Educación. La Ley General de Educación. 
 Puede ser revisada  :   
 La función de la enseñanza corresponde fundamentalmente al Estado) Iñigo Cavero. 
 Arriba.    17/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

La ley General de Educación

PUEDE SER REVISADA

• «La función de la enseñanza corresponde fundamentalmente al Estado»

(Iñigo Cavero)

BARCELONA. (Especial para ARRIBA.)—«Uno de mis objetivos es estudiar la posible revisión de ta

ley General de Educación, ha dicho el Ministro de Educación y Ciencia, don Iñigo Cavero Latai llade, en

unas declaraciones que publicó ayer «La Vanguardia», de Barcelona.

Al ser preguntado sobre si es partidario de la nacionalización de la enseñanza, el Ministro ha dicho: «La

función de la enseñanza le corresponde, a mi juicio, fundamentalmente al Estado, lo cual no es óbice para

que con carácter complementario o subsidiario reconozca la existencia de una enseñanza privada que en

tanto que descarga el Estado de la atención plena de la educación, deba ser objeto de asistencia.»

El Ministro de Educación es partidario de dedicar «una gran parte de los medios económicos a la

extensión educativa en los niveles básicos y de enseñanzas medias y profesionales, pues a la Universidad

acceden hasta ahora un sector reducido de nuestra juventud»,

Universidad

En cuanto al tema universitario, el Ministro, señor Cavero, asegura que «creo que nuestras Universidades

más que amales endémicos» requiere la Universidad amplias reformas que mejorarían su rentabilidad

social y la calidad de la enseñanza. Tales reformas habría que encontrarlas a través de una potenciación

de las autonomías de las Universidades y de nuevas formas de organización de los distintos niveles de

profesorado, independientemente de dotarlas de medios de´ investigación adecuados».

En cuanto a los mayores problemas en el sector educativo, el Ministro ha dicho que son «la falta de plazas

escolares; garantías de permanencia para los distintos niveles de enseñantes y retribución suficiente de los

mismos para conseguir su dedicación; superación de la desigualdad de oportunidades basadas en la falta

de medios económicos; racionalización de los recursos de investigación y fijación de los objetivos de los

mismos y, en general, planificar las enseñanzas universitarias y profesionales en función de la capacidad

de nuestra, estructura económica para absorber los futuros licenciados y profesionales».

Participación

En cuanto a los canales de participación de los padres, el Ministro de Educación y Ciencia ha dicho que

«a mi juicio resulta muy conveniente, incluso añadiría necesario, el que se establezcan vías eficaces para

que pueda . ser considerada en todo momento la opinión de los padres de los ´ alumnos dentro del marco

de una organización participativa de la enseñanza».

El Ministro, después de señalar que con las nuevas medidas fiscales se podrá sanear el problema de

centros escolares y las retribuciones, ha indicado, refiriéndose a la Universidad, que no existe una

carencia de centros superiores, y las Universidades deberían acomodar el número de alumnos a la real

capacidad de absorción de la sociedad de estos profesionales.

Plan de urgencia para el problema educativo

Las federaciones de enseñanza englobadas en la UGT, USO, CC. OO., CNT y la mayoría de las

agrupaciones sindicales del sector han elaborado un «plan de urgencia», «ante la caótica situación en que

se encuentra el actual sistema educativo, agravada por diversas razones durante el último curso».

El plan citado —cuyo objetivo es el de «recoger unas medidas mínimas, posibles y realizables que puedan

sentar las bases de la nueva ley de Educación exigida por la escuela pública que necesitamos»— propone,

entre otros apartados, loé siguientes:

— Reconocimiento por parte del Ministerio de Educación de la enseñanza preescolar y guarderías.

— Eliminación de la doble titulación al final de la EGB.

— Derogación de la aplicación de la ley de Selectividad.

Gestión democrática

— Reconocimiento del derecho a la planificación de la enseñanza por los organismos de autogobierno

de la Generalitat, en Cataluña, y por las entidades similares en el resto de las nacionalidades y regiones.

— Participación de todos los estamentos implicados en la enseñanza, en los organismos de decisión del

Estado sobre política educativa.

— Derecho de los Sindicatos, como representantes del conjunto de los trabajadores, a intervenir en la

planificación y gestión del sistema educativo.

Asimismo se incluyen en este «plan de urgencia para la enseñanza» la aconfesionalidad de los centros y

su pluralismo ideológico, la supresión de las materias que implican discriminación sexual y la puesta en

marcha de aquellas medidas «que Impliquen el aprendizaje de la lengua materna en cada nacionalidad, sin

lesionar ninguno de los derechos que puedan entrar en conflicto durante el tiempo de transición hacia la

plena consecución de los derechos nacionales a nivel de escuela».

 

< Volver