Autor: Porcel, Baltasar. 
 De Corvalán a Bukovsky. 
 Libertad y claridad     
 
 La Vanguardia.    26/12/1976.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

LA VANGUARDIA ESPAÑOLA

Pagina 5

TRIBUNA DE LA VANGUARDIA

DE CORVALAN A BUKOVSKY

LIBERTAD Y CLARIDAD

NO es necesario insistir, al manos insistir demasiado, en esta brutal desvergüenza pública que supone el

canje de Bukovsky por Corvalán. ¿Quién sería capaz de defender a los militaras entronizados en Chile?

No conozco a nadie, aunque es posible que exista gente que lo haga, que encuentre medianamente

excusable la petulante dictadura de aquel país latinoamericano. Ni siquiera muchos de los que criticaban

con aspereza a Allende y la capacidad de desorden -no todo el lío puede atribuirse a la CÍA y a la

derecha- que su régimen trajo aparejado. Corvalán es uno de los hilos del ovillo.

Y vuelvo al orden: las equivocaciones de Allende no pueden en modo alguno excusar lo que se ha hecho

en Chile, El orden, la paz, etcétera, lo son precisamente por ser hijos de la libertad, de la democracia. Sin

ésta, el orden es esclavitud y la democracia un mero disfraz del totalitarismo. «La libertad no puede

defenderse más que con la libertad», decía Bakunin, muerto hace ahora cien años, y que por encima de

todo fue el gran defensor del hombre abierto.

Sin embargo, hay gente que continúa creyendo en la Unión Soviética. Es decir, que admite la dictadura

pretendidamente de Izquierdas, rechazando hasta la exasperación la da derecha». Personalmente, me

divierte mucho: a mi no me gustaría que me cortaran ni la pierna izquierda ni la derecha. Y del mismo

modo que hago fervientes votos -más aún que trabajo en verdad mucho, como lo he hecho en el

pasado- para salir de los cuarenta años de franquismo, que nos han sometido, humillado, que jamás

podremos recobrar, me espanta igualmente la posibilidad -que creo remota, mucho, seamos sinceros-

de ver el país, de verme a mí, sometido a un Estado policíaco, centralista, bajo la excusa de cualquier

redención de la clase obrera y demás. No: ningún obrero será redimido por la dictadura que fuere. Al

menos, no existen precedentes históricos en tal sentido.

La única diferencia básica entre la URSS y los USA, es que unos periodistas pudieron defensatrar a

Nixon, cuando Breznev, por cumplir setenta años, es aplaudido y condecorado por toda la prensa y

jerarcas del Estado que domina. Tan siniestro el actual secretario del P. C. de la URSS como los más

eficaces dictadores de nuestro tiempo, no veo yo que ninguna teoría marxista-leninista sirva para cubrir su

actuación o la del mismo Lenín. En los países anglosajones hay algo que asombra, que me admira: el

pragmatismo En sus novelas, en su filosofía, en su política el peso de la realidad, de lo analítico, del

positivismo, ocupa un lugar substancial, decisivo. Y excesivo en ocasiones. Pero basta con observar el

gran arco de su historia, fundamentalmente el sostenido por sus dos principales columnas antes al Reino

Unido de la Gran Bretaña y ahora los Estados Unidos de America del Norte, para ver de lo que han sido

capaces tanto en el campo creador artistico-literario cuanto en el científico, el cultural, al político. ¿Es qué

nosotros no podemos deshacernos de estos condicionamientos barrocos o iluministas, no sé, que nos

hacen descuidar los hechos y paladear las imaginaciones? Bueno, imaginación esquizofrénica, porque en

el momento de la creación literaria, por ejemplo, no pasa de ser ésta discreta...

Es curioso ver cómo los enemigos de los USA en nuestro solar pergeñan duras críticas contra aquel país.

Sólo tendrían que viajar por allí para darse cuenta de que, en su prensa, en sus libros, entre la gente, las

formulan todavía mas despiadadas. Y con razón, porque la capacidad de arrollamiento que una sociedad

como la norteamericana es susceptible de generar sobre sus subditos, es terrible. Y sobre las demás

naciones: el imperialismo americano es un fenómeno de voracidad, de trituración de cualquier energía

nacional, que nadie puede poner en duda.

