El establecimiento de nuevos regadíos constituye el fundamento primordial de nuestra política de expansión agraria y de colonización     
 
 ABC.    05/06/1960.  Página: 87-88-89. Páginas: 3. Párrafos: 26. 

ABC. .DOMINGO 5 DE JUNIO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

«EL ESTABLECIMIENTO DE NUEVOS REGADÍOS CONSTITUYE EL FUNDAMENTO PRIMORDIAL DE NUESTRA

POLÍTICA DE EXPANSIÓN AGRARIA Y DE COLONIZACIÓN»

Palabras de D. Cirilo Cánovas en la clausura del IV Congreso Internacional de Riegos y Drenajes

TAMBIÉN ASISTIERON AL ACTO LOS MINISTROS DE OBRAS PUBLICAS Y SECRETARIO GENERAL DEL

MOVIMIENTO

Ayer, a las once, se clausuró el IV Congreso Internacional de Riegos y Drenajes. En la presidencia del

acto se hallaban los ministros de Agricultura, D. Cirilo Cánovas; Obras Públicas, D. Jorge Vigón, y

secretario general del Movimiento, D. José Solís Ruiz; ex ministro D. Alfonso Peña y los demás

miembros de la Mesa del Congreso. También ocupaban lugar destacado el subsecretario de Agricultura,

Sr. Pardo Canalis; directores generales de Agricultura, Sr. Moscoso; de Montes, Sr. Sánchez Herrera; de

Ganadería, Sr. Campano; de Colonización. Sr. Torrejón; secretario general técnico de Agricultura,

Sr. Martín Sicilia; directores de Carreteras, Sr. Mortes, y de Obras Hidráulicas, Sr. Briones, y secretario

general técnico de Obras Públicas, Sr. Corral; jefe del Sindicato de Banca y Bolsa, D. Ángel B. Sanz, y

otras personalidades.

El secretario general de la Comisión Internacional de Riegos y Drenajes, Sr. Mohán, hizo el resumen de

las tareas del Congreso, y dijo que se habían presentado más de cien memorias, resumidas por los

ponentes generales. Como no hubo tiempo de redactar las conclusiones anunció que serán enviadas

oportunamente a las respectivas Delegaciones.

Luego el Sr. Mohán agradeció al Jefe del Estado español que haya patrocinado el Congreso, y también

tuvo frases de gratitud para los ministros de Agricultura y Obras Públicas, y para cuantos organismos han

colaborado en el desarrollo de estas reuniones.

Después expresaron su adhesión a las palabras del Sr. Mohán los representantes de las Delegaciones de

Guayana británica, Checoslovaquia, Israel, Holanda, Sudán y Portugal en representación de todos los

países que han tomado parte en el Congreso.

Discurso del ministro de Agricultura

FINALIDAD ECONÓMICA, SOCIAL Y SANITARIA

A continuación el ministro de Agricultura pronunció el siguiente discurso:

Excelentísimos e ilustrísimos señores, señoras y señores: Es para mí un honor ocupar la prestigiosa

tribuna que me ofrece este IV Congreso Internacional de Riegos y Drenajes, desde la que quisiera, en

primer lugar, como miembro del Gobierno español, renovar el cordial saludo qué hace unos días les

dirigió mi ilustre compañero el ministro de Obras Públicas y pronunciar unas palabras de despedida, en

las que va implícito el deseo de que las jornadas de trabaja que han apurado ustedes en Madrid, sean lo

más útiles y provechosas para la noble e importante causa confiada a su orientación y cuidado. Quiero

expresarles, al mismo tiempo, las esperanzas que tenemos puestas en el viaje que, para visitar algunos

puntos de España, van a emprender con el propósito de apreciar directamente la realidad de ciertos hechos

que, por su naturaleza, están insertos en el orden de preocupaciones que a un Congreso como este

compete. Permítanme, pues, ofrecerles de antemano la seguridad de que no les defraudará cuanto han de

ver y permítanme, también, que mis palabras de despedida sean como la promesa de un nuevo encuentro,

como un "hasta siempre", lleno de matices cordiales y amistosos, porque esta cita madrileña no ha de ser,

honorables señores, un contacto ocasional y esporádico, ya que la empresa del regadío y el saneamiento

de las tierras presenta un contorno de eternidad que, ascendiendo desde el fondo de la Historia Universal,

se proyecta hacia el futuro como un quehacer ilimitado. Por lo que a España se refiere, riegos y drenajes

configuran, dentro del ámbito de la política social-económica de este tiempo, uno de los temas de interés

más decisivo para nuestro presente y nuestro porvenir.

