El Rey presidió la entrega de despachos de EM. 
 Suárez: Fría acogida en la Escuela de Estado Mayor     
 
 Diario 16.    05/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

El, Rey presidió la entrega de despachos de EM

Suárez: Fría acogida en la Escuela de Estado Mayor

MADRID, 5 >D18)._E1 presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, fue acogido ayer con cierta frialdad por

oficiales te Estado Mayor y altos mandos militares, en´ el acto de entrega de diplomas en a Escuela de

Estado Mayor, lúe presidió el Rey.

El vicepresidente priñieró para Asuntos de la Defensa, -«niente general Manuel Gutiérrez Mellado, y los

tres ministros militares, asistieron también. ai acto, que se desarrolló con bastante menos ¡-alor que él

habitual, según pudo comprobar D16.

Los militares congregados en la Escuela dé Estado Mayor —según lina norma habitual— no aplaudieron

los diversos discursos pronunciados, y sólo las palabras de Don Juan Carlos fueron acogidas con aplausos

"por los familiares de los militares desde las tribunas del público.

El Rey, que vestía uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, recordó a los oficiales de Estado

Mayor, a los que poco antes había entregado sus diplomas, que en estos momentos "tan importantes que

nos ha tocado vivir" las virtudes tradicionales del Ejército constituyen la más firme garantía y la más

firme esperanza del futuro de España.

"Vosotros, Jefes y oficiales de Estado Mayor —continuó el Rey—, conocéis bien la importancia suprema

de la misión, a la que todo ee ha de subordinar. El cumplimiento de esa gran misión que es la Patria ha de

contar con vuestra firme voluntad de lograr una España que construya un nuevo futuro con los valotes

autén-ticos de su tradición de si-gios."

Politización del Ejército

El general Jefe de la Escuela de Estado Mayor, José Martínez Jiménez, pronunció la última lección del

curso sobre "Actividades y or-ganizaciones negativas de las Fuerzas Armadas", tema, dijo, que es muy

actual.

Él general Martínez, comenzó refiriéndose al "desastroso" ejemplo de las Juntas de Defensa militares que

surgieron en España entre 1917 y 1923 para criticar luego el sindicato holandés de soldados, en el que la

tropa, dijo, puede llegar hasta desobedecer las órdenes si no las estima procedentes.

El conferenciante explicó que las organizaciones negativas quieren ignorar la manera de ser y actuar in-

dispensable en los ejércitos, "juzgando a éstos como entes inadaptados a la sociedad, a modo de un quiste

necesitado de intervención".

"Las catisas negativas generales —añadió— dan pie sin gran esfuerzo a argumentos abiertamente

tendenciosos, en particular, a los relativos a las libertades del militar, como un ciudadano

más, que llevan fácilmente a la vulneración del secreto y reserva obligados en muchos asuntos castrenses,

a la desunión en las Fuerzas Armadas y a la politización de la institución militar,"

Las organizaciones negativas, según explicó, el general Martínez, también jsue-den calificarse de

subversivas y pretenden varios objetivos: conservar, reformar, neutralizar o anular el ordenamiento

existente en las FAS.

"La estrategia conservadora—explicó— no es muy aconsejable pues, con. afán de mantener lo

tradicional, se puede • caer en el inmo-vilismo, aumentando el aislamiento de la institución militar en el

seno de una sociedad marcadamente evolucionista."

La UMD, al fondo

El general Jefe dé la Escuela de Estado Mayor se refirió, sin citarla, a la unión Militar Democrática

(UMD) al definir la estrategia reformadora de las llamadas organizaciones negativas.

"La estrategia reformadora -afirmó textualmente— con propósitos de corregir y perfeccionar la FAS la

preconizan aquellas minorías de oficiales que empiezan, actuando de buena fe, crean una comunidad de

sentimientos de orden profesional y terminan, en decidida postura antirreglamentaria, constituyendo una

asociación que, de no ser reconocida por el poder, como mal menor, para encauzarla y contro-latía,

encuentra el apoyo de la oposición ilegal, con lo cual las altruistas miras iniciales son suplantadas por

otras de significación tendenciosa."

El general Martínez explicó que si el Gobierno es fuerte y consciente de su responsabilidad combate este

tipo de asociaciones...

Por último, la estrategia de neutralización persigue "politizar a las Fuerzas Armadas como colectividad y

hacer que se inmiscuyan en la vida pública de] país, para aprovechar el partido político que la preconiza

el proceso de ruptura subsiguiente. Es el sistema practicado -por los comunistas en bastantes paises".

Finalizado el acto, él Rey tomó un vino de honor con los oficiales y Jefes de Estado Mayor, acto al que no

se permitió el acceso a la prensa.

 

< Volver