Monseñor Yanes. 
 No pueden modificarse los catecismos     
 
 Diario 16.    24/09/1983.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Monseñor Yanes «No pueden modificarse los catecismos»

Madrid — «La Comisión Episcopal de Enseñanza considera que no puede hacerse ninguna modificación

— ni menos supresión— de los textos censurados por el Ministerio en los catecismos escolares», ha

declarado monseñor Elias Yanes, presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y obispo de

Zaragoza, quien señaló además que «la orden de retirada de los catecismos por parte del Ministerio es una

injerencia del Estado en temas que son competencia exclusiva de la Iglesia».

«Nos ha sorprendido gravemente la decisión ministerial, no podríamos imaginar que se originase este

conflicto y esperamos que se resuelva dentro del respeto efectivo que corresponde en este tema al Papa y

a las jerarquías eclesiásticas españolas.»

Tras indicar que no ha leído con detenimiento la norma de la directora general de Enseñanza General

Básica ni las disposiciones del ministro respecto de ios catecismos editados por la Comisión Episcopal,

añadió que la comisión que preside no quiso apartarse del cauce establecido por ¡as órdenes ministeriales

de 2 de octubre de 1974 y 16 de julio de 1980, respecto de los libros de texto y material didáctico.

El prelado ha agregado que, para observar esas órdenes, «presentamos nuestros libros en el Ministerio el

19 de abril y el 11 de mayo de 1983. Pasaron los meses sin recibir respuesta a esta solicitud y, dada la

necesidad de proceder a la edición de los catecismos para el curso escolar, nos vimos obligados a su

publicación».

Aborto

El arzobispo ha indicado que recibieron del Ministerio de Educación un comunicado con algunas

objeciones sobre el contenido de los catecismos, en relación con el tema del aborto.

Monseñor Yanes ha aclarado que es sabido que la doctrina moral católica sobre el aborto la predica la

Iglesia desde el siglo II y, recientemente, el Papa y el episcopado la han proclamado en España.

Puntualizó también que en los catecismos no se alude a los aspectos legales ni al proyecto de legislación

del aborto y ha incidido en el hecho de que si se lleva a cabo la legislación prevista, el aborto seguiría

siendo delito castigado por las leyes. «Por ello resulta incomprensible la postura adoptada por el

Ministerio.»

 

< Volver