Por toda esta suerte de razones es fácil comprender la profunda atención con que hemos seguido el curso

de las reuniones y las conclusiones adoptadas en el seno de las diversas Ponencias de Trabajo. Todas ellas

persiguen finalidades encaminadas a modificar las condiciones de la naturaleza, para que los cultivos se

desarrollen en cada lugar y momento con el grado de humedad más óptimo; y son a su vez, de

extraordinario interés económico y social, porque están dirigidas al aumento de la productividad agrícola

y ganadera, a la reducción de los costes de producción, y a la elevación del nivel de vida de los pueblos,

aunque resulte obvio el decirlo, todo ello se consigue con la transformación del secano en regadío y a

través de obras de saneamiento en marismas y terrenos pantanosos.

De aquí, la triple finalidad económica, social y sanitaria que caracteriza las cuestiones que han merecido

vuestra atención en estos días.

Por el riego se redime las zonas esteparias y desérticas y se corrige la inestabilidad económica de los

cultivos en sierras ecológicamente adecuadas para lograrlos y en las que, por una deficiente e irregular

distribución de las precipitaciones atmosféricas, no es posible racionalizar y ordenar debidamente las

explotaciones. El agua se nos ofrece en este caso como un elemento insustituible para la creación de

empresas agrarias suficientemente rentables y modernas y, lo que es todavía más importante, como factor

de estabilidad social y económica.

BASE DE LA POLÍTICA DE EXPANSIÓN AGRARIA

La racionalización de las explotaciones mediante el regadío, representa siempre un aumento de riqueza,

derivado del notable incremento de la producción, y, por tanto, un mayor beneficio que comparten tanto

la propiedad, cuanto los empresarios que atienden las explotaciones y, en general, el país por la mayor

aportación de productos de calidad que se obtienen en las áreas fecundadas por el agua.

De otra parte, el regadío, al proporcionar un grado suficiente de estabilidad económica a la empresa,

contribuye a resolver problemas sociales, por el mayor empleo y mejor remuneración de la mano de obra,

y muy especialmente porque al ser elemento multiplicador de riqueza, hace posible que ésta, en su justa

redistribución, beneficie también a familias campesinas desheredadas de la fortuna. Por este

procedimiento, fundamentado en un hecho económico innegable e indiscutible de justicia y de

solidaridad, se puede arrancar de la escasez a millares de campesinos y elevarles a la condición de

propietarios de pequeñas o medianas explotaciones, otorgarles la libertad y el señorío de la tierra, y

asegurarles, en definitiva, su bienestar, su tranquilidad material y espiritual y. su confianza en el futuro.

El hecho de que en las tres cuartas partes de la superficie apta en nuestro país para aprovechamientos

agrícolas, el reginas de lluvias sea insuficiente para asegurar una normal evolución de los cultivos;" presta

una dimensión especial a la empresa del aprovechamiento de los recursos hidráulicos, tanto superficiales

como del subsuelo, para el establecimiento de nuevos regadíos. Tarea ésta que, en España, constituye el

fundamento primordial de, toda, su política de expansión agraria y de colonización interior.

La vieja tradición española del manejo del agua nos capacita para conocer exactamente su valor como

elemento fertilizador. Comarcas que, secularmente, no permiten aprovechamiento agrícola o ganadero

que merezcan la pena económicamente, pueden rápidamente convertirse, a través, del riego, en áreas cuya

fertilidad admite parangón con las de mayor riqueza.

EVOLUCIÓN DEL CONCEPTO DEL REGADÍO

Nuestra concepción del regadío ha evolucionado a través de los tiempos, hasta llegar al punto en que hoy

se encuentra, ya que, al igual que en la mayoría de los países, la problemática de nuestra agricultura no se

agota en el complejo mundo de cuestiones exclusivamente económicas. El campo español se nos ofrece,

por supuesto, como un haz multiforme de realidades económicas y sociales; por eso ha sido esencial

preocupación del Gobierno de España el resolverlas en la medida posible, con los regadíos que se van

creando. Para lograrlo, el Estado asume aquí su papel de promotor de la riqueza económica - dentro de

unos límites, no sólo conciliables con la iniciativa privada, sino incluso beneficiosos para ella -, y de

ejecutor de la justicia social. Echa sobre sus espaldas el peso de las grandes obras hidráulicas, de la

construcción de las redes de canales y acequias, de la sistematización de las tierras, de la erección de

nuevos pueblos y del asentamiento de quienes han de cultivar una parte importante del suelo

transformado.

