Autor: Redondela, J. A.. 
   Está muy avanzada la coalición de Centro-Izquierda  :   
 De momento no habrá Frente Nacional con la Falange de Raimundo Fernández-Cuesta. 
 Arriba.    14/01/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ESTA MUY AVANZADA LA COALICIÓN DE CENTRO-IZQUIERDA

De momento no habrá Frente Nacional con la Falange de Raimundo Fernández-Cuesta

MADRID..(De nuestra Redacción, por J. A. Redondela.)— «Antes de final de mes habrá noticias. Y,

además, noticias importantes; ahora no puedo decir nada.» Con estas palabras1 despachaba su

responsabilidad un Procurador miembro del Grupo Parlamentario Independiente, que considera que $h

este momento no es oportuno e) protagonismo individual, sino el protagonismo de grupo. La pregunta,

pues, a nivel político, y, sobre todo, los comentarios de los Procuradores que acuden cada día al Palacio

de la Carrera de San Jerónimo, es ésta: ¿Se está fraguando una gran coalición para contrarrestar la acción

de Alianza Popular? El tema lo ha puesto sobre el tapete el Grupo Parlamentario Independiente, al que,

como se sabe, períencen o pertenecieron Ortí Bordas, Pérez Pugs, Martín Villa, José Ramón Alonso,

Gabriel Cisneros, Jaime Campmany, Josep Meliá, Pues bien, mientras el grupo Independiente hacía esta

declaración como novedosa, otras fuentes —de ia máxima flabilidad consultadas por ARRIBA—

señalaban que el proceso de coalición estaba en marcha desde hace algún tiempo. De ésta manera,

Lorenzo Otarte, Procurador por Canarias y destacado miembro de la Ponencia, que defendió el proyecto

de ley de Reforma Política eti las Cortes, preparaba a toda prisa un movimiento regional canario de

«centro izquierda», a imitación de] de Pérez Puga, en Galicia. La misma operación realizó Meliá en

Baleares. Y José Ramón Alonso era nombrado presidente de ANEPA —tras la expulsión de Thomas de

Carranza—, con el compromiso tácito de separar a este grupo de Alianza Popular e integrarlo en la futura

Alianza. Antes— pudo saber ARRIBA—, un grupo de personalidades políticas, capitaneadas por Pérez

Puga, habían analizado con el grupo de Pío Cabanilias la posibilidad de esta coalición. Lo que sí estamos

en condiciones de adelantar es que la Alianza Social-Demócrata o de «centro izquierda» no es ninguna

novedad. Está en marcha desde hace algún tiempo, aunque posiblemente se haya acelerado en este

momento ante el fracaso en la negociación de la asociación política Unión Democrática Española (UDE)

con e! Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español. Esta falta de concordancia podría haber motivado

que UDE se incorporara a la coalición propuesta ahora por el Grupo Paríámen-tario IndependietHe, con

lo que —en opinión de los observadores políticos— supondría un enorme refuerzo a! grupo, por cuanto

cuatro Ministros del actual Gabinete pertenecen a ella.

Frente Nacional, de momento no

Pera si los movimientos para el reagrupamiento de distintas fuerzas afines, de cara a las elecciones, están

siguiendo un proceso acelerado, en lo que se refiere a Alianza Popular lipiria coalición de los

"Independientes», no ocurre lo mismo con otras fuerzas. Así se puede adelantar ya que, de momento, no

habrá Frente Nacional, por lo menos, con los nombres qwe se habían barajado en los últimos días: esto es,

entre Fuerza Nueva, Falange, de Raimundo, y Excombatientes. La culpa, al parecer, la tiene el grupo

«falangista», que se encuentra sometido a grandes presiones internas y axternas, como consecuencia de

«n documento que había firmado Raimundo Fernández-Cuesta con otros líderes falangistas, durante el

último Congreso, celebrado e>n Madrid, y que todavía no se ha llevado a la práctica. Fuentes allegadas a

Diego Márquez, presidente de los Círculos, señalan que los grupos conocidos como más progresistas

dejitro del seno de Falange han conminado, a finales de la pasada semana, a Raimundo Fernández Cuesta

para que cumpliera lo pactado. O lo que es lo mismo, a que presentara su dimisión e i´nicia-ra un período

constituyente, del cjus habría de salir e! próximo Jefe Nacional. Como primera condición —-una especie

de ultimátum—, estos grupos indicaron a Fernández-Cuesía que no habría acuerdo entre ellos si pactaba

con fuerzas ajenas a la Falange. Razón que no tuvo más remedio que aceptar el ex Ministró.

Arriba 13

 

< Volver