ERC: pobres resultados para la opción que ofrecía nacionalismo de izquierdas     
 
 La Vanguardia.    02/05/1984.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

ERC pobres resultados para la opción que ofrecía nacionalismo de izquierdas

Esquerra Republicana de Catalunya se sitúa en el quinto y último lugar de los partidos parlamentarios, a

partir del 3 por ciento sobre el censo electoral que constituye toda su fuerza política barcelonesa. Ello

significa que ERC pierde más de la mitad de los sufragios que había conseguido en las primeras

elecciones autonómicas de 1980 cuando los electores barceloneses le dieron casi mil votos.

La implantación territorial de los electores de Esquerra aparece ahora distribuida de forma muy

homogénea, como corresponde a un partido de poca presencia. Su distrito más fiel es el actual distrito VI

(Gracia), donde le otorgan su confianza un 4 por ciento del censo electoral, aunque experimenta aquí

pérdidas importantes que representan casi el cincuenta por ciento de lo obtenido en 1980. Su posición más

frágil se encuentra en el distrito V (Sarriá-Sant Gervasi) y en el distrito VIH (Ciutat Nord), donde no

alcanza el 2,5 % del censo electoral. Merece subrayarse que estos dos distritos son justamente los que

presentan mayores diferencias, tanto en cuanto a su composición socioeconómica como respecto de su

orientación política, puesto que se encuentran en los extremos de la escala de diferencias sociales y de

posición en la escala derecha-izquierda. En términos generales, debe prestarse atención al hecho de que

Esquerra Republicana presenta resultados claramente descendentes en un tipo de consulta en la cual podía

inicialmente aspirar a su mejor posición. Basta comprobar que, en cifras absolutas, ERC ha conseguido

ahora menos sufragios que en las elecciones legislativas de 1982, a pesar de su intento de presentarse

como opción para el "voto útil", nacionalista y de izquierdas. No parece, pues, que lo que apuntaba en

1980 la posibilidad de erigirse en polo de atracción para un nacionalismo radical de izquierdas -que ha

permitido a algunos observadores la caricaturesca comparación con Herri Batasuna-, se haya visto

reforzada en esta segunda convocatoria para la elección del Parlamento autónomo. Al contrario, la

avalancha "convergente" habrá muy probablemente arrastrado a antiguos electores de ERC, sin que haya

indicios de que la nueva opción "Entesa de l´Esquerra Catalana" haya erosionado significativamente las

ya débiles posiciones de ERC.

 

< Volver