El general Prieto explica su presentación con un grupo socialdemócrata, en la Coalición Democrática Española. 
 Podré defender al ejército con conocimiento de causa     
 
 Sol de España.    14/01/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Domingo, 14 de enero de 1979

Sol de España

España política

II general Prieto explica su presentación con un grupo socialdemócrata, en la Coalición

Democrática Española

MADRID, 13. (Europa Press)

A primera hora de esta tarde, el genera) de Brigada de la Guardia Civil Manuel Prieto, que ha

pedido el pase a la "situación especial" para presentarse a las próximas elecciones legislativas

dentro de la Coalición Democrática, ha celebrado una rueda de Prensa conjunta con José

Ramón Lasuén, cuyo sector demócrata forma parte de la coalición, con objeto de explicar las

motivaciones que le han llevado al ejercicio activo de la política.

El general Prieto dijo, entre otras cosas:

Siempre he tenido vocación política. No me presenté a las anteriores elecciones porque esto

implicaba el abandono de por vida de mi carrera militar, lo que no me parece lógico. Ahora la

Constitución veta la actividad política sólo a los militares en activo, por lo que en su momento

interpondré recurso contra la aplicación de unas normas que entiendo derogadas por el texto

de la Constitución.

Podré defender al Ejército con conocimiento de causa:

Ahora sí me presento, por dos razones: primero, porque me considero una persona útil a

España y a la Guardia Civil y, sin embargo, llevo más de un año alejado de toda actividad y

todo mando, al dejarme en situación de disponible. No tengo ningún resentimiento. Si logro un

escaño en el Parlamento, podré hablar con la autoridad de un militar que ha abandonado su

carrera, y defender al Ejército con conocimiento de causa. Defenderé lo que tanto quiero y haré

que el pueblo conozca al Ejército; y las Fuerzas de Orden Público, lo que el Ejército y la Policía

Armada necesitan es que quien pueda hablar; hable, y ése puedo ser yo.

Él Ejército no es ultra ni de derechas, pero todo Ejército defiende ante todo la unidad de la

Patria y odia la corrupción. Por esti; quien pueda ser tachado dé corrupto sabe que no puede

contar con el Ejército y no cuenta con él.

Et Ejército no se opone al Gobierno, porque el Gobierno no es Martín Villa y Gutiérrez Mellado.

Si se le hubiera sabido exponer con gallardía y no con subterfugios, él Ejército hubiera

aceptado incluso la legalización del PCE (o que rio acepta ei Ejército es qué se le engañe.

La Imagen ultra del Ejército, un chantaje dé UCD.

La imagen ultra del Ejército se debe a un chantaje de UCD a las izquierdas, que está siendo

capitalizada por los partidos de derechas; como lo intentaron hacer con mi cese, ya. que el

Ejército tiende a unirse,;de forma in-consciente, con quienes más le defienden.

—El segundo, motivo por el que me presento a las elecciones es porque creo necesario

contribuir a paliar la situación económica de Granada, a través de la Confederación a la que me

he unido. Que se combata el paro y que mejórela situación del orden público.

Basó mi campaña electoral en mi ejecutoria en Granada y en mi intachable honestidad, y

coincido con Fraga en la necesidad dé la unión de todos los partidos que cumplan estos tres

requisitos: Aceptación de la Constitución, oposición ai marxismo y aceptación de unos

principios sociales.

HONOR Y DISCIPLINA

—¿Honor o disciplina? Os recuerdo que el Duque de Ahumada, Duque genial, dice en su

primer articulo de las Ordenanzas de la Guardia Civil: "El honor es la principal divisa de la

Guardia Civil: una vez perdido no sé recobra jamás". Si soy guardia civil, comprenderéis que

siga al Duque de Ahumada. Sin embargo, la disciplina es necesaria en [a vida social.

El terrorismo rió es el precio de la democracia, como lo demuestra el caso de Portugal.

Al general Ortín no se le ha enterrado conforme ordena el reglamentó de honores militares.

No se le hizo el entierro que le correspondía aunque hubiera muerto dé una hepatitis, por eso

rhe parecen lógicos los gritos que se produjeron, y que indican la situación de España.

