Autor: Quesada, Francisco. 
   La producción remolachera en Córdoba     
 
 ABC.    07/03/1959.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC, SÁBADO 7 DE MARZO DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 4

Los remolacheros de Córdoba piden que se aumente la asignación de abonos nitrogenados

para sus cultivos

La producción remolachera en Córdoba

Córdoba 6. (De nuestro corresponsal.) El jefe del Grupo de Remolacheros de la Cámara Oficial Sindical

Agraria ha hecho unas manifestaciones en la Prensa relativas a la producción actual de remolacha, cultivo

de gran importancia en la provincia, teniendo en cuenta la amplia zona regable del pantano del

Guadalmediato.

Entre otras cosas, ha dicho el señor Mona Carmona que la siembra de remolacha se ha hecho

dentro de su plazo y con las máximas garantías, lo que hace prever la gran campaña.Hay que tener en

cuenta que la remolacha, de esta zona tiene una dificultad insuperable y es la de que si llegan las lluvias

de otoño y viene el rebrote,desciende su riqueza en azúcar, hasta el extremo de que la raíz pierde su valor

comercial. Surge con ello el problema siguiente: el labrador, que tiene un contrato con la fábrica de

transformación, la considera vendida. Y el comerciante, al tenerla que aceptar, apela a los medios que

sean para eludir el impacto de tener que absorber una remolacha de poco rendimiento. Para evitar esta

dificultad, el labrador que la cultiva debe hacer la siembra ajustándose exactamente a lo contratado.

La misión de las fábricas es transformar la raíz en azúcar mientras que nuestros organismos tienen la suya

en el perfeccionamiento del cultivo, su distribución justa, y en velar por la selección de las semillas,

distribución de abonos y demás funciones agrícolas. "Pero a ello se resisten las fábricas, no sé con qué

argumento"—dijo el señor Molina Carmona—. Ahora bien, lo que si creo es que, procediendo de buena

fe las Cámaras o entidades análogas podrían representar ante las fábricas a todos los cultivadores; y claro,

tratar con una entidad de solvencia tanto en el orden técnico como en el jurídico, es muy distinto a tratar

con muchos labradores aislados.

Lo más importante en estos momentos, dijo por último el señor Malina, es la pequeña asignación de

abonos nitrogenados que se nos concede, ya que en lugar de doscientos kilos por hectárea, como

actualmente se nos da, para que la producción fuese abundante harían falta setecientos kilos por hectárea.

En este sentido se han cursado telegramas a la Dirección General de Agricultura, solicitando aumento de

cantidad y sobre todo, que el fertilizante ligue a su debido tiempo a manos del agricullor.— Francisco

QUESADA.

 

< Volver