Estamos en la era de la productividad     
 
 ABC.    04/11/1959.  Página: 47. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

A B C. MIÉRCOLES 4 DE NOVIEMBRE DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PÁG. 47

«ESTAMOS EN LA ERA DE LA PRODUCTIVIDAD»

"ESPAÑA COLABORA CON SATISFACCIÓN EN EL PROYECTO PARA REHABILITAR LA

CUENCA DEL MEDITERRÁNEO"

Discurso del ministro de Agricultura, Sr. Cánovas, en la Conferencia de la F. A. O. reunida en Roma

Roma 3. El ministro español de Agricultura, D. Cirilo Cánovas, ha pronunciado un importante discurso en

la Conferencia de la F. A. O—Organización de Agricultura y Alimentación de las Naciones Unidas—, a

la que asiste en unión de los ministros del ramo y delegados de 76 naciones.

´´Nuestro tiempo—dijo el Sr. Cánovas— ha sido llamado la era atómica, pero no es la Física, sino la

Economía lo que constituye la característica del momento, y dentro de ella hay una palabra que define

mejor que cualquier otra la naturaleza exacta de la preocupación de la Humanidad de hoy día: la de

productividad. Esta es una era de productividad."

El Sr. Cánovas señaló que la política agrícola española, ayudada por los planes de la F. A. O., se halla

encaminada a conseguir una mayor productividad. Ensalzó el ministro a este respecto la labor de la

organización internacional. "Durante catorce años—dijo—, la F. A. O. se ha ganado el respeto y la

estimación generales por su incansable labor. Los esfuerzos y las realizaciones de la organización son hoy

de propiedad pública, y tienen la virtud de despertar al conocimiento de una nueva vida, a la edificación

de un orden mejor y a la creación de una paz duradera y efectiva para millones de hombres de todo el

mundo. Es en los países menos desarrollados, desde luego, donde el impacto de la F. A. .O. se ha hecho

sentir más fuertemente."

Refiriéndose de nuevo concretamente a los problemas agrícolas españoles, subrayó que la geografía

española es particularmente dura y difícil para el desarrollo de la agricultura. El empleo de métodos

primitivos de labor, especialmente en las zonas secas, originó una producción relativamente baja. La

existencia, por otra parte, de problemas económicos, técnicos y jurídicos, ancestrales, sin solución hasta

hoy, han dado lugar a que España se haya desarrollado en este aspecto más lentamente que otras naciones

europeas. "El agua—añadió—ha sido el principal problema con que se han enfrentado los cultivadores en

las zonas secas. Y entre los factores que contribuyen a la escasa producción, el agua, precisamente, ocupa

el primer lugar."

"Durante los últimos veinte años nuestras zonas de regadío han aumentado en un tercio. En sólo nueve

meses los servicios coordinados de los Ministerios de Agricultura y Obras Públicas han rescatado para el

cultivo una superficie de 20.000 hectáreas en la zona navarra de las Bardenas. En los inhóspitos yermos

de antaño se han levantado nuevos pueblos, cuyos habitantes comen ahora el trigo de su primera

cosecha."

El Sr. Cánovas habló también de las reformas llevadas a cabo en la distribución de las tierras españolas.

"Merced a la ley de concentración parcelaria—continuó—las grandes propiedades que se hallaban

abandonadas y olvidadas por sus dueños se han convertido en zonas de nuevos cultivos." Señaló

asimismo la existencia de una red de granjas-piloto destinadas a capacitar a los agricultores con el fin de

introducir en el campo los actuales adelantos de la técnica en materia de cultivos.

"España, desea ocupar—afirmó, por último, el ministro—un puesto en la vanguardia de esta dura lucha

por un postulado esencial que individual y colectivamente persiguen todos los países miembros de esta

organización. En este sentido deseo manifestar el placer y la satisfacción con que mi país ha colaborado

en un ambicioso proyecto de la F. A. O. que persigue la rehabilitación de la cuenca del Mediterráneo. Por

nuestra propia cuenta, y en unión de técnicos de la F. A. O., hemos preparado un estudio de las

posibilidades de la zona mediterránea española con objeto de demostrar nuestro deseo de estar siempre

presentes en las campañas de la organización."—Efe.

 

< Volver