Autor: Carrillo Solares, Santiago. 
 Mañana, día de las Fuerzas Armadas. 
 Instrumento de la voluntad de España     
 
 Diario 16.    28/05/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Instrumento de la voluntad de España

Santiago Carrillo

(Secretario general del Partido Comunista de España)

En torno al desfile de las Fuerzas Armadas han circulado los rumores más disparatados referidos a la

actitud que adoptaríamos los comunistas. Se ha llegado a decir que iríamos a ese desfile con banderas

rojas y puño» levantados en actitud de provocación. Nada más lejos de nuestro ánimo; si alguien hiciera

gestos parecidos no serían los comunistas, sino los miembros de la ultraderecha disfrazados, que quieren

desestabilizar este país y hacer abortar las elecciones del 15 de junio. Queremos dejarlo claro, por ade-

lantado, en el caso de que alguien alentase efectivamente tales intenciones.

Dicho esto quiero añadir que .nosotros, como, todos los demócratas y cuantos españoles desean la

reconciliación nacional, acogemos favorablemente el hecho de qué este año el desfile no conmemoré la

victoria de unos españoles sobre otros.

Las Fuerzas Armadas españoles no han nacido el 18 de julio de 1936; su historia se remonta a siglos

atrás, y puestos a celebrar gestas en las que se ilustró su bravura y capacidad podrían encontrarse muchas

otras más acordes con su carácter y misión nacionales. "La guerra civil fue un episodio trágico que hay

que superar. España debe hacer realidad la reconciliación y sus Fuerzas Armadas tienen que imbuirse de

ese espíritu para cumplir su misión de garantes de la paz y de centinelas de nuestra soberanía e integridad

territorial.

España aspira a ser una sociedad si-vil, en la que el militar, individualmente, sea un ciudadano más, que

en el secreto de la cabina electoral, tiene pleno derecho a escoger la papeleta de su preferencia, mientras

que en tanto que miembro de una institución del Estado es, ante todo, un técnico, un profesional, un

hombre encargado de formar y educar a la Juventud para la defensa nacional.

En una sociedad civil, las Fuerzas Armadas son el más firme respaldo del poder surgido de la soberanía

popular. Y es un síntoma esperanzador que en el momenot en que ésta va a expresarse en las urnas,

aquéllas desfilen afirmándose como instrumentos de la voluntad de España de mantener su integridad, sus

fronteras y su paz interna.

Ningún . grupo político tiene derecho a reivindicar las Fuerzas Armadas como monopolio particular y

menos aún como medio de imponer sus ideas e intereses el conjunto del país. Esa actitud no es un signo

de respeto ni de solidaridad con las Fuerzas Armadas; es un simple intento de instrumentalizarlas

egoístamente los grupos políticos deben solicitar el apoyo del electorado; es éste el que da o retira la

facultad de gobernar. El que recibe ese apoyo; gobierna. Aquel al que le es negado debe esperar a mejor

ocasión para lograrlo. Y si no lo logra debe resignarse a estar fuera del Gobierno. Esta es la ley de la

democracia.

A quienes se extrañen de que un comunista escriba sobre las Fuerzas Armadas, entre otras cosas, para

saludar el carácter que este año toma su desfile, debo decirles que los comunistas también van al Ejército,

son soldados, cumplen con su deber de teles y «i España fuese atacada por un enemigo exterior, la defen-

derían con su vida. No somos españolea de segunda, y nos consideramos con derecho a opinar sobre todo

cuanto concierne a nuestro país y sus instituciones.

 

< Volver