Autor: Ruiz Gallardón, José María. 
   La izquierda de la izquierda     
 
 ABC.    10/09/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SABADO, 10 DE SEPTIEMBRE DE 1977

APUNTE POLITICO

LA IZQUIERDA DE LA IZQUIERDA

Por José María RUIZ GALLARDON

LOS violentos incidentes y enfrentamientos producidos en San Sebastián anteanoche y en los que

participaron más de 100.000 personas, con el resultado de contusiones, carreras, desperfectos y hasta un

diputado socialista herido que no es el señor Blanco, ni las lesiones las produjo la Fuerza Pública, vienen

a plantear la necesidad de discernir de una vez por todas, lo que es ejercicio recto del derecho público de

manifestación pacífica y lo que es abuso intencionado de ese derecho. Hemos de ser mínimamente

racionales. La pudibundez democrática degenera en que e1 mal producido por la tolerancia ante

enfrentamientos como el que comentamos, supera con mucho al discutible bien de la libertad de

manifestación cuando se sospecha, con fundamento corroborado por los hechos, que detrás de todo ello

no existe un deseo de libre expresión democrática, sino ganas de crear incidentes y producir climas

prebelicosos.

La broma —perdón por el eufemismo— pasa ya de castaño oscuro. En el país vasco parece haberse

desatado la infernal carrera del «nadie más a la izquierda que yo». Y hoy en España nadie quiere ni

necesita que los nuevos Lenin y Trotsky asalten el palacio de invierno, aterren —como en los meses de

marzo y abril de 1936— a los pacíficos ciudadanos o alardeen ante las masas de cada vez mayores cotas

de ferocidad.

Hoy España necesitará la democracia. Pero lo absolutamente seguro es que ésta es imposible sin clima de

paz, de entendimiento, de razón, de diálogo; es decir, todo lo contrario de lo ocurrido anteanoche en la

maltratada Easo.

Mal camino, señores abertzales. Mal camino, cuya semilla sembraron —curiosamente— los «milis» de E.

T. A, hoy acusados por aquellos —¡qué paradoja!— de fascistas, burgueses, oportunistas y kampora.

Y una última llamada de atención. Si en lugar de autonomía lo que piden es independencia, pura y simple,

piensen que se están situando, voluntaria y conscientemente, en el campo natural de actuación de las

funciones propias del Ejército, que no puede, y no tolerará, desmembramiento alguno del territorio

nacional.

J. M. R. G.

 

< Volver