Pero algo -bastante...- se salva: la posibilidad de corrección, es decir, el ejercicio de la libertad, que en

última instancia puede modificar profundamente las situaciones. Por ello en el momento de la extrema

decisión, la URSS y los USA no pueden ser seriamente comparados. Sobre este supuesto hay que situar

cualquier investigación o controversia. Dejarse ir por las musarañas es falsear los términos de la cuestión.

Como lo es el pretender excusar el totalitarismo franquista acudiendo a la guerra civil. Aunque sean

ambos inseparables, hay dos problemas muy claros: la guerra civil es el aborrecible desenla´ ce de unas

tensiones que se venían produciendo, y el inmovilismo franquista es la pura perduración de unos intereses

y unas ideologías partidistas, únicamente atentas a si mismas, desinteresadas de la amplia mayoría de la

población. Si resulta muy difícil echar la primera piedra, juzgar, casi todo el concerniente a la contienda

civil, es en cambio facilísimo calibrar la era de Franco La prisa reformista del Gobierno y de la

Monarquía y la tranquilidad y satisfacción con que acoge el país los síntomas del cambio, son la mejor

prueba de que, más que opiniones, lo que más arriba expongo son hechos. Sencillo pragmatismo.

Pero estamos en lo mismo: que IBS cosas hayan ido así, que pueda existir una posibilidad de retomo al

autoritarismo derechista -y seamos también sinceros: es muy remota-, no tiene que servir para

hacernos comulgar con ruedas de molino. Y Corvalán -para quien deseo, en la URSS o en Chile, todas

las libertades habidas y por haber-, es una rueda, sí de molino. Lo que no es Bukovsky. Si los principios

de entendimiento son claros, si aceptamos estrictamente las reglas de juego, podemos llegar a un acuerdo.

Pero transacciones con mercancía averiada, no. Santiago Carrillo está desplegando una importante

campaña para que él y su partido puedan moverse para España con toda naturalidad, los papeles en regla.

Ojalá lo consigan, y si de mí dependiera, como he manifestado otras veces, ya tendrían lo que desean.

Pero, temo que paradójicamente sea 01 mismo Carrillo uno de sus más enconados enemigos. Acabo ahora

de leer la siguiente historia que consta en el recién publicado libro «El exilio español de 1939», de

Taurus, y dentro de él el capítulo de Alberto Fernández sobre las formaciones políticas en el extranjero.

Transcriba.

«La reunión del pleno ampliado del Comité Central (del PCE), de agosto de 1956 aborda francamente las

cuestiones que habían sido veladamente tratadas dos años antes: culto de la personalidad y errores del

período stalinlano; para la preparación de los militantes al nuevo rumbo, Mundo Obrero publica un

número especial de seis páginas con el informe del XX Congreso del PCUS (de la Unión Soviética).

Carrillo saluda el coraje político de la autocrítica del C.C. manifestando su completo acuerdo con la

resolución sobre culto de la personalidad que ha existido bajo ciertas formas y en ciertas proporciones en

el seno del PCE, a la vez por espíritu de imitación » causa de las costumbres nefastas heredadas de los

partidos burgueses españoles, del PSOE y de la CNT. Etcétera.

El malabarismo es incluso cómico: de Starr del centralismo a machamartillo, inquisitorial, habido en el

PC durante años y años, tienen la culpa los socialistas y los anarco-sindicalistas. Lo lamento por mis

amigos comunistas, para quienes lo más enervante es el menor alfilerazo a Santiago Carrillo. Pero una

autocrítica del pasado y una actuación que demuestre que la menor reincidencia en los viejos hábitos es

imposible, son lo único que puede ahogar ese pasado.

Hay que edificar el futuro arrinconando rencores y enfrentamientos. No hay duda. Pero asumiendo

también cada cual su historia. La voluntad de convivencia no debe presuponer la estupidez del olvido. El

juego de la democracia, de la soberanía popular, debe ser jugado con reglas estrictas que derecha,

izquierda, centro, antiguas totalitarios, utopistas, deben respetar. Y sin confusionismos. En definitiva.

Corvalán va a lo URSS, donde ha vivido muchos años y donde a! parecer se encuentra bien, y Bukovsky

deba huir de ella perseguido y desesperado.

Baltasar PORCEL

NOTA. -Este articulo fue escrito antes de la detención de S. Carrillo, Como digo en él explícitamente

estoy por la libertad total para el PC y para cualquier otro partido, discrepe o no de sus ideologías.

 

< Volver