Fin del debate del estatuto de centros en el Congreso. 
 UCD consiguió apoyos para ganar la batalla de la enseñanza     
 
 Diario 16.    14/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

FIN DEL DEBATE DEL ESTATUTO DE CENTROS EN EL CONGRESO

Con el apoyo de Coalición Democrática, minoría catalana, parte del grupo mixto y los críticos y

disidentes de UCD, como el ex ministro Clavero, el Gobierno consiguió hacer pasar en el Congreso el

Estatuto de Centros Escolares, al término de una votación que pocas horas antes se preveía difícil. El

vicepresidente segundo, Abril Martorell, en una intervención final, previa a la explicación del voto,

destacó el carácter social de la actual política educativa, e insistió en que es propósito del Gobierno cuidar

de la buena marcha de la enseñanza pública. Alfonso Guerra, por su parte, calificó el Estatuto de

«aventura reaccionaria», que, dijo, el PSOE abolirá en su día.

UCD consiguió apoyos para ganar la batalla de la enseñanza

Madrid - El Pleno del Congreso terminó ayer de debatir y aprobar el Estatuto de Centros Escolares. En la

sesión vespertina la discusión estuvo centrada en la disposición adicional primera, en donde el proyecto

de ley cede competencias a las comunidades autónomas.

Gregorio Peces-Barba en nombre de su grupo socialista calificó de imprudente, insólita y

anticonstitucional la citada disposición del dictamen de la Comisión.

Tras un largo debate en el que intervinieron los representantes de los grupos parlamentarios, se aprobó

por 187 votos a favor y 123 en contra. Los artículos aprobados ayer por la tarde fueron el 35, 36, 37, 38 y

39, junto con las disposiciones adicionales, transitorias y finales.

El artículo 35 reconoce el derecho de todo español a ser admitido en un centro escolar de cualquier nivel

educativo, siempre que cumpla las condiciones establecidas para el acceso al mismo y existan plazas

Disposición polémica

Los centristas añadieron una enmienda por lo que se incorporaba después de «las condiciones

establecidas» la palabra reglamentariamente. El final del mismo artículo se modificó en el sentido de que

se escolarizaran los hermanos en un mismo centro.

El resto del articulado aprobado se refiere a los derechos y deberes de los alumnos, cuyo texto fue votado

en el mismo sentido en que la Comisión Educativa del Congreso lo redactó.

Se entró entonces en la discusión de la polémica disposición adicional, clave en el Estatuto porque había

sido negociada previamente entre ios grupos minoritarios y la UCD a fin de conseguir la mayoría de los

votos como lo exige esta ley Orgánica. El contenido de la disposición adicional se refiere a determinados

artículos relacionados con los órganos unipersonales y colegiados de dirección de los centros, los cuales

podrán ser modificados por las comunidades autónomas en el ámbito que el permitan sus respectivos

Estatutos. En nombre de los socialistas, Gregorio Peces-Barba declaró inconstitucional la posibilidad de

que una norma legal de igual rango jurídico, como son la de las comunidades autonómicas, puedan

modificar a otra también orgánica como es la del Estatuto de Centros Escolares.

El diputado socialista declaró que el proyecto incurría en una clara falta de constitucionalidad que en su

día tendría que revisar el Tribunal Constitucional y que se trataba de «un hecho de irresponsabilidad del

Gobierno». Le respondió en nombre de los centristas Migue] Herrero de Miñón, quien afirmó que es

preciso salvar las competencias que en materia educativa se atribuyen a Cataluña y a Euskadi, en virtud

de los artículos 15 y 16, respectivamente, de sus Estatutos de autonomía. «El tercer párrafo de la

disposición adicional —dijo— prevé que una serie de artículos, sin perjuicio de su aplicación con carácter

general, puedan ser modificados por las comunidades autónomas en el ámbito de sus respectivas

competencias.

Suárez felicitó al ministro de Educación, Otero Novas, tras las votaciones.

FOTO: G. CATALÁN

 

< Volver