Declaraciones del ministro de Educación. 
 El Estado financiará toda la enseñanza obligatoria     
 
 Diario 16.    25/01/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El Estado financiará toda la enseñanza obligatoria

El Estado financiará toda la enseñanza en sus niveles obligatorios, EGB y Formación Profesional, en sus

centros o en los privados, a través de unas cantidades de igual valor económico que entregará a cada

familia. Esta afirmación fue realizada por el ministro de Educación, Otero Novas, en el transcurso de una

entrevista con el presidente de la agencia Efe, Luis María Ansón.

Madrid — «El Estado dará a cada familia unos títulos, dé igual valor económico, coa los cuales podrá

obtener el nivel obligatorio de enseñanza gratuita en el centro que quiera, sea público o privado»,

manifestó el ministro de Educación, Otero Novas al presidente de la agencia Efe, Luis María Ansón en el

curso de una entrevista sobre temas actuales de su Departamento.

La importante afirmación desvela la dirección que tomará el Gobierno para financiar de forma general la

enseñanza privada y la estatal.

EL ministro aclara que «la elección (de los centros) no se hará entonces por motivos económicos y por

tanto los colegios tendrán, como debe ser, alumnos de todas las clases sociales. Y como el dinero público

no debe destinarse a incrementar las desigualdades sociales, las actividades complementarías que puedan

realizar los centros que atiendan alumnos financiados por el Estado, sean estatales o no estatales, no sólo

habrán de ser voluntarias para el alumno, sino que tampoco podrán sobrepasar un determinado porcentaje

sobre el precio del coste de la enseñanza estatal.

Privilegios a la enseñanza privada

Ansón le pregunta al ministro sobre la defensa que tendrá que ejercer contra los ataques de los que le

acusen de otorgar privilegios a la enseñanza privada, a lo que responde Otero Novas que «no se contiene

en nuestra política ningún privilegio para la enseñanza privada.» «En su actual estado de tramitación (la

ley de Financiación de los Centros hemos introducido un principio casi revolucionario: ningún centro

privado que reciba alumnos financiados por el Estado podrá obtener lucro mercantil, ni con la enseñanza

ni con actividades conexas con la enseñanza. Equivale, en lo económico, a socializar la enseñanza

privada, porque consideramos que el dinero público no puede servir para hacer negocios privados.

La libertad de enseñanza

Al principio de la entrevista, el ministro aborda la libertad de enseñanza, traducida al interés de los

padres. «Lo que el ciudadano medio quiere saber es si la nueva democracia va a otorgarle libertad real

para llevar a sus hijos a la escuela de su preferencia, sin que esto le cueste un ojo de la cara. La libre

elección comienza por la igualdad económica. La escuela laica y la escuela religiosa deben costar lo

mismo. Si el padre de familia se ve obligado a pagar cinco veces más por llevar a sus hijos a una escuela

religiosa, la libertad de enseñanza quedaría espectacularmente abolida en la nueva democracia española.»

«La libertad de enseñanza —continúa— no puede ser una bandera ni de derechas ni de izquierdas. Es un

requisito imprescindible para ser simplemente demócrata. Y porque es así, la consagra nuestra

Constitución, tanto la libertad de enseñar y crear centros docentes como la correlativa libertad de elegir el

tipo de educación que deseamos para nuestros hijos.»

Neutralidad del Estatuto

Otero Novas.

El ministro afirma la neutralidad del Estatuto de Centros Escolares. «Esta ley, dentro del marco

constitucional, no impone ninguna doctrina pedagógica ni filosófica y reconoce a aquellos centros que lo

deseen el derecho de adoptar un ideario educativo. Ideario que puede coincidir con la filosofía del partido

en el Gobierno o ser contrario a ella. Negar el derecho a quien quiera ejercitarlo es tanto como negar la

libertad.»

La financiación de la enseñanza obligatoria y la igualdad económica es otro de los temas que preocupan

al ministro. «La igualdad no puede conseguirse con una política conservadora. Exige unas acciones

compensatorias que coloquen en las mismas condiciones de partida a los individuos de distintas clases

sociales. Esto es lo que justamente pretenden nuestros proyectos de ley, rompiendo con la actual

situación»

 

< Volver