Autor: García Martínez, José (PGARCÍA) (P. GARCÍA). 
   Actividades de la oposición     
 
 Ya.    26/09/1976.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Actividades de la oposición

HASTA hace poeo el español de la calle fro sabía a ciencia cierta cuáíes podían ser las actividades de loe

hombres de la oposición de este país, porque a tos hombres de la oposición no los dejaban en paz y se

habían de pasar todo el tiempo en el exilio, en la clandestinidad o pagando multas gubernativas. Al fin las

cosas han cambiado, se ha inaugurado la predemocracia y los hombrea de la oposición pueden actuar con

cierta tranquilidad

El español de la calle, después de tantos años sin oposición, a la vista de las noticias que le dan los

periódicos sobre la oposición, cree entender que cuando alguien es de la oposición suele hacer lo

siguiente:

• Abrir un despacho que es la sede de un partido adjetivado como "democrático" o "popular".

O Recorrerse todas las provincias españolas para establecer contactos a nivel regional

• Viajar mucho al extranje

ro, para formalizar amistada»

importantes.

• Llamar "guerra civil" a lo

que otros llamaban "cruzada".

• Hablar de los cuarenta año* de dictadura que ha padecido eií paie.

• Responder a todas las entrevistas que les piden las revistas especializadas cada a«mána.

• Contestar a todas las encuestas que les hacen loe periódicos casi cada día, en cuanto el Gobierno

mueve un dedo.

• Estar en desacuerdo con las decisiones que emanen deft poder.

O Reunirse en almuerzos y cenas casi cada semana, para ver el de una vez se unifican criterios y ee ofrece

un frente sólido y coherente ante el "establishment".

• Convocar ruedas de prensa con mucha frecuencia.

• Emitir comunicados y documentos por menos de nada.

• Decir que quieren para los españoles tanta libertad, democracia, desarrollo, paz y justicia social

como han dicho que querían para los españoles los instalados en ei poder desd* 1939 hasta acá.

• Y presumir de que van a tener una cita con el presidente.

* • *

A mí la oposición me es simpática. Apunto lo que antecede sólo como observación desde la óptica del

hombre de la calle. Y porque no quiero que, al final, _ la oposición termine siendo tan chusca como la

situación,

PGARC1A.

 

< Volver