En esta línea de doctrina y acción vamos procurando dar satisfacción a las aspiraciones de la población

campesina, al máximo ritmo que nos permiten nuestras posibilidades de inversión, A lo largo de los

últimos veinte años se han transformado en regadío, merced a los planes coordinados de los Ministerios

de Obras Públicas y de Agricultura, cerca de medio millón de hectáreas, bien por iniciativa y gestión

directa del propio Estado o mediante auxilios técnicos y económicos otorgados a los particulares. Y en

este mismo período de tiempo han sido fundados cerca de ciento cincuenta pueblos en las nuevas áreas

regables; pueblos que ofrecen vivienda decorosa y digna a una gran parte de las cincuenta mil familias de

colonos que hasta el momento de su instalación sobre los lotes de tierra transformada, que constituirán su

patrimonio familiar, venían padeciendo un bajo nivel de vida. En estos núcleos de población, provistos de

todos los servicios necesarios, se brinda a la familia campesina la realidad de una agricultura moderna,

estructurada en explotaciones racionalizadas y, por tanto, con una firme base de estabilidad económica.

Pero, como podrán apreciar ustedes al visitar estos pueblos de que les hablo, nuestra actuación no se

limita estrictamente a mejorar las condiciones materiales de los nuevos cultivadores, sino que, en la

mayoría de los casos, se les proporciona, además de los medios precisos para que puedan alcanzar la

máxima productividad de sus explotaciones, una tutela técnica transida de matices humanos y los

instrumentos precisos para su formación espiritual y cultural. Porque he de advertir, señores, que toda

nuestra política gira en derredor del hombre, de la persona humana; el hombre es el eje, el sistema, pues

le contemplamos, no bajo un aspecto parcial, no bajo el prisma de la teoría materialista del "homo

economicus", sino como protagonista de la vida y poseedor de un alma capaz de salvarse o condenarse.

SIN RITMO ANUAL DE 70.000 HECTÁREAS

Nuestros planes de transformación en regadío acomodados a nuestras posibilidades de inversión, están

calculados actualmente a un ritmo anual de 70.000 hectáreas. Poseemos programas concretos para diez

años que estamos desarrollando y estamos perfilando los que darán continuidad a lo largo de otra nueva

década.

Quiero, antes de terminar, aludir brevemente a una faceta sumamente interesante: la actividad destinada a

asegurar la conservación y defensa de las grandes obras hidráulicas de pantanos y embalses, mediante la

repoblación forestal de sus cuencas, centinela permanente que defiende de la erosión y el aterramiento a

los grandes vasos receptores del agua. Los trabajos realizados en este orden concreto, unidos a los que

nuestros Servicios Forestales han finalizado a lo largo de los últimos veinte años, en casi todos los puntos

de España, se han traducido en la relación de cerca de millón y medio de tareas. Los planes anuales a este

resto oscilan entre 100.000 y 120.000 hectáreas repobladas.

E1 logro de estas realizaciones, afirmado un período de estabilidad política como nuestra Patria no había

conocido hasta hora, proclaman la salud de un país, que o la alta cúpula de la paz social, busca

ansiosamente caminos de perfección a su vida total. Esto es, señores, lo que hay seguro descubriréis en

vuestra visita a este viejo pueblo que si os recibió con los brazos abierto, habrá de despediros con el

corazón emocionado." Grandes aplausos acogieron las palabras finales de D. Cirilo Cánovas.)

CENA DE GALA

Anoche se celebró una cena de gala de pedida en honor de los congresistas, a que asistieron también los

ministros de agricultura y Obras Públicas y otras personalidades.

VISITA AL PANTANO DE CONTRERAS

Un numeroso grupo de congresistas visito a las obras de construcción del pantano

Contreras (Valencia), situado sobre el Cabriel, dependiente de la Confederación Hidrográfica del Júcar,

así como las instalaciones de la fábrica de cemento instalada a pie de fábrica para facilitar las obras

iniciadas.

Serán acompañados por destacadas personalidades técnicas y especialistas en esta clase de grandes

instalaciones y por don Carlos Portolés Serrano, presidente de la empresa que lleva a cabo su realización.

Otros grupos, a partir del lunes, realizarán visitas de estudio a diversos pantanos y obras de riegos en

distintas provincias españolas.

 

< Volver