Subvenciones a la Enseñanza Privada, todo el poder para los empresarios     
 
 Boletín del Ilustre Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias.     Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 23. 

SUBVENCIONES A LA ENSEÑANZA PRIVADA, TODO EL PODER PARA LOS EMPRESARIOS

En 1970 la Ley General de Educación proclamaba el principio de la gratuidad de la enseñanza como uno

de los pilares básicos de la reforma.

La vía insólita y española hacia esta gratuidad fue destinar fondos públicos a los centros privados.

Esta vía ha sido ampliamente criticada, porque, entre otras cosas, en ningún caso se ha conseguido la gra-

tuidad completa en los centros subvencionados, porque ías subvenciones no han proporcionado salarios

dignos a los enseñantes y porque ningún tipo de control democrático aseguraba que este dinero público no

fuese objeto de irregularidades y corrupciones.

En 1976, las subvenciones han alcanzado ia escalofriante cifra de 18.000 millones de pesetas. Se calcula

que en 1977 la cantidad se aproximará a los 30.000 millones. Y, en lugar de aumentar la diafanidad, la

tramitación y gestión de este dinero público, a la par que las cifras van también aumentando, ha ocurrido

algo sorprendente:

"(...) todo este procedimiento (de tramitación) aquí explicado, rogamos se realice con carácter

estrictamente reservado y sólo en el seno interno de este Sindicato provincial (Unión Provincial de

Empresarios".)

(Circular de la Unión Nacional de Empresarios. Octubre 1976.)

En efecto, según todos los indicios, el Ministerio de Educación ha delegado en el Sindicato de

Empresarios todo lo referente a la tramitación —"con carácter estrictamente reservado"— de las

subvenciones.

La misma circular de la UNE dice que ésta ha dispuesto "iniciar en el plano interno de! Sindicato un

planteamiento informativo para una nueva convocatoria de subvenciones en todas las provincias

españolas, teniendo en cuenta las necesidades de puestos escolares y los informes de los respectivos

Comités Ejecutivos Provinciales, para proponer la concesión de dichas subvenciones"; afirma, asimismo,

que esto se hace "con talante de colaboración con los organismos administrativos".

¿Qué se quiere decir con "planteamiento informativo", con "talante de colaboración"? Tienen todo el aire

de eufemismos tendentes a enmascarar una verdadera toma de poder del Sindicato de Empresarios, en el

terreno de las subvenciones. Veamos, si no, el tono menos modesto —y menos críptico— de otras dos

circulares; una, del presidente de la Unión Nacional de Empresarios, P. Angel Martínez Fuertes; otra, de

un presidente de Unión provincial:

"(...) agradeceríamos que al habernos hecho nosotros responsables por primera vez de las subvenciones,

no encontraremos ninguna dificultad en provincias (...)".

"Creemos que es una buena mejora que os ofrecemos al comprometerse nuestro Sindicato con la

tramitación y responsabilidad de ias subvenciones de los Centros."

Si, en efecto, la Unión Nacional de Empresarios, como afirman, se ha hecho responsable de las

subvenciones, el hecho es de suma gravedad. Primero, porque se trata de una renuncia del Ministerio de

Educación al control de una parte importante del presupuesto destinado a la enseñanza. Segundo, porque

este control ha pasado a aquellos que precisamente deben ser controlados: los empresarios de la

enseñanza y sus organismos sindicales de ruinoso y obsoleto edificio verticalista. Tercero, porque

contrastan las facilidades dadas al sector empresarial de la enseñanza con las dificultades de financiación

puestas por el Ministerio a la enseñanza oficial.

Sí. El Ministerio de Educación y Ciencia parece haber renunciado al control de 30.000 millones de pese-

tas del presupuesto. En años anteriores —el 27 de octubre del año 1975— aparecía en el "BOE" una

Orden ministerial con la normativa para la solicitud de subvenciones a la gratuidad. Dentro de ios plazos

marcados por la Orden, las Delegaciones Provinciales recibían las solicitudes con aquellos datos que

pudiesen justificar si los centros solicitantes cumplían o no las condiciones exigidas por el Ministerio,

fundamentalmente el número de unidades, el número de alumnos por aula, los precios autorizados y la

relación de profesores del Centro. Las Delegaciones Provinciales remitían, debidamente informada, la

anterior documentación a la Dirección General de Ordenación Educativa.

Es cierto que las actuales Delegaciones Provinciales no son instrumentos democráticos de planificación y

gestión, educativa; son órganos ejecutores de una política elaborada por vía autoritaria desde la

administración central. Pero haciendo abstracción de esta línea política, la vertiente administrativa está en

manos de unos funcionarios a quienes, en. principio y en términos generales, habrá que suponerles la

neutralidad y la independencia, como funcionarios públicos no necesariamente al servicio .de tal política,

tal Gobierno concreto o tales intereses económicos. Aplicando estas consideraciones al tema de la

subvenciones, habría que decir que estos organismos oficiales no son los medios más democráticos de

gestión, pero que garantizan, al menos teóricamente, un cierto control frente a ¡os intereses directamente

empresariales.

