Autor: Hernández, Eloy. 
 La libertad de enseñanza. 
 Una elección muy restringida     
 
 Mundo Obrero.    25/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

La educación confesional, una opción sólo para los creyentes.

La libertad de enseñanza

Una elección muy restringida

Qué duda cabe que la palabra "libertad" es buena para cualquier slogan. La palabra libertad

despierta emociones profundas. Son muchos, los que sufrieron cárcel y destierro para que

todos empezáramos a ser libres. Recuerden cómo se caldeó la noche de la Fiesta del PCE,

cuando Labordeta y todo el anfiteatro, cantamos aquello de "habrá un día / en que todos / al

levantar la vista / veremos una tierra / que ponga libertad".

Eloy HERNÁNDEZ

Libertad de enseñanza es una etiqueta muy buena. Pero un producto no vale por lo que dice,

sino por lo que es. Si en ese ayer tan largo —cuarenta años— y tan negro —lleno de miedos—

llegaron a robarnos la libertad, hoy pueden intentar quitarnos la palabra. Por eso y porque en

las Cortes está a punto de dictaminarse el proyecto de Estatuto de Centros, es importante

reflexionar sobre el contenido de libertad da enseñanza. Porque puede que ponga libertad y

sea otra cosa.

Sus defensores dicen: libertad de enseñanza es poder elegir e! centro que esté en consonancia

con la manera de pensar de cada ciudadano. Para ello —insisten— el Estado debe financiar de

igual modo cualquier centro, siempre que cumpla las condiciones pedagógicas necesarias. Por

tanto, cualquier grupo social puede crear centros de enseñanza con un proyecto educativo

cerrado. Además de objeciones a! fondo de esta postura. a las que más abajo haremos alusión,

esconde, en la práctica, intenciones menos claras de lo que aparentemeníe dice el enunciado.

En la realidad escolar de cada día, ¿cuáles son las posibilidades de elección que "se presentan

al candidato a un puesto escolar? Dos son las grandes opciones: escuela estatal o escuela

privada. Pues bien, de entrada, esta alternativa queda limitada a los núcleos urbanos. ¿Por qué

en los pueblo no hay escuelas privadas? ¿No será que las áreas rurales están más deprimidas

económicamente y no hay lugar para el negocio? El hecho está ahí. Que nos lo expliquen que

no es de hoy. que es de siempre.

Muchos padres. sobre todo en los grandes núcleos de población tampoco tienen opción

práctica. El Estado no ofrece suficientes puestos escolares, de ahí, las largas e infructuosas

colas, los accidentados comienzos de curso... la frustración de tantos padres. De hecho,

muchos que buscan enseñanza en centros del Estado se ven obligados a acudir a escuelas

privadas.

TRES OPCIONES SIN LIBERTAD

Aquí la oferta es variada. Puede redecirse, no obstante, a tres grandes grupos: escuelas

elitistas, generalmente laicas, dotadas de amplios medios, sobre todo materiales pero, al

mismo tiempo muy caras. Hay libertad para acceder a ellas, pero siempre que se esté en

condiciones de pagar por cada hijo de 15.000 pts. mensuales para arriba. Es libertad... para

sólo los ricos.

El segundo grupo está formado por los centros confesionales. Representa casi el 40 por 100

del total de la oferta. Son amplios y no demasiados caros. Casi todos ellos están

subvencionados, pero para entrar en ellos hay que aceptar que a los niños se les de una visión

religiosa de la vida. Es libertad... para solo los creyentes.

Por último, están los centros infradotados. Nacieron cuando en los años 60 creció la demanda y

el Estado hizo oídos sordos a su ob!igción. Tampoco son caros, pero no reunen las condiciones

mínimas. Es libertad... para los que no encuentran otra cosa.

Libertad para unos pocos no para todos. Libertad para los que tienen una visión religiosa de la

vida, no para los que tienen otras distintas. Libertad pues vacía de contenido. Libertad

mentirosa, en una palabra. Lo que esconde en realidad libertad de enseñanza es la defensa de

la financiación pública de los centros confesionales Y todo centro, confesional, o no. pero con

proyecto cenado -ideario- no forma en libertad, ni para la libertad.

No forma en libertad. porque desde el momento en que a todos los niños se les exigen un

conjunto de creencias previas, en la escuela no entra el aire fresco del pluralismo Una forma de

entender la vida se impone sobre las demás. No prepara para la libertad, porque desde el

momento que se silencian otros proyectos de sociedad, al niño se le indoctrina, no se le

prepara para vivir en un mundo plural

 

< Volver