Autor: Veira, Carlos. 
 Enseñanza. Encontrar colegio en Madrid. 
 En algunos colegios se practica una selectividad intelectual inadmisible     
 
 Ya.    08/07/1977.  Página: 40. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

ya Pag. 40

SECCIONES FIJAS

8-VII-77

ENSEÑANZA

ENCONTRAR COLEGIO EN MADRID

EN ALGUNOS COLEGIOS SE PRACTICA una selectividad intelectual inadmisible

Se hace una "oposición" a niños de cinco años pidiéndoles que sepan lo que se les debe enseñar fuego en

primero de EGB • Algunos centros convierten a los niños en "alumnos no numerarios" • Los niños con

alguna dificultad de lenguaje tienen más trabas • "Este año, el agobio mayor lo tenemos en institutos",

dice el delegado del Ministerio

Con la llegada de las fechas finales del curso académico ha comenzado también una temporada que

muchos padres de familia viven con auténtica angustia, por un motivo muy concreto: tienen que buscar y

encontrar un colegio para sus hijos pequeños o se les cae encima algún otro problema escolar relacionado

con las notas obtenidas por sus chavales en el mes de junio. Como es natural, habrá muchos hogares en

que, al menos este año, no tengan tales problemas o dificultades; pero en muchos otros. si, y para reflejar

informativamente estas situaciones hemos recurrido a consultar a algunas de estas familias (de las que no

daremos nombres) para que nos cuenten, en vivo, lo que realmente les pasa.

Veamos el caso de un padre de familia joven que busca colegio de EGB en una zona conflictiva de

Madrid: el barrio del Pilar. Resultado: peregrinación por dos colegios privados y otros dos del Estado, sin

que nadie le ofrezca una plaza. Faso siguiente: salir del barrio, hacia otros tres buenos colegios privados y

un conocido instituto con mucha demanda desde todo Madrid. Un último intento en otro colegio privado

y un balance desolador: ocho tentativas y los niños sin plaza escolar. Se trata de un profesional normal y

corriente.

MILITARES QUE CAMBIAN DE DESTINO

La cosa se complica si el padre de familia es militar y acaban de cambiarle el destino a la capital del país.

Por cercania a domicilio familiar acude a un centro de religiosos de las cercanías del barrio del Pilar. Se

topa con una solemne incomprensión para su problema y con una clara negativa: no hay plaza para un

niño de cinco años. Segundo intento en otro colegio de la misma orden, a varios kilómetros de su

domicilio. El problema se le complica bastante: si el niño quiere tener alguna posibilidad de entrar, debe

hacer previamente un examen,-en el que el colegio tratará de comprobar si sabe leer y escribir

aceptablemente, es decir, si ya tiene la preparación que se le debería proporcionar al niño en el curso en el

que se quiere matricular: primero de EGB. Como el niño, por Hijo de militar, ha pasado ya por varios

colegios de preescolar en diferentes poblaciones, según iban destinando a su padre, no tiene, por supuesto,

la preparación exigida, y no obtiene la plaza en esta primera oposición selectiva de su corta vida.

Tenemos testimonios directos que nos hablan de que, en Granada, donde hay muchas más peticiones de

plaza escolar en colegios de religiosos que en colegios estatales, sucede algo parecido con esta prematura

selectividad. Y el caso se repite, según dicen muchos, en la mayoría de las poblaciones españolas. Es uno

de Jos problemas graves que tiene planteado hoy por hoy la familia en esta cuestión: muchos padres

quieren para sus hijos un tipo determinado de educación y terminan no pudiendo elegirla por falta de

plazas en la zona en que viven.

ALUMNOS NO NUMERARIOS

En algún colegio privado se cita a los niños y a sus padres a las nueve de la mañana para ver las

posibilidades de admisión, pero se forman colas desde las siete1 y media para entrevistarse con el director

de estudios. Y en algún caso, aunque consigan una plaza, se les dice claramente que no piensen que, por

el hecho le haber admitido al niño un año, tiene ya escuela asegurada para el año siguiente y hasta que

termine los estudios. Con lo cual los padres se ven libres de la preocupación escasamente por un año, para

seguir bajo la espada de Damocles al año siguiente.

