Autor: J. Z.. 
 Gratiniano Nieto, en la despedida como rector de la Autónoma. 
 La universidad española nunca ha sido clasista     
 
 Arriba.    06/07/1977.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

GRATINIANO NIETO, EN LA DESPEDIDA COMO RECTOR DE LA AUTÓNOMA

«La Universidad española nunca ha sido clasista»

Gratiniano Nieto Gallo ha terminado su mandato como rector de la Universidad Complutense de Madrid.

Concluidos los cuatro años, pana los que fue designado por el entonces Ministro de Educación, don Julio

Rodríguez, ha puesto su cargo a disposición de quien corresponda. Son los nuevos vientos democráticos.

Pero a Gratiniano Nieto le han pedido que continúe hasta octubre, fecha en la que, según indicios, tendrá

lugar la elección, no designación, de rector. Gratiniano Nieto ha manifestado que considera necesario un

cambio de aires en el ¡rectorado y Que muy probablemente él no se presentará. «Volveré a mí

departamento de arqueología», ha manifestado. El señor Nieto Gallo ha ocupado distintos puestos en la

Administración: director general de Bellas Artes, director del Instituto Central de Restauración, asesor

cultural de la Delegación Nacional de la Juventud, etc...

—Efectivamente, los cuatro años para ios cuales fui designado rector han concluido. Esto se lo he

comunicado a la Junta de gobierno y ésta ha acordado por unanimidad recabar de] Ministerio que me

prorrogase el tiempo de rector hasta que sea elegido uno nuevo. La Junta ha discutido las condiciones que

han de tenerse en cuenta para la elección de rector. Teniendo en cuenta que las elecciones van a realizarse

en octubre, yo no podía negarme al requerimiento de la Junta.

—¿Usted se presentará a las elecciones?

—Es algo que no me he planteado, pero pienso que en una Universidad es positivo que haya renovación

de puntos de vista. El cambio de rector es importante para la vida universitaria.

LA UNIVERSIDAD, HOY

—¿Qué diferencia hay entre la actual Universidad y la de hace cuatro años?

—La Universidad, como organismo vivo que es, está en permanente cambio. En esto radica parte dé su

servidumbre y parte de su grandeza. De forma que (a Universidad ha evolucionado al mismo ritmo con

que ha evolucionado la sociedad española. Sucede que la Universidad es un barómetro muy sensible- y en

ella repercuten y se ponen de manifiesto más que en otros ambientes cualquier tensión, cualquier cambio.

Rara un rector esto no supone mayores dificultades que las que se derivan de una institución en formación

y de una sociedad en trance de cambio. En esta Universidad, la Autónoma, las dificultades han provenido

de la escasez de plazas para profesores numerarios y de la situación económica. Esto repercute

necesariamente en la autonomía universitaria. ´Realmente el gobierno de una institución tan compleja

necesita una agilidad que actualmente no tiene en el terreno administrativo.

—Usted dice que la Universidad es un barómetro muy sensible y que refleja las tensiones ambientales.

Esto es cierto por parte, posiblemente, del alumnado. Pero en muchas ocasiones, la Universidad española

como Institución ¿no ha estado de espaldas a las verdaderas exigencias de una sociedad en evolución?

—Esto es un problema difícil de analizar. Por mi parta, en ia Universidad Autónoma se ha dado un

amplio margen de libertad. Aquí se ha hablado y discutido de todo, de cualquier cuestión. Ahora bien,

siempre se producen tensiones que muchas vece» no tienen su motivación en razones estrictamente

universitarias. Esto es lamentable que acontezca en una Universidad. Esta debe ser un lugar abierto a

todas las tendencias, a todas las opiniones y a todos los puntos de vista. En fa Universidad se deben

cambiar opiniones con un talante auténticamente dialogante y coloquial, circunstancia que, por unas u

otras razones, no siempre se han dado en la Universidad española.

CULTURA – LIBERTAD

-—Yo me refería a la Universidad-Institución como lugar restrictivo que imparte una cultura escasamente

liberadora.

• En nuestro país ha sido Ja institución que más eficazmente ha contribuido a la nivelación de las clases

sociales

—Puede que lo que he dicho antes sobre fas tensiones, etc..., viniera dado por la falta de libertad que en la

cade había para muchos planteamientos. Por eso tenemos fa esperanza de que muchas tensiones que

descargaban en la Universidad pasen, a partir de ahora, a otras zonas de la sociedad que es donde

verdaderamente deben ponerse de manifiesto. Con ello s« conseguirá que la Universidad se dedique con

más rigor y eficacia a la labor docente. La primera interesada en que las Universidades funcionen a pleno

rendimiento es la sociedad.

—A pleno rendimiento, dentro de un esquema clasista como es la Universidad española.

—Sobre esto se ha hablado mucho y se han hecho afirmaciones: que no siempre tienen justificación. Yo

he sostenido que Ja Universidad española jamás ha sido clasista. La Universidad jamás ha preguntado a

nadie cuál es su procedencia socioeconómica. Como tal Universidad ha estado abierta a todo el mundo. fe

oes, diría que en España ha sido la institución que mas eficazmente ha contribuido a Ia nivelación de fes

clases sociales. Hay infinidad de personas qué hoy ocupan puestos en la vida política, docente, social,

etc., cuya extracción no es precisamente la que conocemos con el nombre de clases privilegiadas, insisto

que puede haber sfdb clasista ia sociedad, pero no la Universidad. Nunca ha tenido en cuenta la proce-

dencia ni la situación familiar.

—El simple acceso, en líneas generales, a la Universidad española de estos años supone ya una identifica-

ción de clases. Por otra parte, usted ha afirmado que la Universidad es el reflejo de la sociedad y si afirma

también que la sociedad es clasista-.

—Insisto que esto no es achacable a la Universidad. Este no puede ser la que organice y redistribuya la

renta nacional. Aquí nunca ha habido distingos ni diferencias y se han sentado juntos alumnos

procedentes de tos más distintos estratos sociales. Que unos hayan tenido mas- dificultades que otros para

llegar es ya otro problema.

—¿£s indiscrección preguntarle de qué capa social procede usted?

—Yo procedo de una clase media. Mi padre, médico rural, y mi familia en una posición de dase media

como tantas han existido. De esas familias que, con mucho esfuerzo y trabajo, llegan a hacer carreras

universitarias las y conseguir los puestos que hemos podido alcanzar tras múltiples ejercicios,

oposiciones.

Miércoles 6 julio 1977

 

< Volver