Ha sido mejorado el dispositivo legal para llevar adelante la reforma social y económica de la tierra  :   
 Discurso del señor Cánovas en el banquete ofrecido por la Asociación de Ingenieros Agrónomos. 
 ABC.    16/05/1962.  Página: 57-58. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

ABC. MIÉRCOLES 16 DE MAYO DE 1962. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PÁG. 57

HA SIDO MEJORADO EL DISPOSITIVO LEGAL PARA LLEVAR ADELANTE LA REFORMA

SOCIAL Y ECONÓMICA DE LA TIERRA

Discurso del señor Cánovas en el banquete ofrecido por la Asociación de Ingenieros Agrónomos

La Asociación de Ingenieros Agrónomos ofreció ayer una comida al ministro de Agricultura, D. Cirilo

Cánovas, con motivo de la festividad de San Isidro Labrador.

Con el ministro se hallaban el subsecretario del Departamento, Sr. Pardo Canalís; el presidente de la

Asociación de Ingenieros Agrónomos, D. Gabriel Bornás, y los directores generales de Agricultura, don

Antonio Moscoso; de Colonización, señor Torrejón; delegado del Servicio Nacional del Trigo, Sr.

Cavero, y secretario general del Ministerio, Sr. Martín Sicilia. Asistieron al acto un centenar de ingenieros

agrónomos.

A la hora del café, D. Gabriel Bornás pronunció unas palabras para exaltar la hermandad de los ingenieros

en día tan señalado como el de San Isidro, y ofrecer al Ministerio de Agricultura la colaboración de todos

para llevar a feliz término la política de desarrollo, preocupación del Gobierno.

Cerró el acto D. Cirilo Cánovas con las siguientes palabras:

"Queridos compañeros:

Una vez más, vuelvo a sentir la gran satisfacción de asistir a esta cita corporativa que en la festividad de

nuestro Santo Patrono San Isidro nos reúne en acto fraternal a quienes estamos entregados al servicio de

la Agronomía. Sólo este encuentro, lleno de acentos humanos y matices cordiales, bastaría para justificar

una amplia disertación por mi parte. Pero está aún muy próxima una reciente y dilatada intervención en el

Pleno de las Cortes para que me sienta tentado a ser extenso. Tengo, además, la convicción de que todos

vosotros conocéis los puntos esenciales de dicha intervención, en que procuré exponer con claridad la

posición del Gobierno en orden a los temas más esenciales de la política agraria.

Ha sido, como sabéis, mejorado considerablemente el dispositivo legal del que nos hemos de servir para

llevar adelante la reforma social y económica de la tierra, sin prisas y sin vacilaciones, porque los

problemas son de tal magnitud que no admiten espera, mas tampoco que los tratemos con ánimo

irresponsable, atropelladamente.

La agricultura española se encuentra en franca evolución reformadora hacia objetivos concretos, y por

ello, todo cuanto sea susceptible de revisión y mejora para poderlos alcanzar habrá de ser revisado y

mejorado.

De nuestro contacto con la realidad económico-social de la vida española a lo largo y a lo ancho de

nuestro campo podemos sacar enseñanzas muy provechosas, sobre todo si tenemos presente que de

nuestra noble tarea depende en gran parte la más hermosa esperanza de España, la suerte de millones de

hombres que viven pegados a la tierra y que necesitan ser comprendidos, estimulados y sumados a la

magnífica empresa de contribuir con su prosperidad y con su fuerza a la prosperidad y a la fortaleza de la

Patria.

No somos artífices de una técnica fría, deshumanizada. Ya os dije el año pasado por esta misma fecha lo

esencial que era para nosotros acercarnos al hombre, conocer sus problemas, entender sus realidades,

porque así es como únicamente podremos comprender sus necesidades, sus anhelos y sus esperanzas. Sé

que mi llamada fue atendida, y que la técnica agronómica ha entrado de lleno en esa zona cálida en donde

debe estar. Os lo agradezco muy de veras y os animo a proseguir en esta misma línea, porque sólo el que

puede hacer suyo el viejo aforismo romano que dice "hombre soy y nada de lo humano me es ajeno",

puede entender de veras la importancia de su misión dentro del contorno social y económico del campo.

Estas leyes que acaban de ser aprobadas, más las que puedan serlo en el futuro, irán completando el

dispositivo para potenciar económicamente a la agricultura en un ambiente satisfactorio de convivencia

social. Nunca, como hasta ahora, tuvieron los hombres de nuestro Cuerpo mayores posibilidades de hacer

cosas de gran trascendencia para la economía del país, de dar rienda suelta a sus impulsos

constructivos y, sobre todo, de dar ocasión a que se manifieste ese espíritu de justicia que todos llevamos

en lo más profundo de nuestra conciencia. Sé, amigos, que sabremos aprovechar la coyuntura y seremos

capaces de dar a manos llenas el entusiasmo y la abnegación que se nos pida, e incluso más de lo que se

nos pida.

Con el corazón izado como una enseña por nuestro glorioso Patrón San Isidro, con la emoción de España

metida en el alma y con renovada lealtad a Francisco Franco, brindamos por ver realizada la hermosa y

sugestiva empresa que a todos nos ha sido confiada. Fue largamente aplaudido.

 

< Volver