Y que el niño no suspenda demasiadas, asignaturas. No hace muchos días, en algunas familias se han

recibido notificaciones contundentes del colegio (privado) relativas a alguno de los chicos, que han

suspendido, por ejemplo, tres materias en EGB. El colegio dice a los padres: puede usted hacer dos cosas:

si quiere, nosotros le examinamos al chico en septiembre, le aprobamos, pero el chico tiene que cambiar

de colegio, porque aquí ya no le queremos con el precedente de los suspensos. Si no quiere hacer esto,

que no venga a examinarse en septiembre y que repita el curso. Otro aspecto sangrante de selectividad

intelectual.

NIÑOS CON ALGÚN PROBLEMA ESPECIAL

No digamos nada de algún caso de una niña de cinco años, que es perfectamente normal en su desarrollo,

sólo que tiene algún retraso en la destreza lingüística. Esto, niña, acompañada por sus padres, fue a pedir

una plaza para comenzar la EGB o para hacer el último año de preescolar (los padres casi preferían esto

último; aunque supusiera un retraso de un año para la niña, porque consideraban que era preferible que se

preparara mejor y luego estuviera a gusto con el nivel de primero de EGB y con sus compañeras).

Aterrizaron en un colegio de religiosas, en donde ya a las niñas de tres años les hacen un "test" para ver si

las aceptan o no. En el caso que nos ocupa, para niñas de cinco años había muy pocas plazas disponibles

y bastantes solicitudes de ingreso. Para niñas de cuatro años había ya más plazas. Para el primer caso se

exigía que la niña supiera ya leer y escribir; lo que dijimos antes. Había también preferencia, para niñas

que ya tuvieran una hermana en el centro, lo cual parees razonable. Pero los padres toparon con una rígida

propensión del colegio a cumplir algo que es legal y que muchas familias no lo consideran acertado; a

saber: cada alumno tiene que estar rígidamente con los de su edad, aunque su preparación no se

corresponda con ese nivel. Después vienen los complejos. En esta historia que contamos ahora sucedió

que salió, a cuento el tema de que la niña había hablado tarde y tenía dificultades de lenguaje. Al oír eso

la representante del colegio comentó" que en tal caso automáticamente JTO había plaza para la niña. Es

de suponer la indignación de los padres, que creían, como es lógico, que un colegio está para enseñar a

los niños, a todos los niños, sea cual sea el puntó de partida y las dificultades de aprendizaje. Salieron de

allí, aparte de con un gran enfado, con la clara Impresión de que sólo los superdotados son bien acogidos

en tales centros. Y recordaban lo que les había dicho el médico que atiende a la niña en lo del lenguaje:

no se les ocurra meter a, la niña en un centro de educación especial en el que tenga que convivir con otros

niños que, con seguridad, tendrán retrasos mucho mayores que ella; lo que le conviene » la niña es

convivir con otros niños completamente normales, porque ella misma es normal y las deficiencias qua

tiene se corregirán con el tiempo y una adecuada atención en ambiente normal,

Esos mismos padres acudieron luego a un colegio nacional. Gracias a unas amistades, les dijeron que

habría plaza para su hija, pero no se lo quisieron confirmar en abril-mayo, cuando fueron a pedirla. Les

dijeron que en junio les llamarían para contestarles. Pasó junio y de respuesta nada. Si no recurren otra

vez a las amistades, probablemente la promesa de plaza se hubiera quedado en eso, en promesa. Pero

estos padres, como resultado de su peregrinación, se han quedado con la nefasta impresión de que hay

colegios que no quieren hacer esfuerzos educativos especiales. En aquellos momentos les hablaron de

otro colegio que atendía, junto a un funcionamiento normal, a niños con dificultades de lenguaje. Pero, in-

cluyendo la comida, ese colegio les salía por unas 14.000 pesetas al mes. Como es de comprender,

abandonaron la idea.

La revista "Escuela Española" se refiere, en su último número, al caso de! Instituto Lope de Vega, en el

que un padre, tras haber reservado plaza para una hija, recibe, a estas alturas, la aclaración de la dirección

de que eso no significa que vaya a tener plaza. "Con toda probabilidad no será admitida su hija ni ninguna

de Aluche. Los de Aluche tienen institutos y no pertenecen a esta zona." Se les devolverían las cien

pesetas de la "reserva" y vaya usted a buscar otro centro a estas alturas.