Este control, aun mínimo si se quiere, ya no existe. A mediados de noviembre, en las Delegaciones

Provinciales no se tiene ninguna información sobre la tramitación de subvenciones.

Ninguna Orden ministerial ha aparecido en el. BOE hasta el momento. Mientras tanto, las Uniones

Provinciales de Empresarios han distribuido los impresos de solicitud, que en años anteriores distribuían

las Delegaciones del Ministerio. El día 20 de noviembre termina el plazo para la solicitud. Sólo unos días

antes de este plazo, funcionarios de algunas Delegaciones saben, no oficialmente y de forma completa-

mente casual, que el Sindicato de Enseñanza está tramitando ¡as solicitudes. Veamos las peripecias que ha

de seguir la tramitación:

— "Las Uniones Provinciales de Empresarios remitirán a la Unión Nacional, debidamente

informadas por su Comité Ejecutivo y con el visto bueno del presidente del Sindicato, la

documentación completa (...)."

— "Una vez clasificadas y resueltas las peticiones serán informadas por el Comité Ejecutivo de

la Unión en la forma que proceda y puestas a disposición del Ministerio de Educación y Ciencia para

que resuelva de conformidad con los créditos a tal efecto habilitados."

— "Mientras tanto no se llega a la situación indicada (...), todo este procedimiento aquí explicado,

romagos se realice con carácter estrictamente reservado y sólo en. el seno interno de ese Sindicato

Provincial (Unión Provincial de Empresarios)."

(De la circular de la UNE, octubre 1976.)

´ Todo el poder, como se ve, para los empresarios, cuando la sociedad exige la extensión de la escuela

pública, ia gratuidad efectiva, la gestión democrática de la enseñanza. Todo el poder, como se ve, para ía

Organización Sindical, uno de los organismos más antidemocráticos en un Estado antidemocrático.

No es éste el lugar de debatir, por parte de quienes defendemos una escuela pública y democrática, el

futuro de la actual escuela privada. Es éste un debate de una gran, complejidad política. Pero sí es el

momento, ante hechos como los que aquí se exponen, de hacer una denuncia inequívoca a los métodos de

presión de la escuela-empresa y a la connivencia con ella de los poderes públicos, en particular el

Ministerio de Educación y Ciencia. Sin. entrar en si. la escuela privada debe funcionar o no´ con fondos

públicos, es evidente !a irregularidad de hacerlo mediante trámites estrictamente reservados, siendo los

empresarios los únicos consoladores de sí mismos y, todo ello, a través de ocultos pactos con la

Administración. Los fondos públicos deben ser controlados por organismos públicos, es decir, por orga-

nismos representativos de los ciudadanos, por organismos democráticamente constituidos.

Por otro lado, la transformación de la escuela española en sentido público y democrático está dificultada

por el reforzamiento de los grupos de presión empresariales. Mientras las subvenciones a la escuela

privada aumentan sin cesar y se proporciona a los empresarios instrumentos de negociación más eficaces

y menos transparentes, el sector público tiene cada vez mayores dificultades de financiación. Hay varios

ejemplos de gran actualidad.

(Pasa a la pág. siguiente)

(Viene de la página anterior)

El Ministerio ha dificultado (a contratación de nuevos profesores en los institutos de Bachillerato para el

nuevo curso. Ha exigido el aumento de la jornada laboral lectiva y la implantación del número de

alumnos por aula para hacer frente así al déficit de profesorado. Muchos institutos no han comenzado las

clases hasta el mes de noviembre y otros han realizado paros de protesta. Estas presiones y la amenaza de

una paralización total de los centros han conseguido que las nuevas contrataciones fuesen superiores a las

propuestas por el Ministerio, pero aún insuficientes para las necesidades de la enseñanza. Otro ejemplo.

Los profesores de EGB estatales tienen importantes demandas salariales por resolver —increíble

discriminación en los complementos por dedicación junto a salarios completamente deteriorados—.

Diversas reuniones de sus representantes de todo el Estado en el Ministerio no han logrado más que

algunas concesiones muy parciales. En estos momentos hay una propuesta de huelga en toda España que

ya empieza a ser votada afirmativamente. Son sólo dos botones de muestra.

Mientras todo el sistema educativo se resiente de una financiación inadecuada con la excusa de las

dificultades de la coyuntura económica, más aún, cuando es inaplazable una reforma de todo el aparato

escolar de signo democrático, el hecho más destacado en el terreno de la enseñanza es la resurrección, de

entre las cenizas, del obsoleto aparato sindical verticalista, convertido en responsable de casi 30.000

millones de pesetas del presupuesto del Ministerio.

 

< Volver