GUTIÉRREZ MELLADO

No se encuentra solo: está rodeado del gabinete de La Moncloa. Pero hay pocos militares que

hagan un elogio de él; sí los hay entre los políticos y los civiles. La diferencia está en que el

militar sf sabe lo que está haciendo Gutiérrez Mellado: tomar numerosas decisiones arbitrarias

no hay más que mirar los boletines oficiales.

Si bien el Ejército no aspira a un protagonismo en ja vida polftica española, si desearía que su

ministro, que es, además, vicepresidente primero del Gobierno, no aceptase intromisiones en

su departamento de otros ministros.

Aunque Gutiérrez Mellado no asista a los Congresos de UCD, probablemente se encuentre que

en sus desplazamientos militares parece que hace propaganda de UCD. ¿Cartagena? ¡Toda

España! Esta declaración no está basada en el rencor.

DISCURSO REAL

La defensa que ha hecho el Rey de Gutiérrez Mellado está acorde con un precepto militar

elemental que consiste, a mi parecer, en que más queíomo Rey, corno capitán general y jefe

supremo de las Fuerzas Armadas, tiene la obligación de defender a sus subordinados, aunque

el defendido no haya actuado correctamente. Yo lo he hecho siempre en mi vida militar? pero,

pasado un tiempo prudencial, he tomado ias medidas a que por su actuación incorrecta se

hubiese hecho acreedor.

Respondiendo a la oportunidad del discurso real y a la acogida que ha tenido en las Fuerzas

Armadas, dijo el general Prieto: to reciente del discurso y el haber estado en sitios donde no

había amplia guarnición militar, me ha impedido pulsar el efecto que ha causado... pero

pensamos todos lo mismo.

TIMÓN DE LARA

El nombramiento;;.´ de Timón de Lara como general Inspector de la Policía Nacional es la

mayor incongruencia, ya que, con arregló a la legislación vigente, no puede tener rnándo de

armas. Existe una similitud con el caso del almirante Pitá da Vetga, cuyo nombramiento se

debió a que nadie quiso asumir el mando de la Armada Española.

Esto demuestra que atgo muy raro está pasando, y sugiere que pudiera haberse dado

una_grave ofensa al Ejército. (Aquí se refirió a uha información dé Prensa, según la cuáí "un

ministro que toma manzanilla sin azúcar, después de;una cena, dijo que el general Vega

Rodríguez es un "bluff". Eí Ejercitó rio puede soportar que sé le ofenda en su más alta jerarquía

por este Gobierno. (Más adelante sugirió, concretamente, la persona de Martín Villa)

Finalmente, se refirió a lanegativa del Rey a recibirle tras su cese y dijo que desconocía las

razones, ya que, no le han sido comunicadas oficialmente y se trataba de una solicitud de

audiencia pedida con humildad y dignidad, que constituía algo reglamentario:

No hay precedentes en España de un cese como el mío. Según mis Informaciones, el Rey no

firmó el cese aunque apareciera rubricado con su nombre en el diario oficial.

Solicitó la audiencia real a instancias, oficiosas de la Zarzuela, pero, según mis averiguaciones,

le dijeron al Rey que no era .político recibirme estando disponible. Como no me dieron después

ningún destino, la cosa quedó así, a pesar de que otros cesados en situación de disponibles sí

han sido recibidos por el Rey. Lo que digo es resultado de algunas confidencias oficiosas.

REPRESENTATIVO DEL EJERCITO

No estoy descontento con él Ejército y la Guardia Civil, que se han portado maravillosamente

conmigo, tanto miembros activos como retirados. La decisión del cese sólo depende del

ministro y del Gobierno; ellos son los responsables.

Respondiendo a si se siente representativo de las posiciones del Ejército, dijo qué sí: ert

diciembre de 1977 sé que representaba al Ejército, ya que me demostró su adhesión en cartas,

telegramas y conferencias telefónicas de militares de todas las graduaciones y situaciones.

Algunas cartas de almirantes y contralmirantes de la Armada son incluso unibles si se

publicaran, ya que no sólo me apoyan sino que hacen referencias en contra del Gobierno.

Además, tengo cierto ascendiente con él Cuerpo General de Policía que me ha contado sus

vicisitudes, algunas humillantes, y enfrentamientos con Martín Villa.

 

< Volver