Autor: Cuadra Fernández, Bonifacio de la. 
 Socialistas y comunistas piden a Landelino Lavilla la convocatoria urgente de la Comisión de Educación. 
 Calvo Sotelo y los socialdemócratas de UCD coinciden en el apoyo a la LAU     
 
 El País.    19/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Socialistas y comunistas piden a Landelino Lavilla la convocatoria urgente de la Comisión de Educación

Calvo Sotelo y los socialdemócratas de UCD coinciden en el apoyo a la LAU

BONIFACIO DE LA CUADRA

El aplazamiento indefinido de la tramitación parlamentaria de la ley de Autonomía Universitaria (LAU), a

causa de la presión de la plataforma moderada sobre el grupo centrista y el Gobierno, suscitó ayer una

dura respuesta de la izquierda, que exigió al presidente del Congreso la convocatoria urgente de la

Comisión de Educación.

Por su parte, el sector socialdemócrata del partido gubernamental anunció que reconsiderará su decisión

de apoyo al Gobierno Calvo Sotelo —quien dio su respaldo a la LAU— si el grupo centrista retira su

apoyo al respecto.

El presidente del grupo socialista. Alfonso Guerra, manifestó a los informadores, durante una conferencia

de Prensa, que el parón de la LAU responde al «fanatismo religioso y al egoísmo de determinados

intereses económicos». Anunció ayer mismo que se pediría por escrito y verbalmen te la convocatoria de

la comisión, a lo que «Landelino Lavilla no puede negarse, porque no puede impedir el funcionamiento

de la maquinaria parlamentaria, por muchas coincidencias personales que tenga con quienes desean

bloquear la tramitación de esta ley».

Sobre los apoyos parlamentarios posibles, la posición del sector conservador de Unión de Centro

Democrático (UCD), Guerra aseguró desconocer lo que harán otros grupos, pero señaló que a juzgar por

la actitud mantenida en el debate sobre el Estatuto de Centros Docentes, «Coalición Democrática.

Minoría Catalana y PNV podrían estar alineados con UCD». Añadió que, en caso de que UCD sólo

contara con el apoyo de CD podría ser derrotada por el resto de la oposición, como consecuencia de las

últimas defecciones entre los centristas.

El socialista y ponente de la LAU. Alfonso Lazo, valoró el bloqueo de la LAU como la muerte de este

proyecto de ley a manos del grupo centrista. Hizo historia de los trabajos de la ponencia, concluidos a

finales de junio último, y dijo que, a pesar de no ser el texto que los socialistas realizarían, habían

decidido apoyarlo. Recordó el acuerdo «entre caballeros» para que la comisión se reuniera a principios de

septiembre, y la posterior carta de Gregorio Peces-Barba al ministro de Educación pidiéndole que los

debates se iniciaran en la primera semana de octubre, a lo que Juan Antonio Ortega contestó indicando la

fecha del 20 de octubre, y que más tarde se fijó el 18 de noviembre para la reunión de la comisión. «Es

impresentable decir que ahora no se puede reunir por los Presupuestos, cuando han tenido desde julio a

octubre para convocarla». Lazo manifestó que la conclusión es «que UCD es incapaz de digerir el mínimo

progresismo de la LAU y ha forzado al Gobierno a romper los compromisos y acuerdos adoptados, y de

hecho ha decapitado la LAU y, en consecuencia, es el único responsable de la enorme frustración que va

a producirse».

Lazo anunció el propósito socialista de explicar en las universidades y todos estos detalles y de incluir en

su programa electoral el compromiso de hacer la LAU. Manuel Gracia añadió que UCD demuestra que es

incapaz de salir, en materia educativa, «del oterismo (referencia al anterior ministro, José Manuel Otero)

y de la política montaraz, que sólo representa intereses sectarios y minoritarios».

Indignación socialdemócrata

Representantes destacados del sector socialdemócrata de UCD en temas educativos (Luis Berenguer,

ponente de la LAU, y Carmela García Moreno, ex presidenta de la Comisión de Universidades e In-

vestigación, que dictaminó inicialmente la LAU, en tiempos del ministro González Seara), manifestaron a

EL PAÍS su indignación ante la gravedad de la decisión adoptada por el grupo centrista y anunciaron que

su sector reconsiderarla su actitud de apoyo al Gobierno si UCD le negaba ahora ese respaldo a la LAU.

Carmela García Moreno resaltó la paradoja que significa que el Gobierno sólo cuente con el poyo

socialdemócrata, precisamente el sector que ha abandonado el partido. Destacó también la falta de respeto

a la institución parlamentaria «al desautorizar la negociación con la oposición y no respetar los acuerdos

alcanzados». La diputada recordó la disposición de los socialdemócratas a flexibilizar los puntos

aceptados a UCD en relación con la redacción inicial y marcó su distancia con el ministro, al estimar que

para este sector no puede situarse al mismo nivel la ley de Financiación de la Enseñanza Obligatoria, y

que no le daría su apoyo si no introduce la igualdad de oportunidades y otros principios básicos.

Ambos diputados ratificaron que existe el compromiso de introducir en el dictamen de la LAU la

referencia a la Universidad como «servicio público, en los términos señalados por esta ley». Expresaron

su preocupación por el hecho de que la Universidad pueda quedarse sin la ley, que podría sacarse de la

paralización en que se encuentra. Teniendo en cuenta la situación de transferencias a las comunidades

autónomas, señalaron que «puede suceder que en éstas se regule la enseñanza universitaria, mientras que

el Estado no pueda regularla». Recordaron que la conferencia de rectores ha urgido la aprobación de la

LAU.

El ministro de Educación, el democristiano Juan Antonio Ortega (el líder socialdemócrata, Fernández

Ordóñez, declaró ayer: «Es curioso, pero estamos apoyando a un ministro democristiano»), se entrevistó

ayer en los pasillos del Congreso con el presidente del Gobierno, quien manifestó su apoyo al actual texto

de la LAU. Por lo demás, el presidente de la Cámara, amigo personal de Ortega, no cuenta con ningún

motivo institucional para retrasar la tramitación de una ley, sobre )a que hay solidaridad en el Gabinete

único legitimado para retirarla y reclamada insistentemente por la oposición.

Los comunistas expresaron ayer su «más enérgica protesta y repulsa» por la nueva demora de la LAU.

«imputable exclusivamente a la ofensiva reaccionaria de un sector de UCD»

 

< Volver