Expansión de la riqueza agraria     
 
 ABC.    11/11/1959.  Página: 42. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

11 DE NOVIEMBRE DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 42

EXPANSIÓN DE LA RIQUEZA AGRARIA

Radio Nacional de España retransmitió anoche, en su diario hablado, el siguiente comentario del director

general de Agricultura, don Antonio Moscoso Morales, sobre "Veinte años de yaz en el Movimiento

Nacional bajo el mando de Franco":

"La labor realizada durante los veinte años de paz por el Movimiento Nacional en el orden agrícola, no es

fácil de enumerar en pocas palabras. Sin embargo,intentaremos dar una idea de como se han intensificado

las producciones merced a la labor técnica desarrollada por organismos adecuados de nueva creación,

tales como el Instituto Nacional para la Producción de Semillas Selectas y el Instituto de Fomento de la

Producción de Fibras Textiles; el Instituto Nacional de Investigaciones Agronómicas—ampliamente

reorganizado después de 1939—, y una serie de Servicios que han venido a desarrollar una nueva

legislación sobre fincas manifiestamente memorables,explotaciones agrarias familiares protegidas,

explotaciones agrarias ejemplares y calificadas, plagas del campo, intensificación de plantas forrajeras y

pratenses. Mapa Agronómico Nacional: Mapa Edafológico de Suelos, Conservación de Suelos,

Mecanización, etc.

A partir del año 1940, sobre la base de una agricultura destrozada y deshecha en más del 50 por 100 del

territorio nacional y pese a todas las dificultades y obstáculos que se oponían a la recuperación de esta

economía, base de nuestra alimentación, no solamente se han conseguido los rendimientos e índices de

producción de nuestros cultivos anteriores al Movimiento, sino que incluso se han superado la mayor

parte de ellos.

Esto ha sido motivado, en gran parte, por el empleo de semillas selectas y abonos adecuados y suficientes,

de tal forma que en relación con 1935, el consumo de fertilizantes ha aumentado en un 70 por 100 para

los fosfatados; en un 226 por 100 para los potásicos, y un 80 por 100 para los nitrogenados.

Nuestro parque de maquinaria ha pasado de 4.000 tractores, con una potencia de cien mil caballos, a

44.000, cifra, que supone una potencia de millón y medio de caballos. De un centenar de cosechadoras se

ha llegado a lo largo de estos veinte años, a 3.500, y de 7.000 trilladoras, a más de 18.000 en 1959.

Respecto a los cereales, el trigo aumentó su superficie de siembra, pero aún más sus rendimientos, por las

razones apuntadas, por cuanto la producción creció un 27 por 100 con sólo un 8 por 100 de incremento en

su área de cultivo: y el arroz pasó de 44.000 a 65.000 hectáreas, con un aumento de producción cifrado en

el 40 por 100. La remolacha ganó, asimismo, en cuanto a superficie y producción, y en estos momentos

cosechamos un 50 por 100 más que en 1935. En cuanto a plantas industriales, el tabaco ha aumentado en

un 300 por 100, en relación con el quinquenio 1931-35. Pero los mayores aumentos logrados en esta etapa

corresponden a las plantas textiles—lino, cáñamo y algodón—. Sólo de algodón estamos recogiendo

actualmente una cosecha de 300.000 balas, cifra realmente espectacular en relación con la media

correspondiente al quinquenio 1931-35, de 5.800 balas. Se han introducido nuevas plantas textiles, tales

como el kenaf, sisal y henequén, cuyos resultados se harán pronto patentes y contribuirán en gran medida

a aliviar nuestras importaciones de yute y sisal. Las plantas forrajeras y pratenses, especialmente estas

últimas, se están fomentando de tal forma, que permiten un aumento del peso vivo de ganado por hectárea

en las explotaciones agrícolas.

Por último, se ha intensificado sobre-manera la lucha contra las plagas del campo, especialmente los

tratamientos obligatorios del naranjo, frutales y olivos, independientemente de haber vencido plagas que,

como la de la langosta, ha dejado de sor un terrible enemigo, merced a las nuevas técnicas utilizadas para

su exterminación. De los tratamientos que anualmente se hacían en forma aislada sobre unas 3.000

hectáreas de olivar, se ha pasado a campañas masivas anuales que totalizan 134.000 hectáreas.

En esta línea de acción, que no reconoce más freno eme el que determina nuestras posibilidades

económicas, se hace realidad la política del Gobierno y la consigna del Caudillo de procurar por todos los

medios, la expansión de la riqueza agraria, piedra angular de la economía española."

 

< Volver