Autor: Álvarez Chirveches, Martín. 
   El ministro de Agricultura entrega los títulos de propiedad de la concentración parcelaria en cuatro pueblos de Cuenca     
 
 ABC.    10/12/1959.  Página: 41-42. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

ABC JUEVES 10 DE DICIEMBRE DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

EL MINISTRO DE AGRICULTURA ENTREGA LOS TÍTULOS DE PROPIEDAD DE LA CONCENTRACIÓN PARCELARIA

EN CUATRO PUEBLOS DE CUENCA

También presidió la inauguración simbólica de varias bodegas y almazaras cooperativas

"AL LEVANTAR UNA COOPERATIVA ABRIMOS UN BANDERÍN DE ENGANCHE PARA COMBATIR LA

ESPECULACIÓN Y LA USURA", DIJO EL SEÑOR CÁNOVAS

Cuenca 9. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Para presidir la entrega de los títulos de propiedad a

los beneficiarios de las obras de concentración parcelaria y la inauguración de una importante red de

instalaciones cooperativas, llegó esta mañana a Cuenca el ministro de Agricultura, D. Cirilo Cánovas, al

que acompañaban el director general de Agricultura, Sr. Moscoso; el de Concentración Parcelaría, Sr.

Beneyto; el jefe de la Unión Nacional de Cooperativas del Campo, Sr. Muñoz Grandes, y el subjefe de la

Obra de Cooperación, Sr. Navarro Villobre. En el límite de la provincia fueron recibidos por los

gobernadores civil y militar, presidente de la Diputación, alcalde de la ciudad, jefes y personal de los

organismos dependientes del Ministerio de Agricultura en nuestra provincia. A continuación se

trasladaron a Campillo de Alto-buey, en donde había de tener lugar el acto de entrega de títulos. Después

de visitar el señor Cánovas y acompañantes la almazara cooperativa construida en Campillo en el plazo

"record" de noventa días, comenzó el acto, al que asistieron los alcaldes y jefes de Hermandades, que

presidían amplias representaciones de labradores de todos los pueblos de la provincia. Arcos y pancartas

se alzaban en todas las calles rebosantes de millares de agricultores conquenses, que, pese a la

inclemencia del tiempo, habían acudido para testimoniar al Caudillo y al Gobierno su adhesión y

vinculación con la obra que el Movimiento Nacional lleva a cabo en toda España. Fue necesario habilitar

los dos cines de la localidad y que Radio Nacional de Cuenca instalará altavoces para poder satisfacer a

los miles de personas que querían escuchar la palabra del ministro de Agricultura. Abrió el acto el alcalde

de Campillo de Altobuey, a quien sucedió en el uso de la palabra el jefe de la Hermandad de Chillarón

para agradecer los beneficios que se derivan de la concentración y que ya se disfrutan en su pueblo.

Seguidamente hablaron el Sr. Navarro Villobres y el gobernador civil de Cuenca. Cerró el acto el discurso

del ministro de Agricultura, seguido con vivas muestras de entusiasmo, y que fue subrayado por una

ovación clamorosa.

Hace un siglo que un conquense ilustre, don permití Caballero, en artículos y libros planteaba el problema

que para la economía española representaba la atomización de la propiedad. Al cabo de cien años se

inaugura en esta provincia aquella concentración que los hombres más capacitados pedían a los poderes

públicos, obra puesta en mordía por el Movimiento Nacional y el caudillaje de Franco, intérprete de

aquellas aspiraciones. Urgía ciertamente la concentración de las tierras para algo más que devolver al

campo una fisonomía amplia. Se precisaba para poner en manos de los agricultores la posibilidad de dar a

sus tierras un cultivo racional que les impida el mal minifundista. Tenemos como ejemplo de este mal la

explotación agrícola de uno de los labradores de la zona que se acaba de concentrar en nuestra provincia y

que antes tenía siete hectáreas divididas, nada menos que en cuarenta parcelas. Este hecho se repite en

otros muchos lugares e incluso con características más graves.

Los pueblos afectados por la concentración son Chillarón, en el que se encuentra también comprendido

una parte del término municipal de Navalón; Olivares de Júcar, Ballesteros y El Zarzoso. En total, ocho

mil hectáreas, de las que se concentraron seis mil, porque las restantes están plantadas de viñedo o son

montes incultivables. Las obras realizadas, en las que se invirtieron unos ocho millones de pesetas,

benefician a mil propietarios. La superficie media de las parcelas, que globalmente y dentro de esta zona

venía a ser de unas cuarenta y cinco áreas, se convirtió ahora, también global-mente, en cuatro hectáreas y

media, calculándose que el aumento en el producto neto agrícola será de un veinte por ciento en las

labores llevadas a cabo con ganado de trabajo, según los cálculos realizados en otras zonas de España

donde se aprecian ya perfectamente los beneficios de la concentración. No es de extrañar, por tanto,, que

aquí sean ya cincuenta y dos las localidades que solicitaron esos beneficios, y que ocupan una superficie

de doscientas veinticinco mil hectáreas pertenecientes a más de veinte mil propietarios.

Además de presidir y entregar los títulos de su nueva propiedad a los propietarios afectados, el ministro

de Agricultura inauguró una importante red de bodegas y almazaras, en cuya construcción se invirtieron

más de veinte millones de pesetas facilitados por el Crédito Agrícola y el Instituto Nacional de

Colonización. Estas instalaciones han sido realizadas en los pueblos de Talayuelas, Mira, Casillas de

Ranera, Casas de Benitos, Ledaña, Cardene-te, Quintanar del Rey, Gascueña y Campillo de Altobuey,

éste, magnifico escenario del acontecimiento. Así vibró de entusiasmo, tanto al llegar las autoridades

como durante los discursos y la entrega de los títulos. Diré, para terminar, que las bodegas inauguradas

tienen una capacidad, de embalse que supera, las doscientas cuarenta y ocho mil arrobas, y las almazaras,

los ciento nóvenla mil kilogramos, y que en obras de tipo agrícola se han invertido en un breve espacio de

años más de trescientos treinta y tres millones de pesetas. Ha sido ésta una jornada de unidad en las tierras

mediante la concentración y en los hombres a través del cooperativismo y en el espíritu de un

Movimiento que habla de su eficacia y de su servicio a España con realidades como estas.

Martín ALVAREZ CHIRVECHES.

 

< Volver