Autor: Fuente, Elisa de la. 
   Los partidos políticos, ante la educación: escuela pública contra escuela privada     
 
 Informaciones.    08/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Los partidos políticos, ante la educación: Escuela publica contra escuela privada

MADRID, 8 (INFORMACIONES, por Elisa de la Fuente).

DURANTE Zas tres horas que duró el debate sobre educación entre diez representantes de partidos

políticos, organizado ayer en un hotel madrileño, y al que asistieron unas dos mil personas, se puso de

manifiesto claramente que en las futuras Cortes existirán dos corrientes antagónicas que corresponden a la

concepción de que la educación es un servicio público y que,, por tanto, el Estado debe sufragar su

mantenimiento y aquella otra partidaria de un mantenimiento de las estructuras educativas actuales con

más o menos retoques.

De los diez partidos asistentes, Alianza Popular, Federación Demócrata Cristiana liga Comunista

Revolucionaria, Movimiento Comunista, Organización Revolucionaria de Trabajadores, Partido

Comunista de España, Partido Socialista Obrero Español, Partido Socialista Popular, Partido del Trabajo

y Unión de Centro Democrático, solamente A.P., P.S.O.E., P.C.E. y P.S.P. ofrecieron una idea clara de lo

que un Gobierno futuro de su partido podría hacer en materia educativa.

Aunque ei acto no tenia carácter electoralista, los asistentes no evitaron las generalidades y cautelas

propias del período anterior a las elecciones, y solamente cuando se planteó la segunda pregunta, la forma

de financiar la educación, entraron en materia.

Con respecto a este aspecto para el representante de Alianza Popular, don José Manuel González Páramo,

el Estado no debe ser la única fuente de financiación de la enseñanza, sino que deben contribuir también

la iniciativa privada, local y regional. Se mostró partidario de las subvenciones en la medida que el Estado

hace la enseñanza obligatoria y suprime las fuentes de ingresos. Hizo una defensa de la enseñanza en las

Universidades americanas.

El representante de la Federación Demócrata - Cristiana, don Vicente Llorca, abogó por una escuela

pública, gestionada por las entidades culturales que toman parte en ella, y rechazó las subvenciones para

las escuelas donde subsiste el afán de lucro.

La urgencia en acoplar un sistema fiscal eficaz para financiar la educación fue defendida por el

representante del P.C.E., don Eugenio Triana, que abogó por que ei capítulo de educación en el

presupuesto del Estado fuera el más importante. «El gasto público en educación —dijo— debe duplicarse

y considerar las inversiones en este servicio antes que la protección a ciertas industrias que no sirven para

nada, salvo para aumentar las. ganancias de las multinacionales.»

Don Luis Gómez Llórente, del P.S.O.E., hizo distinción entre la reforma fiscal que piden ciertos partidos

instalados en el Poder y la que piden los partidos de la clase trabajadora. Dijo que el dinero de la sociedad

sólo debe ir a parar a una escuela pública y autogestionada. Desde un punto de vista realista consideró

imposible la desaparicion inmediata de las subvenciones, aunque dijo que los centros que se acogían a

este presupuesto debían ser autogestionados y controlados.

Para el representante del P.S.P., don Fernando Moran, la urgencia de los planteamientos educativos está

en contradicción con los ideales, por lo que hay que buscar las medidas que, sin contradecir las ideas

planteen urgentes soluciones; así consideró urgente la construcción de puestos escolares para la

consecución de una escuela pública y gratuita, la creación de puestos de preescolar como forma de

conseguir la igualdad social. Abogó por la congelación de subvenciones y aplicar éstas a las escuelas

socialmente útiles, con un claro aumento en el sector público.

Don Federico Rodríguez, de Centro Democrático, expuso que no hay tiempo para preparar el próximo

curso, que un sistema distinto de financiación supone, al menos tres o cuatro años. Abogó por las

subvenciones como forma de defensa de la enseñanza privada que —dijo— podría estructurarse no so1a-

mente en la forma que ahora se otorgan sino a través de cooperativas. Como medida urgente propuso

dotar al Ministerio de Educación y Ciencia de una maquinaria burocrática, suficiente para atender al

número de estudiantes y funcionarios que dependen del Departamento.

Los partidos de la izquierda del P.C.E. coincidieron en la propuesta de una educación estatal, en la

abolición de las subvenciones a la enseñanza privada a medio plazo y en la necesidad de las

construcciones escolares en las zonas más necesitadas.

INFORMACIONES

 

< Volver