España necesita mayor producción de agrios     
 
 ABC.    05/03/1961.  Página: 80. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. DOMINGO 5 DE MARZO DE 1961. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 80

ESPAÑA NECESITA MAYOR PRODUCCIÓN DE AGRIOS

Durante la última semana de febrero fueron exportadas 36.781 toneladas de agrios (frente a 34.204 en su

precedente), con lo cual el total de los envíos hasta el 26 de dicho mes ascendía a 585.900 toneladas, de

ellos 505.123 correspondientes a naranja; 65.602, a mandarina; 13.514, a limón, y 1.661, a pomelo.

Tenemos un déficit de 13.160 toneladas en comparación con las salidas efectuadas en la campaña anterior

hasta el 28 de febrero. "En realidad—dice el "Boletín Informativo del Sindicato Nacional de Frutos—, el

ritmo de los envíos al extranjero es normal hasta esta momento, teniendo en cuenta las estimaciones de

cosecha exportable que al comenzar la temporada fueron divulgadas.

Las ventas a Alemania siguen reflejando la atonía que señalábamos hace ocho días, mientras que se

observa aumento del tonelaje da naranja destinado a Francia, aumento que se espera alcance mayor ritmo

al reajustarse las expediciones a las cláusulas del Acuerdo comercial hispanofrancés vigente, en el que se

prevé para el 27 de febrero al 20 de marzo, un contingente de 46.000 toneladas aparte de otras 5.000

asignadas a los puertos galos del Atlántico."

De las 36.781 toneladas exportadas durante los días 19 al 26 dé febrero, Alemania recibió 11.645;

Francia, 6.252; Suecia, 4.733; U. R. S. S., 4.362; Reino Unido, 2.754; Holanda, 2.597; Bélgica, 2.198;

Noruega, 760; Suiza, 500; Polonia, 360; Dinamarca, 193; ´Austria, 176; Irlanda, 144; Luxemburgo, 61 y

Yugoslavia, seis.

Se hace notar que el movimiento ferroviario para el transporte de agrios en esta campaña, hasta el 15 de

febrero, alcanza un total de 247.657 toneladas, para lo cual fueron utilizados 550 trenes formados por

14.598 vagones, con lo que se ha superado el tráfico de cada una de las tres campañas anteriores. Hace

poco más de un mes que ha entrado en servicio la estación Barcelona-Sagresa para el "desduanamienfro"

de los agrios, con lo que se ha ganado un mínimo de veinticuatro horas en los envíos por vagones Renfe

en tránsito por Cerbére.

A partir de las cero horas del próximo día 10 comenzará la exportación de las variedades tardías, y queda

también autorizada la de naranja "Sanguina" del calibre 395, según acuerdos de la Consultiva de Agrios

en la reunión extraordinaria que ha celebrado el día 3 en Valencia.

El consumo directo y la industria de derivados.—En los comentarios publicados en estas columnas los

días 19 v 26 de febrero pasado, señalábamos el claro aumento del consumo interior y el problema de

escasez dé materia prima con que se enfrenta la industria nacional de derivados. "Esto—decíamos—nos

lleva a considerar como razonablemente posible la necesidad de incrementar la producción, punto de vista

que vemos compartido por círculos representativos de los intereses citrícolas. El aumento del consumo

nacional origina una reducción natural de las disponibilidades de mercancía para los mercados exteriores,

mercancía que, como es lógico, tiene que reunir condiciones óptimas en cuanto a calidad y presentación."

Junto a esos aspectos positivos aparece otro de signo negativo que afecta a nuestra industria de derivados.

Por ser inferior que la de 1959-60 la cosecha de 1960-61, dicha industria sufre los efectos del aumento

del consumo interior, que paga precios prohibitivos para aquélla. En tales condiciones se ve

materialmente imposibilitada de trabajar, ni siquiera a rendimiento mínimo. Y es evidente que esa.

industria cumple una misión importante en el proceso de la economía general citrícola. Es la suya una

función niveladora porque absorbe y transforma en productos altamente rentables las frutas que por

diversas causas—plagas o fenómenos atmosféricos—no son aptas para el consumo en fresco. Y es el caso

que, inspirándonos todos en razones de índole nacional, hemos señalado con reiteración la conveniencia

de fomentar la industria de derivados como medio de aprovechar en su totalidad las diversas

producciones, y lograr el mayor valor posible de las mismas. La industria derivada de los agrios

respondió, evidentemente, a tales estímulos, de tal manera que las instalaciones de que disponen son por

lo general modernas y están preparadas para conseguir un alto rendimiento. No obstante, parece que hasta

ahora no han podido funcionar a un ritmo superior al 30 por 100 de su capacidad total. La crisis industrial

de esa rama lleva aparejados problemas de índole social y económico que aconsejan el rápido estudio de

soluciones eficaces para mantener en pie de eficacia a ese sector nivelador y eficazmente complementario

de la citricultura española.

Ya decíamos la semana pasada que el asunto presenta con toda evidencia facetas difíciles que reclaman

medidas de carácter urgente para la presente campaña, y otras de mayor alcance para lo porvenir. En este

último aspecto está perfilada una etapa de producción insuficiente de frutos para cubrir con holgura las

necesidades interiores e incluso de colocación de aquéllos en los mercados del exterior. Téngase en

cuenta que la industria transformadora es también, aunque en distinto grado, una fuente de di-visas como

la de los propios agrios de consumo en fresco.

En conclusión: se nos plantea, con carácter de urgencia, la realidad insoslayable de que España necesita

producir más frutos cítricos. La superficie actual de ese arbolado se nos queda corta.

 

< Volver