PROBLEMAS DE MORATALAZ

En Moratalaz, donde sólo existe ahora el Instituto Rey Pastor, el problema es también angustioso:

terminan en la zona octavo de EGB unos 1.200 chicos que pueden entrar en bachillerato. El Rey Pastor

sólo ofrece 180 plazas. Y no vale decir que está en avanzada construcción otro instituto en Estrella-

Moratalaz, porque se duda que esté terminado en octubre y porque, además, también la zona de Estrella

tiene necesidades escolares. La propuesta que hicieron al Ministerio de habilitar plazas en la Escuela de

Maestría, que fue bien acogida, todavía no es un hecho firme que resuelva el problema real. El otro

proyecto de instituto que hay para Moratalaz, se piensa en el barrio que va para largo. En los colegios

nacionales de la zona sigue habiendo colas.

INADMISIBLE SELECTIVIDAD

¿Qué pensar de todo esto? Carmen Alvear, presidenta de la Federación Católica, de Padres de Madrid,

nos califica muy claramente los hechos descritos: primero—nos dice—, está claro de que muchas familias

quieren un centro con un ideario coherente con sus ideas y no lo encuentran, y en esto no hay igualdad de

oportunidades, bien sea por io caros que son algunos de esos colegios, bien sea porque no se corresponde

la demanda de los padres con la orientación que hay en los colegios reales. Segundo, al mismo tiempo

que nosotros defendemos esa libertad,- defendemos también que la igualdad de oportunidades debe existir

para todos los niños, sea cual sea su punto de partida, y que la educación es un servicio de interés general.

Esa selección intelectual que practican algunos colegios es todavía peor que la económica, y es

inadmisible. Tales colegios están actuando en interés propio y no para el interés general, porque quieran

quedarse solamente con los alumnos bien o superdotados para prestigio particular del centro. No se pueda

admitir. Si hay menos plazas qua demanda, se deben establecer unos criterios claros y públicos da

admisión, en los que se establezca una prioridad para los que tienen hermanos en el mismo colegio, los

que vivan cerca del centro, los que pertenezcan a familias con algún problema especial, etc. Ahora bien,

es también inadmisible ese examen de lectura y escritura, que luego deben aprender en primero de EGB.

Esa "oposición" a los cinco años, y esas otras selecciones al final de cada curso, son más de lo que se

puede aguantar. Un niño debe poder empezar la EGB aunque sea analfabeto. ¿ Cuál es el criterio para

marcar el nivel que deben tener los niños para empezar la EGB? ¿El mencionado interés particular del

centro? Algunos aducen que si no se hace así los -perjudicados son los niños que van retrasados. Pero

entonces, ¿con qué se está comparando el nivel que los niños traen? ¿Tal vez con los libros de texto?

Entonces habría que decir que éstos son inadecuados por completo.

MADRID: AGOBIOS, SOBRE TODO DE INSTITUTOS

Finalmente, para terminar est« reportaje, en e! que no hemos querido sino dar algunas pinceladas a

problemas muy reales, sin que sepamos si son generales, hemos hablado con el delegado de Educación de

Madrid, señor Rafael Soto, para saber qué dificultades para encontrar plaza escolar hay este año en

Madrid. Su respuesta se refiere a los centros estatales y ea la siguiente: "Puede usted asegurar, por la

experiencia de años anteriores, que si hubiera problemas insolubles en algunas barriadas, en EGB,

tendríamos aquí en seguida la presión de las diversas asociaciones interesadas en el tema. Pues bien: este

año podemos decir que el problema en cuanto a plazas de EGB está muy localizado en el barrio del Pilar

(donde tenemos 600 solicitudes que hemos admitido, pero que no tienen plaza, y esperamos tener para

ellos, a. finales de septiembre, 16 nuevas unidades disponibles), y en Vicálvaro, para el que estamos

gestión nando ocho unidades, pendientes de colocación, porque tenemos que recibir terrenos del

Ayuntamiento. En el Pozo del Tío Raimundo ya están previstas otras ocho unidades para octubre.

Loe problemas no son agobiantes, desde mi punto de vista, en EGB.´ Si lo son en bachillerato, en que

tenemos reuniones muy frecuentes para ver lo que podemos hacer. Otra cosa es la provincia de Madrid,

donde sigue habiendo problemas de escolarización. En cambio, tengo noticias de que muchos colegios

subvencionados con "ayuda al precio" se quejan dg que se les marchan los alumnos a colegios nacionales

y se quedan con plazas libres. Esto, en términos generales, que significa dotación de plazas globales en

relación con la demanda global. En cambio, aquellas personas que quieren plaza en un colegio

determinado, porque saben que funciona bien, porque está cerca de casa, o por cualquier otro motivo, sí

que tienen problema todavía. Encontrarán plaza en otro colegio determinado," porque saben el de su

preferencia."

C. V.

 

< Volver