La semana nacional de los frutos y hortalizas  :   
 Coincide con el comienzo de la exportación naranjera. 
 ABC.    18/10/1960.  Página: 42. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. MARTES 18 DE OCTUBRE DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 42

LA SEMANA NACIONAL DE LOS FRUTOS Y HORTALIZAS

Coincide con el comienzo de la exportación naranjera

Ayer comenzó la Semana Nacional de los Frutos y Hortalizas, que responde a la "necesidad de acercar al

agricultor que produce y al español que consume, de suerte que ambas economías se aproximen y cierren

el ciclo de la producción con el del consumo", según dijo el viernes a los periodistas el jefe nacional de

aquel Sindicato, Sr. Gutiérrez Cano. Esta Semana llega precedida de una reunión en París del Comité de

Liaison, a la que han asistido unos sesenta delegados de nueve países mediterráneos cultivadores de esos

Erutos, y del que es secretario general el español. Sr. González Melo, que han estudiado los problemas a

que nos referíamos en reciente comentario: aumento de la producción y creciente competencia. Según el

informe leído por el presidente de dicho Comité, Mr.Z. Izakson, a los representantes de España, Portugal,

Italia, Francia—por Argelia—, Marruecos, Túnez, Israel, Turquía y Chipre, el excedente de agrios

exportable—excluidos los limones—-durante la campaña 1960-61 podría llegar a superar en 100.000 a

200.000 toneladas el de la campaña anterior, que osciló alrededor de 2.400.000 toneladas, y subrayó que

en el transcurso de unos años la producción aumentará en un 20 a un 30 por 100. Entre las causas

determinantes de las adversas condiciones en que se desenvolvió el mercado de los agrios en el ámbito

europeo, Mr. Z. Izakson señaló el creciente consumo de bebidas espumosas que están sustituyendo a las

frutas frescas en varios sectores, y la presencia en nuestro Continente de los agrios norteamericanos,

cuyos productores "disponen de grandes recursos económicos para sus campañas de propaganda y tienen,

además, el apoyo de su Gobierno". En otra ocasión nos hemos referido en particular a ese segundo

aspecto de la cuestión, para significar que en algún período el organismo correspondiente de los Estados

Unidos primaba la exportación con la totalidad de los gastos de transporte desde el lugar de producción al

de venta en Europa. En estas condiciones era manifiesta la inferioridad en que se encontraban los

exportadores de la cuenca mediterránea, por lo que sugeríamos que la poderosa economía norteamericana

considerase serenamente esta circunstancia. Incluso algunos países del Norte de África y del

Mediterráneo sudoriental han bonificado de manera extraordinaria durante las últimas campañas la

exportación de sus agrios, con objeto de introducirlos en nuevos mercados, aunque fuese a costa de un

verdadero sacrificio económico del país; sacrificio que, como es notorio, no siempre se ha traducido en el

logro de los objetivos perseguidos. Pero en todo caso constituye una manifestación de competencia

enconada, que sólo podría conducir, en el caso de que subsista, a un empeoramiento de la situación en el

futuro.

En el orden de la propaganda, es evidente que la producción de agrios, carente de la organización

comercial característica de la industria de bebidas espumosas, se encuentra en desventaja manifiesta. En

la reunión del Comité da Liaison se reveló que sólo en el mercado británico los fabricantes de tales

bebidas gastan entre dos y tres millones de libras esterlinas, mientras que el citado Comité no invierte más

que 70.000, sin que por el momento existan esperanzas de poder aumentar esa cifra.

Están plenamente justificados todos los esfuerzos que se realizan para conseguir un incremento del

consumo de agrios _al natural o por su transformación en jugos, zumos y derivados, tomándose en

consideración la posibilidad de introducirlos en los países que no consumen esa clase de frutos o los

reciben en cantidad mínima. Toda sugerencia, dirigida a conseguir que durante cierto tiempo no se

realicen nuevas plantaciones de árboles, parecería carente de eficacia, entre otras razones porque en la

misma cuenca mediterránea se hallan Grecia, Líbano y la R. A. U. que no pertenecen al Comité de

Liaison, y por tanto, no se considerarían obligados por sus acuerdos. Esa ha sido una de las propuestas de

Mr. Izakson, pero, según nuestras noticias, no fue discutida como es natural, aunque en nuestra opinión

no debe ser descartada para lo porvenir, si llegara a ser efectiva la asociación de la totalidad de los países

productores.

En fin, a nuestro parecer no es España la nación que se encuentra en posición menos favorable respecto

de la expansión de su propia producción de agrios, pero es indudable que, como en los demás países

productores, se impone la revisión de las normas comerciales que podríamos llamar empíricas. El

aumento del consumo es conveniente y una necesidad en orden a la nutrición, como también lo es para el

normal desenvolvimiento de esa enorme riqueza, que cubre—como ha dicho el Sr. Gutiérrez Cano—el 50

por 100 del consumo de Europa, y junto con otros frutos y hortalizas figura en nuestro mercado exterior

con un 30 por 100 del total do las exportaciones.

La apertura de la Semana Nacional de los Frutos y Hortalizas coincide con los primeros envíos españoles

de naranja "Satsuma" al extranjero, e inmediatamente seguirán otros de la variedad "Navel". Mientras los

primeros vagones cruzan la frontera, aquí se trazan planes de actuación conducentes a consolidar en el

exterior el prestigio de nuestras producciones y a promover en el interior un mayor consumo. Buena

suerte a todos.

Para hoy ha sido convocada por el Sindicato Nacional de Frutos la Junta Nacional del Ciclo de Comercio

Interior, en la que se tratará, entre otros temas, del Registro especial de comerciantes de frutos y

productos hortícolas; proyecto de un Montepio de previsión en relación con el reciente decreto de junio

del año actual, por el que se incorporan al mutualismo laboral los trabajadores independientes; propuestas

de liberación de productos aún sujetos a la intervención administrativa en el comercio interior; informe en

relación con la reorganización del actual régimen de los economatos; informe sobre los trabajos de la

Comisión Interministerial para la redacción del Código de La Alimentación, así como otro en relación

con el ciclo de comercio interior.

 

< Volver