La mutualidad agraria     
 
 Pueblo.    14/06/1960.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La Mutualidad Agraria

HA sido siempre una justa aspiración de la Organización Sindical Agraria que la población trabajadora

agrícola llegase a disponerde un nivel de previsión social igual al del resto de los trabajadores españoles.

Esta justísima pretensión fue plasmada en múltiples conclusiones de los Congresos y Asambleas

celebrados por las Hermandades Sindicales del Campo a lo largo de quince años. Con ello se ha

pretendido llegar a una situación de iguales entre la seguridad social de tonos los trabajores españoles.

Progresivamente, el sistema de seguridad social del trabajador agrícola se fue perfeccionando. Iniciado

con el Subsidio Familiar y el Seguro de Vejez, pronto fue una realidad la extensión del campo de este

primer escalón de los seguros sociales, completado también por el Seguro de Enfermedad para el

trabajador fijo, que permitió que grandes masas de trabajadores agrícolas se beneficiasen de un sistema

que en pocos años acre-alto su bondad. Más tarde, la extensión del Seguro de Enfermedad a los

trabajadores eventuales, a pesar de las dificultades que el medio rural, por su dispersión, significa, vino a

ser un paso más en este camino.

Pero, para completar el cuadro se hacia necesario alcanzar´ la meta del mutualismo laboral, realización

con la que el Ministerio de Trabajo llegó a hacer realidad el cencepto de previsión ofensiva que abría

cauces insospechados y espíritu de unión entre empresas y trabajadores a través de las Mutualidades

Laborales.

La Mutualidad de Previsión Agraria viene a ser la meta que polarizó las aspiraciones de agricultores,

empresarios y trabajadores. En cuantas ocasiones hubo lugar la Organización Sindical Agraria manifestó

su impaciencia por llegar a disponer de esta Mutualidad, y sus deseos de actuar muy directamente en ella,

facilitando su implantación.Y por ello, tan pronto las circunstancias lo permitieron, el Ministerio de

Trabajo dando cumplida satisfacción a tantas pretensiones, creó, por decreto de 23 de abril de 1959 la

Mutualidad Nacional de Previsión Agraria, que acoge a la totalidad de los trabajado-res agrarios

españoles estableciendo para ellos un régimen de previsión tan completo como el de la industria y los

servicios.

Con el propósito de que esta Mutualidad respondiese inclusa en aspecto muy concreto de su montaje, al

sentir de los propios agricultores encuadrados en sus entidades sindicales representativas, el Gobierno

dispuso que se realizara una información pública por medio de las Hermandades Sindicales del Campo y

las Cámaras Oficiales Sindicales Agrarias.Y en esa información ha venido a plasmarse una vez más la

madurez de esta Organización Sindical Agraria, que ha respondido con un grado óptimo de

funcionamiento a la llamada que se la hacía en -sunto tan vital para la(

)

Puede afirmarse que toda la población agraria española hasido consultada a través de esta encuesta.Y

del interés que para ella tenia da buena prueba el hecho de que 8.550 Hermandades, exactamente el 94

por 100 de las existentes, han contestado al cuestionario que se les sometió. Ello significa una

movilización de mas de 57.000 vocales, trabajadores agrícolas y empresarios, que han analizado con

toda detenimiento, con conocimiento de causa y con toda libertad cada una de las cuestiones

consultadas. Y si se piensa que estos vocales representan a más de cuatro millones de trabajadores y

empresarios agrícolas, con arreglo a un sistema orgánico sindical, y que, asimismo, el número de datos

que ha significado la encuesta pasa de los cuatro mil, habida cuenta de las preguntas hechas y de los votos

obtenidos, se vendrá, en conclusión, el ingente esfuerzo realizado y la autenticidad y respaldo popular de

las con-testaciones emitidas. No en balde son muchos los años de organización representativa y

muchos los contactos e inter-, cambios de puntos de vista, que han venido a plasmar en una contestación

casi unánime en aquellos puntos de planteamiento general de la Mutualidad.

Bien puede afirmarse que la aspiración unánime de la Organización Sindical Agraria se centra hoy en tres

puntos esenciales. En cuanto al tiempo, la más rápida implantación de la Mutualidad; en cuanto a los

medios, se propugna que la financiación sea proporcionada a la situación de la economía agraria, llegando

a un sistema de solidaridad nacional y conjunta consideración de riesgos, y finalmente, en cuanto al

instrumento, acentuar el matiz sindical de la Mutualidad, asumiendo en la mayor medida posible sus

funciones la Organización Sindical Agraria, sin perjuicio de la lógica dependencia del Ministerio de

Trabajo.

Par otro lado, cuando se estudiaron temas que afectan de distinto modo a unas y a otras provincias la

sinceridad y autenticidad de estas hombres representativos Se plasmó en contentaciones dispares que

permiten conocer ahora con exactitud qué piensa el campo español sobre cada uno de los puntes, para

procurar adoptar, con criterios técnicos, las medidas necesarias para dar satisfacción a todas las

aspiraciones. Numerosas Hermandades sugirieron temas nuevos de estudio o enfoque nuevo para temas

ya propuestos. Y las Cámaras Oficiales Sindicales Agrarias, escalón provincial de esta Organización, han

servido una vez más, de eficaz contraste por la preparación y espíritu social avanzado de sus entidades

locales.

La Organización Sindical Agraria ha dado su, opinión en relación con la tan ansiada aspiración de la

Mutualidad Nacional de Previsión Agraria. Ahora( )

forme ( )en, realidad para ponerla en marcha.

 

< Volver