Los militares que quieran hacer política tienen dos meses para retirarse     
 
 Informaciones.    21/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Los militares que quieran hacer política tienen dos meses para retirarse

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

SE ha establecido un plazo hasta el próximo día 1 de julio para qué aquellos militares profesionales

(incluso Cuerpo de Mutilados y escala de complemento en servido activo) que quieran ejercer actividades

políticas o sindícales regulen su situación, pasando a tas que fueron creadas en febrero pasado

específicamente con este motivo.; «especio!» para los generales —ya que estos militares no se retiran

formalmente nunca, sino que pasan a la, reserva— y «retirado» para los restantes • Un real decreto que

aparece hoy en el «Boletín Oficial del Estado» aclara toda esta cuestión, desarrollando lo dispuesto en él

decreto-ley 10/77.

Los Jóvenes, cuando sean llamados a prestar su servicio militar obligatorio (o el civil sustitutivo) y

quieran que se ¡es reconozcan positivamente sus derechos al sufragio y a mantener -exclusivamente a

mantener su afiliación política o sindical durante la permanencia en filas, deberán declarar esta condición

antes de vestir la ropa militar. Esto, empero no les exime de la prohibición abso luta de tener actividades

políticas o sindicales: ni siquie ra participar era reuniones y asambleas o repartir oropa-ganda.

Las fuerzas armadas, finalmente, se reservan el derecho a aceptar el reenganche a las clases de tropa y

marinería (o la continuación en el servicio activo de los oficiales o suboficiales de complementó, incluso

reserva naval) que no renuncien taxativamente a la propia afiliación política

La prohibición general no afecta, sin embargo, a la membresia en colegios profesionales o asociaciones

acogidas a la ley de 1984 Se respeta también la autorización para que los militares pertenezcan a las "her-

mandades existentes, fundadas con la exclusiva finalidad de mantener los lazos de compañerismo

forjados en la permanencia común en unidades de las fuerzas armadas".

Sobre los ámbitos concretos de aplicación de la prohibición general a los militares del ejercicio de acti-

vidades políticas y sindicales, se na seguido un criterio de plenitud.

En el ámbito territorial se consideran recintos y establecimientos de las fuerzas armadas todos los que

sean permanente u ocasionalmente por éstas, aun cuando no sean de su propiedad, incluso los requisados.

Esta plenitud es, además, excluyente por cuánto no se para en aquellas instalaciones que tiene una

relación directa con el combate o la preparación de la guerra, y asi, por ejemplo, se consideran

instalaciones militares hasta los centros culturales y deportivos de las fuerras armadas.

En el ámbito personal, la prohibición se guia igualmente por criterios de plenitud: afecta a todos los

militares como los generales, jefes, oficiales y suboficiales profesionales de los tres Ejércitos, Guardia

Civil y Policía Armada. Jefes, ofiicaíes y suboflicales de las escalas de Complemento y reserva Naval,

tanto durante su periodo activo como en ei aspiran tado. clases de tropa y marinería durante su

permanencia en filas; clases de tropa y marinería de las fuerzas dé orden público en todo caso. Alumnos

de academias militares, incluso en la fase campamental (es decir, antes de jurar bandera) y alumnos de los

centros militares de formación profesional.

21 de abril de 1977

 

< Volver