cultural y lingüístico, capacidad y vocación.

10 ¿En qué sentido se refiere su partido a la Misión política» de la Universidad?

—Lo que un país moderno, como la España actual, espera de la Universidad, y tiene derecho a que ésta

aporte, como contribución a su función cívico-política, puede resumirse en estos puntos:

1. Educación profesional de los titulados superiores.

2. Acción creadora en el orden de la investigación humanística y científica. Formación técnica, y

selección del profesorado superior.

3. Presencia activa en el campo general de la cultura humanística, científica y tecnológica, que influya

sobre todo el país.

4. Formación general de los alumnos. Ese proceso se consuma en un marco de convivencia humana,

libertad intelectual y actividades interdisciplinares, que son esenciales a la vida universitaria.

11 ¿En qué consiste la «autonomía universitaria» y hasta dónde sé extiende?

—Consiste en la administración por la .institución universitaria de los recursos disponibles para su

funcionamiento, en la fijación por la Universidad misma de sus planes de estudio y de investigación, en la

selección del profesorado y ea el establecimiento de los niveles técnicos, científicos, profesionales, etc.,

que se requieran para acceder a ella o para abandonarla. Problemas que hoy desbordan el marco

universitario y son directamente endosados al orden político general, convirtiéndose en problemas de

gobierno, como el caso de los profesores no numerarios» o la reordenación de estudios de la Facultad de

Ciencias de la Información, deberían hallar su solución en el seno mismo de la institución en que se

plantean.

12 ¿Qué piensa su partido sobre Ja homologación profesional y la evaluación periódica del Cuerpo de

enseñantes?

—Es Justo que la sociedad exija a los enseñantes una competencia profesional proporcionada a sus res-

ponsabilidades, que debe acreditarse con la prueba de aptitud pedagógica objetivamente documentada.

Pero a esos requisitos ha de corresponder la sociedad con las retribuciones correspondientes y con unas

garantías de empleo y de estabilidad. Dado que la homogeneidad es mayor en el caso del profesorado de

Educación General Básica, está más claramente justificada la unidad de Cuerpo. En la enseñanza

universitaria hay problemas más acusados. Para acceder al Cuerpo de enseñantes actualmente se opera

por la vía de las oposiciones o de los concursos,

13 ¿Qué papel" asignaría a la radio y la televisión al servicio de la enseñanza y la educación permanente?

—Sin respuesta.

4 de mayo de 1977

 

< Volver