Autor: Urbano, Pilar. 
   Cartas Militares     
 
 ABC.    11/01/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC. JUEVES, II DE ENERO DE 1979.

Hilo directo

CARTAS MILITARES

Cuando el general de la Guardia Civil Manuel Prieto cerró al salir la puerta del despacho de cierto

embajador centroeuropeo, el diplomático hizo a su ayudante este comentario: «¿Cómo el Gobierno de

España no ha aprovechado más a, este hombre para el problema del terrorismo?» El general Prieto brújula

sin destino desde aquel episodio de su «arenga» funeraria en Salamanca, a raíz de un atentado terrorista.

Le telefoneé anoche a Granada. «Aún no puedo decirte nada, porque mi cese en la situación de activo

todavía no ha aparecido en el "Boletín Oficial". Hasta ese momento soy un general "en activo" y,

constitucionalmente, me está vedado hacer política.» Si se le concede el cese, posiblemente se integrará

en la Coalición Democrática, porque «sintoniza en ideas» con Areilza, Fraga, Osorio y Lasuén.

Pero lo hará como independiente... «Por León —me dice— creo que tendría "chance": los campesinos

leoneses ya me han "apalabrado" su voto.» Ya puede tomar espinacas mitineras ese .hombre de hierro

«inasequible al desaliento», que se llama Rodolfo Martín Villa. ;Ah!, el otro día me comentaron de él:

«Es una de las mejores cabezas, si no la mejor, de este Gobierno.» ¡Y me lo dijo uno de su «oficio»: un

ministro!

Al abrir hoy en el periódico mi casillero postal encuentro tres cartas escritas, al parecer, por oficiales del

Ejército. ¿Resistirían ustedes la tentación informativa de leerlas en voz alta? Pienso, honestamente, que

mi casillero postal es de mis lectores. Sin entrar en juicios de valor. ¡Vamos allá!

De la carta primera subrayo: «Los jefes de Estado Mayor respaldan, sí, al ministro de Defensa, pero

mantienen —Linniers y Arévalo, al menos— posiciones contrarias en no pocos aspectos. Por ejemplo:

Linniers se negó a detener a tres coroneles, cuando la celebre «operación Galaxia». Arévalo protestó por

algunas actitudes del ministro en Cartagena. Los Consejos superiores disienten ante ciertos deseos del

Gobierno. Así, el del Ejército se negó al ascenso de Timón de Lara. Los tenientes generales Linniers y De

la Torre querían que el nuevo gobernador militar de Madrid fuese el general Barrio. El ministro, Gutiérrez

Mellado, sin consultarles, decidió el nombramiento de Allende-salazar.»

De la segunda, espigo estas frases: «Si el funeral del general Ortín hubiera finalizado sin incidentes se

habría dado una falsa impresión sobre el verdadero estado de ánimo del Ejército. Los insultos al ministro

fueron minoritarios. En cambio, los gritos de "dimisión", casi unánimes. Tí entre los asistentes había

muchos mandos. La actitud fue espontánea. Fue una manifestación indisciplinada, ciertamente

inadmisible, pero comprensible. Pero se piensa que ha sido positiva...» «No se puede organizar un funeral

con miedo: calles inmediatas con barreras, soldados con subfusil, negativa a transportar el cadáver en un

armón artillero, negativa a jefes y oficiales sin destino en el Cuartel General a velar el cadáver hasta las

dos de la tarde; ausencia del Gobierno...»

¥ de la tercera: «El ministro de Defensa apenas hace caso de las "notas informativas" que le llegan de los

Servicios Militares de Información. El descontento es patente. No sólo entre los altos mandos, sino entre

la joven oficialía. El ministro, aunque lógicamente se solidarice con todo el Gobierno, debe apartarse del

mundillo político.»... «El Ejército no ha perdido los nervios. Ve con indignación que las "supuestas"

medidas pacificadoras han sido contraproducentes, y han costado no pocas vidas.»... «Por muchas

depuraciones que se hagan, no hay Gobierno gue resista un enfrentamiento con las Fuerzas Armadas.»

Pilar URBANO.

 

< Volver